Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Retiran 35.000 kilos de basura de una pinada para evitar incendios

Operarios de UTE Alicante pasan tres días limpiando tras el centro médico de Juan XXIII

Un camión de limpieza recoge vertidos en el paraje. | INFORMACIÓN

Un camión de limpieza recoge vertidos en el paraje. | INFORMACIÓN

El Ayuntamiento de Alicante ha procedido a limpiar con maquinaria una pinada situada a espaldas del centro médico del barrio Juan XXIII tras recibir numerosas quejas vecinales. El espacio estaba lleno de desperdicios, que han sido retirados por razones de salubridad y para evitar cualquier riesgo de incendio en este paraje ubicado en zona urbana. El trabajo en la pinada se ha realizado a lo largo de tres días por parte de UTE Alicante con la recogida de unos 35.000 kilos de residuos, lo que equivale a cinco camiones de 7.000 kilos cada uno de ellos.

«La idea, asimismo, es ordenar la zona para tener un mayor control del acceso y usos de la misma por parte de los usuarios que la frecuentan», explicaron desde la Concejalía de Limpieza y Medio Ambiente. Se hará con un sistema de control de acceso que se está ultimando.

Son numerosos los puntos en el extrarradio de la ciudad y en descampados donde se registran vertidos incontrolados, como los que ensuciaban la citada pinada. Uno de los más llamativos se detectó el pasado mes de enero, con miles de prendas de ropa usada, pero en un buen estado general, en un terreno situado entre los barrios de Rabasa y el PAU 1. El vertido se encontraba en las proximidades del camino de tierra -Fondo Piqueres- que arranca junto al cuartel de Rabasa y que circula en paralelo a Vía Parque, a apenas a un centenar de metros del trayecto habitual que utilizan los vecinos de la zona para hacer deporte y pasear a sus mascotas.

Los camiones recogen los desperdicios por razones de salubridad tras recibir numerosas quejas vecinales

decoration

Un recorrido que también suelen realizar patrullas de la Policía Local de la ciudad de Alicante en busca de personas que realizan vertidos ilegales de escombros en una zona algo inhóspita. Había algunas prendas de conocidas marcas, desde sudaderas a pantalones, bolsos, zapatos, camisetas, abrigos... E incluso peluches y patines.

Otro espacio donde se suelen acumular vertidos son los campos de la Huerta de Alicante, la zona del Llano del Espartal en las proximidades del Cementerio y otros puntos en las afueras de la ciudad e incluso en descampados no tan lejanos.

Hace tres años, el Ayuntamiento anunció la intención de utilizar cámaras y drones para frenar los escombros en Alicante e incrementó la vigilancia policial ante el incremento de los vertidos ilegales de obra derivados del repunte de la construcción, que se han reproducido durante la pandemia.

Compartir el artículo

stats