Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad implanta un sistema visual para que enfermos de la UCI sin habla puedan comunicarse

El proyecto ha arrancado en el servicio de Medicina Intensiva del Hospital General de Alicante - Los enfermos pueden indicar qué necesitan con pictogramas, señalando o a través de la mirada

El sistema de pictogramas tiene un soporte que permite la comunicación con pacientes que solo pueden mover los ojos. Pilar Cortés

Comunicarse es una necesidad, incluso para los pacientes que se encuentran en una situación crítica. De ahí que en la provincia de Alicante haya arrancado una experiencia piloto para que los enfermos ingresados en Cuidados Intensivos y que no pueden hablar sean capaces de comunicarse con el personal sanitario y hacerles llegar sus necesidades más básicas.

El proyecto se ha puesto en marcha de momento en el Servicio de Medicina Intensiva del Hospital General de Alicante y podría extenderse a otros centros sanitarios. Consiste en un programa que utiliza los denominados sistemas de comunicación aumentativa y alternativa (CAA), muy utilizados en el ámbito educativo y que remplazan o complementan el habla natural de las personas.

En el centro sanitario se ha adaptado este sistema para los enfermos ingresados en la UCI. Mediante distintos soportes se muestra al paciente una serie de pictogramas, para que en función de sus capacidades pueda señalar al personal sanitario qué necesita, qué le duele, si tiene hambre, si quiere tener alguna noticia de sus familiares...

Para los enfermos que conservan más capacidades de comunicación, el servicio dispone de una tablet con una aplicación específica en la que el enfermo va pinchando en los diferentes pictogramas y el programa le va facilitando la comunicación. La aplicación es gratuita y las familias también la pueden descargar y adaptarla a sus necesidades. También se ha preparado un soporte en forma de cuaderno grande en papel plastificado para los enfermos que tienen más mermadas sus facultades motoras, pero que son capaces de señalar los pictogramas.

Pero también hay pacientes que ni pueden hablar ni pueden mover apenas el cuerpo. Para ellos también se ha preparado un original soporte de metacrilato que facilita la comunicación mediante la mirada. La pantalla dispone de una base para su sujeción y un orificio central a través del cual el personal establece contacto visual con el paciente, que indica sus necesidades guiándolos con la mirada.

Las frases

«Los sistemas de comunicación no verbal son de utilidad en nuestro entorno»

Sonia Balboa, supervisora de la UCI

«Este nuevo método ayuda a rebajar el estrés de los enfermos»

Aitana Gomis, enfermera de la UCI


El sistema se ha probado ya con los enfermos del servicio, incluidos pacientes de covid, con muy buenos resultados. «La necesidad era clara. Hay muchos pacientes que están despiertos, pero que no se pueden comunicar porque sus enfermedades les han generado alteraciones neurológicas o motoras», explica Aitana Gomis, enfermera del Servicio de Medicina Intensiva del Hospital General de Alicante y una de las promotoras de esta iniciativa.

Es el caso de pacientes que han sufrido un ictus, un traumatismo craneoencefálico, una traqueotomía o enfermedades como la ELA o el síndrome Guillain-Barré, que implican diferentes grados de debilidad muscular. Antes de la implantación de este nuevo sistema, la comunicación se hacía a través de un abecedario en que los enfermos iban señalando letra por letra hasta completar la frase que querían decir. «No era práctico, al final el enfermo se perdía o se cansaba sin llegar a decir lo que necesitaba», añade Sonia Balboa, supervisora de enfermería de la UCI.

Para este proyecto, que se ha canalizado a través de la Comisión de Humanización del hospital, se ha contado con el asesoramiento de una logopeda. «Hay un programa específico en el que se pueden encontrar miles de pictogramas. Nosotros hemos escogido los 40 o 50 que mejor se adaptan a las necesidades de nuestros pacientes», señalan Gomis y Balboa.

«Tengo dolor»; «Me molesta el ruido»; «Quiero comer», «Quiero acostarme»... Los pictogramas abordan el modelo de Virginia Henderson sobre las 14 necesidades básicas de la persona, entre ellas respirar de forma normal, comer y beber, mantener la higiene personal… Con estos pictogramas, el paciente puede señalar o comunicar sus necesidades y emociones en cada momento, lo que ayuda a rebajar sus niveles de estrés y facilita el trabajo del equipo asistencial.

Los pictogramas son desmontables y se pueden ir cambiando y ampliando con el fin de mejorar la comunicación con el paciente. Cuando el proyecto esté más rodado, sus responsables quieren hacer un estudio a través de encuestas a familias y trabajadores del servicio. «El objetivo no es implantarlo y olvidarnos, queremos ir mejorándolo con las aportaciones de todos».

Compartir el artículo

stats