Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Emprender en tiempos de pandemia”: 5 cocineros emprendedores cuentan su experiencia en Alicante Gastronómica

Luiti Callealta, Alba Esteve, Miquel Gilabert, Kiko Lázaro y Ferdinando Bernardi han abierto su propio restaurante en 2020 o 2021, a pesar de la pandemia

Los cinco emprenedores durante su intervención en la feria

 El gaditano Luiti Callealta (Restaurante Ciclo, en Cádiz), los alicantinos Alba Esteve (Restaurante Alba, Alicante) y Miquel Gilabert (Restaurante Mare, en el municipio alicantino de Benidoleig) y el valenciano Kiko Lázaro (Restaurante Pinea, en Ayora) han abierto su propio restaurante en 2020 o 2021, mientras que el italiano Ferdinando Bernardi tiene prevista la apertura de Casa Bernardi este próximo otoño. Todos ellos han contado su experiencia creando su propio proyecto personal y profesional: por qué tomaron la decisión de emprender, cuáles han sido los impedimentos que se han ido encontrando por el camino o qué balance hacen a día de hoy.

La libertad, la necesidad de explorar su creatividad o las ganas de volver a casa son algunos de los motivos que llevaron a estos cinco valientes a abrir su propio restaurante. En el caso de Miquel Gilabert (Mare) y Kiko Lázaro (Pinea), además, ha supuesto volver al origen, a su pueblo: Benidoleig y Ayora, respectivamente. Ambos cocinan su territorio, apoyados en los productores locales. Alba también ha vuelto a la “terreta”, ya que llevaba más de una década en Italia. A pesar de su juventud, todos tienen las cosas muy claras: “el que es emprendedor, lo es todos los días”. Así resumían casi a una sola voz su camino para llegar hasta aquí, en el que explicaban cómo han pasado “de ser cocineros a ser empresarios, porque ya no solo te preocupa la cocina, sino también pagar las facturas”. Todos hacen un cómputo positivo: su emprendimiento está teniendo más luces que sombras. “Lo que más me llena es ver que hay clientes que, en los escasos dos meses que llevamos abiertos, ya han vuelto hasta dos y tres veces”. Alba Esteve, que ha emprendido junto a su pareja (y sumiller del restaurante) Michel Magoni, es optimista. 

Ferdinando Bernardi. Chef italiano (originario de Rimini, Emilia-Romagna) que lleva desde 2015 asentado en el Mediterráneo alicantino. Se crió en la cocina del restaurante de su padre, La Tramontana. Con solo 13 años ya era responsable de la pizzería. Su andadura profesional, más allá del negocio familiar, comenzó en su Rimini natal. Más tarde inició su viaje gastronómico por el mundo: Austria, Inglaterra, Francia, Tailandia, Illinois y California (EEUU)... En 2015 aterrizó en Calpe para ser chef del restaurante italiano Orobianco (1 Estrella Michelin y 1 Sol Repsol) y este otoño abrirá Casa Bernardi, su propio proyecto personal en Benissa: un restaurante de alta cocina italiana que combinará tradición e innovación.

Luiti Callealta. después de 9 años como director gastronómico de APoniente (3 estrellas Michelin y 3 Soles Repsol) con el reconocido “Chef del mar”, Ángel León, en diciembre de 2020 emprendió su proyecto personal y abrió Ciclo, en su Cádiz natal, junto con su mujer Rocío Maña. Este 2021 ha sido elegido uno de los 8 Chefs del Año en Madrid Fusión, por poner en valor el mundo vegetal, ya que trabaja con verduras de descarte.

Alba Esteve Ruiz. La cocinera alicantina, nacida en Banyeres de Mariola, después de formarse en Valencia y trabajar en restaurantes como el Celler de Can Roca (en el que estuvo un año), se mudó a Italia, donde trabajó durante 12 años en restaurantes de alta cocina (como Marzapane). En agosto de 2021 ha abierto su propio restaurante en Alicante, de nombre homónimo, junto con Michel, su pareja y sumiller. Durante su etapa en Italia era conocida por preparar una de las mejores carbonaras del país, según expertos en gastronomía como Vincenzo Pagano.

Miquel Gilabert. El cocinero alicantino abrió en julio de 2020 su restaurante mare, reformando el bar familiar para emprender así su propio proyecto. Desde su pueblo, Benidoleig, en la Marina Alta, recupera la cocina tradicional valenciana, la de su infancia, con la materia prima más humilde, como se hacía antes. Desde que era muy joven ha trabajado en el bar de sus padres los veranos y después estudió el Grado Superior de Cocina y varios cursos en el Basque Culinary Center. Ha vivido en EEUU y Canadá. Cuando volvió a casa, en 2016, creó un estudio casero de fotografía para difundir la cocina valenciana en redes sociales, en las que es muy activo a través de su perfil Suculent Gilabert. 

Kiko Lázaro. El cocinero valenciano acaba de abrir este verano su propio restaurante, Pinea, en su pueblo (Ayora), después de varios años trabajando como Jefe de Cocina de Belvedere (Benidorm), en La Maja (Altea) o en Vertical, del grupo La Sucursal (Valencia). En 2017 fue elegido Cocinero Joven con más proyección de la Comunitat Valenciana. En su nuevo proyecto Pinea ejecuta lo que él llama "cocina del valle" para dar a conocer las raíces culinarias de Ayora, con productos que él mismo recolecta. 

Compartir el artículo

stats