Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Críticas al realojo por las obras en el barrio Miguel Hernández

La Generalitat se abre a negociar los criterios para recolocar a las familias de los primeros bloques a reformar

Uno de los primeros bloques que se demolerán en el barrio. | Héctor Fuentes

Familias del barrio Miguel Hernández están molestas con los criterios que emplea la Generalitat Valenciana a la hora de realojar a los vecinos de los dos primeros bloques de pisos que se van a rehabilitar, ambos en la plaza de Yolanda Escrich, con una inversión de 3,4 millones de euros. La principal disconformidad es que a algunas familias las alejan del barrio durante el tiempo de la obra y las reubican en viviendas de la Zona Norte y Carolinas, lo que, según afirman las perjudicadas, les acarrea dificultades para llevar a los niños a sus colegios en Benalúa y llegar a sus puestos de trabajo.

En cambio, el secretario autonómico de la Conselleria de Vivienda, Alejandro Aguilar, aseguró que el realojo, que afecta inicialmente a una veintena de familias de los dos edificios, se está ultimando y que el 80% de ellas han aceptado los pisos alternativos que les han propuesto. Asimismo, indicó que con las que hay algún tipo de diferencia sobre la ubicación («se procura que sea por los alrededores o en otras zonas, dialogando mucho con las familias», aclara) se pretende llegar a un acuerdo con la previsión de iniciar las obras de remodelación, que afectan a las fachadas y a la estructura interior, a lo largo de este mes. Aguilar recuerda que es la inversión de parque público en la que más dinero va a inyectar la Generalitat; y que mientras tanto se ofrece a las familias afectadas ser realojadas en otra vivienda social o, de forma alternativa, una cuantía económica recogida en el programa de rehabilitación para que puedan sufragarse un piso de forma temporal.

La administración autonómica garantiza que los residentes volverán a sus casas una vez reconstruidas en el plazo máximo de un año y medio, que es cuando se prevé que termine la reforma integral de los dos primeros bloques del barrio. La intervención continuará en nuevas fases. Las obras de la primera empezarán en breve, una vez que un recurso contencioso-administrativo que Vivienda tenía pendiente se ha resuelto a su favor. Alejandro Aguilar recordó que la intervención urbanística se completa con la social a través de equipos de educadores sociales que empezaron a trabajar en el barrio en julio.

Compartir el artículo

stats