Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El mal estado del césped del campo de Garbinet fuerza a suspender partidos de niños

La Federación prohíbe el uso del polideportivo, mientras las entidades piden al bipartito que «reaccione» con arreglos «tantas veces» demandados

El campo de fútbol del polideportivo de Garbinet, donde no se pueden jugar partidos oficiales. | HÉCTOR FUENTES

«Vistas las deficiencias del terreno de juego del campo de fútbol de Garbinet en la ciudad de Alicante observadas y reflejadas en el acta arbitral del partido de Liga Preferente infantil entre el CD Barrio Obrero y el CD Pablo Iglesias, y tras informe de un técnico de esta federación, no se autorizará partido alguno en la mencionada instalación mientras no sean reparados los daños existentes en el terreno de juego». Así de contundente se muestra la Federación de Fútbol de la Comunidad Valenciana (FFCV) en un escrito oficial en el que añade que los clubes afectados de la capital alicantina (Playas de Alicante CF, SCD Carolinas y CD Barrio Obrero) «deberán contactar con el equipo rival para invertir el orden de los partidos o bien designar una instalación alternativa donde disputar el partido de la jornada».

De nuevo, el mal estado de un campo de fútbol en Alicante obliga a suspender partidos oficiales de unos jóvenes que se verán obligados a cambiar de instalación por la falta de mantenimiento por parte del ejecutivo municipal.

Uno de los clubes acogió con resignación la decisión de la Federación, aunque apremiando al Ayuntamiento a actuar sobre la infraestructura para devolver la actividad al césped de Garbinet. «Debido al mal estado del terreno de juego, y a la denuncia de un club rival, a partir de esta jornada [la de este fin de semana] y hasta nueva orden, debemos jugar nuestros partidos de liga como locales en otras instalaciones municipales», aseguran desde el CD Barrio Obrero, que sigue entrenando en esas mismas instalaciones, pese al estado del firme. «Esperamos que esta clausura haga reaccionar al Ayuntamiento de Alicante, y proceda al arreglo del campo, tantas veces demandado por nuestro club», añaden.

Desde el Ayuntamiento de Alicante apuntan que recientemente se realizó una auditoría para conocer el estado de todas las instalaciones deportivas, con el objetivo de priorizar las mejoras. «Se examinó todos los campos de fútbol y el de Garbinet no estaba entre los más necesitados. Entonces se decidió dar prioridad a los que ahora se van a arreglar. Vista la situación, será uno de los campos que se incluirá en el próximo contrato de cambios de césped», según apuntan desde la Concejalía de Infraestructuras. Desde el área de Deportes, por su parte, recuerdan que en la actualidad está en proceso de contratación de las obras de renovación de césped artificial y mejora en campos de fútbol municipales de la Ciudad Deportiva Antonio Solana, del barrio de San Blas y en Florida Babel, con un presupuesto inicial de 657.000 euros. Durante el anterior mandato, el gobierno municipal también impulsó mejoras en otros cuatro campos de fútbol. En concreto en el Cabo, Virgen del Remedio, la Ciudad Deportiva y el Hipódromo, por 510.000 euros.

Otros incidentes

Entonces, el mal estado del césped de una instalación municipal también impidió la celebración de partidos de clubes alicantinos. Fue hace casi cuatro años, cuando el Ayuntamiento suspendió partidos la Ciudad Deportiva y en el Tossal debido al lamentable estado del césped artificial. Los socavones y surcos ponían en peligro la integridad física de los jugadores hasta el punto de que el gobierno municipal ya tuvo que suspender también por este mismo motivo los partidos en el campo del Cabo, ya que la Federación multaba a los equipos por las deficientes instalaciones.

Compartir el artículo

stats