Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Plan B en Semana Santa: las calles más anchas y test de antígenos a costaleros

Presidentes de Junta Mayor de Hermandades y Cofradías de Alicante, Elche, Orihuela, San Joan d’Alacant y San Vicente organizan los actos con la esperanza de sacar todos los pasos a la calle con normalidad tras dos años de parón por el covid

Las juntas de Semana Santa trabajan para volver a la normalidad pero el covid sigue como una amenaza contra las aglomeraciones. | RAFA ARJONES

Los máximos representantes de la Semana Santa en la provincia han empezado a organizar ya los actos del próximo año, con la esperanza e ilusión de llevar de nuevo los pasos a la calle tras el obligado parón de los dos últimos años a consecuencia de la crisis sanitaria.

Este miércoles celebraron una tertulia en el Ámbito Cultural El Corte Inglés bajo el epígrafe «volver a empezar» y, a preguntas de este diario, todos ellos cruzan los dedos para que la Semana Santa recupere todo su sentido aunque, a tenor del progresivo aumento en el volumen de contagios, prefieren actuar con cautela.

De hecho están debatiendo diversas propuestas con las hermandades y cofradías a modo de plan B, para tratar de minimizar riesgos si la situación empeora.

Entre las medidas puestas sobre la mesa en este sentido, y con la mirada puesta en tratar por todos lo medios de que los pasos estén en calle figura, por ejemplo, la posibilidad de cambiar el recorrido de alguna de las profesiones para eludir las calles más estrechas, así como la de pedir un tes de antígenos a los costaleros, ya que, como señalan, los capuchinos estarán doblemente protegidos con el capirote.

La incertidumbre, por tanto, preside hoy por hoy la organización de la próxima Semana Santa, aunque como puntualiza José Francisco Sáez , presidente de la Junta Mayor de Orihuela, cuentan con el beneplácito del Obispo para organizar las procesiones «siempre que nos coordinemos con los ayuntamientos correspondientes y las autoridades sanitarias».

Las sillas piensan que podrán instalarlas igual que se permite la asistencia de público en los campos de fútbol y han propuesto los test de antígenos aunque no está definido todavía el procedimiento. «No creo que podamos llegar al mismo nivel donde lo dejamos en 2019, pero tenemos esperanzas de que la gente va a responder».

Precisamente Orihuela protagonizó el último desfile procesional de la provincia en noviembre de 2019, con motivo del encuentro diocesano de cofradías y hermandades con 60 tronos en la calle. «Desde mi punto de vista sería muy grave que no se pudieran hacer las profesiones de nuevo», recalca Sáez.

Su homólogo en Elche, Joaquín Martínez, confirma que están trabajando con la finalidad de salir , adoptando todas las medidas necesarias en caso de que no se pueda alcanzar la normalidad absoluta. En su caso han puesto sobre la mesa la posibilidad de adaptar recorridos para buscar calles más anchas si fuera necesario y en cuanto al uso de las sillas apunta que incluso se recomienda para contribuir a delimitar los recorridos.

Confía el presidente de la Junta Mayor en Elche en recuperar el contacto directo con los cofrades para que se encuentren con las salidas profesionales y con este objetivo «hemos reunido a todos los hermanos mayores para trasladar la necesidad a de ponernos a trabajar. Confiamos en salir a la calle», puntualiza.

Alfredo Llopis, que preside la Junta Mayor de Hermandades y Cofradías de Semana Santa de Alicante, advierte a su vez de que a cinco meses de distancia hasta mediados de abril del próximo año «pueden pasar muchas cosas». No obstante no han dejado de organizar actividades y ya han presentado en Madrid la declaración de Interés Turístico Nacional para la Semana Santa alicantina.

«Aunque estemos preparados cuesta volver a poner en marcha el engranaje desde cero al no poder seguir la inercia de un año para otro, pero no ha habido un abandono y esperamos que todo el mundo responda», señala esperanzado.

También Mario José Senabre, que preside la Junta Mayor de Sant Joan d’Alacant, apunta que se han planificado dos escenarios, el de la normalidad y otro plan con alternativas de actos tanto en interiores como en exteriores evitando en lo posible el movimiento. En este sentido una de las propuestas pasa por engalanar las imágenes y tronos y que sea la gente la que se acerque a ellas en el caso de que no pudieran procesionar, además del test de antígenos para costaleros. Y en San Vicente ya tienen el programa de actos que arrancan con el pregón el día 2 de abril.

Compartir el artículo

stats