Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La hostelería de la provincia de Alicante empieza a recibir cancelaciones para Navidad por el aumento de contagios de covid

Preocupación entre los empresarios de restauración por la anulación de reservas sobre todo en negocios sin terraza al aire libre. Hasta ahora había un lleno en las principales fechas de las fiestas

Turistas disfrutan de una terraza de Benidorm en una imagen del pasado viernes. En el sector cunde el pesimismo sobre la evolución de las reservas para Navidad

La psicosis ante el incremento de la incidencia del covid y la evidencia de la extensión de la variante Ómicron ha provocado, en unos pocos días, un incremento de las cancelaciones en la hostelería de la provincia, golpeada de nuevo por el virus. El sector, que registraba un lleno hasta primeros de enero de 2022, sobre todo las fechas clave de las fiestas de Navidad y los fines de semana, ha empezado a recibir anulaciones de mesas, sobre todo en interiores, para unas fechas en las que esperaban una alta ocupación o un lleno; y tiene una elevada demanda de espacio en las terrazas, que habían sido descartadas por muchos clientes ahora que hace frío al aire libre.

«Se están produciendo anulaciones a punta pala por toda la provincia. No es nada anecdótico. En el sector hay un gran malestar por las anulaciones masivas para Navidad, sobre todo en los establecimientos que no tienen terraza. En los que tienen se está respetando pero dentro del local no, y preguntan si queda espacio en la terraza. No se han caído todas las reservas pero hay psicosis porque se culpa a la hostelería», admitieron fuentes de las patronales del sector. Nadie quiere oír hablar de la palabra cancelación para evitar un efecto llamada pero el crecimiento de casos ha desatado una oleada de llamadas para anular reservas.

La obligatoriedad para los locales con un aforo superior a las 50 personas de pedir el pasaporte covid a los clientes y de éstos de presentarlo que entró el vigor este pasado fin de semana es otro aspecto que preocupa a los negocios de restauración y ocio. «No sabemos cómo va a evolucionar y si habrá cancelaciones por este motivo de aquí a una semana, ni cómo se lo va a tomar la gente. En España no estamos acostumbrados a pedir el pasaporte y el DNI. Habrá personas a las que no les importe y otras se enfadarán porque son reacias a estos temas», señala Javier del Castillo, presidente de la Asociación de Bares, Restaurantes y Cafeterías de Benidorm (Abreca).

Las comidas de familias y de empresa llenan los restaurantes en Alicante, donde no quieren ni oír hablar de la palabra cancelación HÉCTOR FUENTES

La mayoría de los 1.200 establecimientos hosteleros de la capital del turismo tienen previsto atender las cenas de empresa de Navidad una vez que pase el Puente de la Constitución y la Inmaculada, y para las fiestas navideñas recibir clientela nacional e internacional si la sexta ola de covid no lo estropea. «Muchos establecimientos tenían ya reservas completas para Navidad pero no sabemos cómo evolucionará el covid», admite. En todo caso la expectativa no es tan positiva como en verano, cuando volvieron a cifras prepandemia. «Octubre también fue bueno porque el clima acompañó y vino mucho turista internacional pero no creo que ni en el Puente ni en Navidad nos aproximemos a los datos de 2019 porque hay miedo a las masificaciones. Con el repunte del covid la gente tiene más temor». En todo caso las reservas de grupos para este Puente han experimentado un crecimiento del 57% frente a 2019 en la provincia, según una plataforma que permite a los usuarios reservar online en más de 80.000 restaurantes de diversos tipos y en distintos países. En la capital de la provincia el crecimiento es del 167% por el aumento de desplazamientos y el turismo nacional. Otra cosa es lo que pase finalmente en Navidad por la psicosis que empieza a crear la nueva ola de covid, registrándose ya llamadas para reducir el número de comensales en mesas donde se iban a reunir varias decenas en las fiestas navideñas. Pese al aumento de contagios de SARS-CoV-2 que ya se constata y a que se producen anulaciones, algunas asociaciones hosteleras de la provincia temen un efecto llamada si se habla de cancelaciones: entienden que puede generar incertidumbre y miedo, así como una «falsa sensación de inseguridad».

La hostelería empieza a recibir cancelaciones para Navidad por el repunte de contagios de covid HÉCTOR FUENTES

La Asociación de Restaurantes de Alicante (ARA) afirma que hasta ahora la mayoría de la gente no tenía reparos para meterse en los interiores de los locales, por lo que auguraban un 20% más de negocio con respecto a 2019; y un 60% más que el año pasado dado que la anterior Navidad había limitaciones de aforo y de horario. Hasta ahora, señalan, encontrar mesa para determinadas fechas era complicado. «Los bonos gastronómicos a todos nos están viniendo bien, la gente por ahora sale, consume, va a bares y restaurantes, nos da oxígeno a bares y restaurantes», señala el presidente de ARA, César Anca.

La presidenta de la Federación Empresarial de Hostelería Provincia de Alicante (Fehpa), Mar Valera, afirma que las reservas para Navidad han llegado este año con mucha anticipación, llenándose los días clave y los fines de semana. «Algunas empresas grandes han decidido anular las comidas de empresa pero las familias y los amigos se siguen juntando».

En negocios consultados admiten que tenían mesas de 40 personas que se ha quedado en 27 porque algunas personas mayores ya no quieren juntarse pero sin embargo los extranjeros siguen llamando porque en sus países hay más restricciones, sobre todo holandeses y belgas. La Terraza del Gourmet, en Alicante, tiene un Puente muy animado y lleno en Navidad y Nochevieja de momento. «Es verdad que hay gente que llama y que en lugar de seis vienen cuatro porque no tienen pasaporte covid. A ver cómo lo gestionamos porque no va a ser fácil», señala su gerente María Eugenia Perramón.

Hay establecimientos que ya se plantean contratar a una persona, sobre todo para las fechas de mayor afluencia, que se dedicará a revisar DNI y pasaporte covid pero habrá negocios pequeños que no se puedan permitir ampliar personal. Eva Bolaños, del restaurante Casa Julio de Alicante, destaca la gran ocupación en el Puente desde el viernes pasado hasta este miércoles, pero admite que les preocupa el tema del pasaporte covid. «No sabemos cómo va a afectar ni qué repercusión va a tener. Estoy intentando coger la máxima información posible para ver cómo lo podemos hacer». Hasta ahora, afirma que ha sido un año muy bueno y que esperan ponerle la guinda.

Por su parte, José María San-Matías, secretario general de la Asociación de Hostelería de Elche, explica que preparan para Navidad una campaña de concienciación. «Somos locales seguros, que cumplimos toda la normativa. Aunque se permita el 100% de aforo la mayoría de establecimientos no lo tiene, han quitado mesas y sillas, hay distancia, gel en la puerta....Vamos a reforzar las medidas de seguridad de cara a este periodo donde tenemos nuestro mes grande».

Compartir el artículo

stats