Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salvamento Marítimo estrena en Alicante un nuevo barco que mejorará la respuesta en las emergencias

La nueva embarcación alcanza una velocidad de 38 nudos y ha supuesto una inversión de 2,2 millones de euros

24

Salvamento Marítimo estrena nuevo barco en su base de Alicante AXEL ÁLVAREZ

Los navegantes que surcan las aguas de Alicante cuentan desde marzo con una nueva estrella que les guiará a puerto seguro en caso de apuros. La Salvamar Leo, bautizada así por la constelación que representa al león, es la nueva embarcación que Salvamento Marítimo ha adquirido para su base en el puerto de Alicante. Ya hay 55 salvamares repartidas por toda la costa española y se trata de las unidades más versátiles de la flota de Salvamento Marítimo por su alta velocidad, gran maniobrabilidad y poco calado. Estas características son las más apropiadas para actuar en unas emergencias donde la rapidez de respuesta es fundamental para salvar vidas.

La nueva embarcación que sustituye a la Salvamar Mirfak, que ahora presta servicio en Melilla, ha supuesto una inversión de 2,2 millones de euros y ha sido construida en los astilleros asturianos de Auxiliar Naval del Principado. 

Está operativa en la base de Alicante desde mediados del pasado mes de marzo pero este miércoles se ha presentado oficialmente con la asistencia de diferentes autoridades, entre ellas el director de Salvamento Marítimo, José Luis García Lena, y la subdelegada del Gobierno en Alicante, Araceli Poblador.

Autoridades y miembros de la tripulación de la Salvamar Leo en el puerto de Alicante. AXEL ALVAREZ

Engalanada para la ocasión con banderas marítimas, las autoridades han podido visitar el interior de esta moderna embarcación y conocer sus prestaciones. Puede alcanzar una velocidad de 38 nudos y está construida en aluminio y con borda baja, lo que facilita la recogida de náufragos y los remolques y asistencias a navegantes en apuros.

Cuenta con dos potentes motores de 1.400 caballos cada uno y tiene una autonomía de 400 millas náuticas -unos 740 kilómetros- a una velocidad de 28 nudos. La Salvamar Leo tiene además una capacidad de tiro de seis toneladas durante los remolques de embarcaciones.

La nueva embarcación que ha incorporado Salvamento Marítimo a su base en Alicante tiene 21,5 metros de eslora y 5,5 de manga. El director de Salvamento Marítimo ha destacado los medios tecnológicos de esta embarcación, la cual dispone de sistemas de posicionamiento dinámico y ancla virtual -Jet Anchor-, así como una sonda de barrido lateral en 3D con alcance de hasta 1200 metros, así como un equipo de comunicaciones por satélite Inmarsat fleet one.

Una de las mejoras respecto a la anterior embarcación que había en Alicante es que disponen de una visibilidad de 360 grados desde el puente de mando, lo que facilita las operaciones de búsqueda en caso de emergencia en el mar.

La Salvamar Leo cuenta dos dos tripulaciones de cuatro personas que se van turnando y se complementa con la Salvamar Diphda, con base en Xàbia y que cubre el litoral norte de la Costa Blanca. Ambas realizaron el pasado año cerca de 400 rescates el pasado año y están coordinadas por el Centro de Coordinación de Salvamento de València, cuyo director, Antonio Padial, ha asegurado en Alicante que «nos ayudará a mejorar la rapidez y eficacia en los incidentes que tengamos».

Araceli Poblador ha destacado la labor de Salvamento Marítimo para proteger la vida de personas en apuros en la mar y José Luis García Lena ha resaltado que los navegantes «van a estar más protegidos en estas aguas». Algo que no dudan los miembros de la tripulación de la Salvamar Leo.

Además de Poblador, García Lena y Padial, al acto han acudido Carlos Eleno, director de la Autoridad Portuaria; Paula Saiz, capitán marítimo de Alicante; el comandante naval, Joaquín Vegara; y el presidente de Cruz Roja, Francisco Galvañ, entre otras autoridades.

Compartir el artículo

stats