Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El club de los jóvenes solidarios

Estudiantes del colegio Lope de Vega de Benidorm lleva a cabo actividades para concienciar y ayudar en distintas causas. El grupo entrega material adaptado a pacientes de Oncología Infantil del General de Alicante con motivo del Día del Niño Hospitalizado

Día del Niño Hospitalizado: El club de los jóvenes solidarios

Día del Niño Hospitalizado: El club de los jóvenes solidarios JOSE NAVARRO

Para ver este vídeo suscríbete a Información o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Día del Niño Hospitalizado: El club de los jóvenes solidarios Alejandro J. Fuentes

En la planta de Oncología Infantil del Hospital de Alicante las luchas son colectivas, el dolor se pinta de colores e incluso el tiempo parece detenerse. Todo ello gracias al incansable trabajo del equipo sanitario y a la voluntad inquebrantable de los niños y niñas de la unidad. Un espacio en el que, además, un grupo de estudiantes de Secundaria ha dado una gran lección de solidaridad.

El pasado mes de septiembre, alumnos y docentes del Colegio Lope de Vega de Benidorm fundaron el «Club de Jóvenes Solidarios». Una organización altruista que ya aglutina a más de una veintena de personas, mediante la cual llevan a cabo numerosas iniciativas destinadas a recaudar fondos para ayudar en diferentes causas. La última de ellas ha sido la elaboración de marcapáginas solidarios por parte de los propios niños, que también fueron los encargados de venderlos. Con el dinero obtenido, han podido adquirir una serie de pupitres adaptados para pacientes en cama, que han entregado esta semana en la planta de Oncología Infantil del Hospital Doctor Balmis de Alicante, con motivo del Día del Niño Hospitalizado, celebrado este viernes.

El personal de la Unidad Pedagógica realiza actividades de animación para los más pequeños. Jose Navarro

En una mañana repleta de animación, gestos de cariño y alegría, los miembros del club solidario conocieron personalmente a algunas de las personas a las que ayudan con sus iniciativas y, juntos, pintaron una pancarta para conmemorar la jornada. Allí, pudieron ver en primera persona el encomiable trabajo de todo el personal del centro para que el tiempo que los pequeños tengan que pasar en el hospital se haga lo más llevadero posible.

Un lugar impredecible

Para Marisa Ibáñez, coordinadora de la Unidad Pedagógica, «ha sido muy especial y muy emotivo poder volver a celebrar este día después de dos años» ya que «en la planta de Oncología Infantil somos una gran familia».

Marisa Ibáñez, coordinadora de la Unidad Pedagógica. Jose Navarro

La responsable del aula hospitalaria reconoce que «este es un lugar impredecible, en el que podemos ser siete o veinte personas y tenemos que estar preparados para que todo cambie». Y agradece el gesto al Club de Jóvenes Solidarios, que ha aportado «un material fundamental para que estos niños y niñas tengan su apoyo para poder hacer todas las actividades».

Desde el colegio Lope de Vega, la coordinadora de secundaria del club, Rocío Arco, se mostró «muy emocionada por el recibimiento y el crecimiento que está teniendo la iniciativa». Una idea que nació en septiembre «para concienciar de los diferentes problemas que existen y ayudar a las necesidades de otras personas» y que está demostrando a muchos jóvenes «que podemos ser solidarios en todo momento, incluso dentro del aula con nuestros propios compañeros».

Rocío Arco, coordinadora de secundaria del Club de Jóvenes Solidarios del colegio Lope de Vega de Benidorm. Jose Navarro

«Dan ganas de seguir adelante»

Sin embargo, en la jornada hubo una historia que sobresalió por encima de las demás: la de Alba. La joven alumna del Lope de Vega fue paciente de la planta de Oncología Infantil y ahora, ya recuperada, colabora en su centro para ayudar a otros niños y niñas.

La pequeña asegura que su paso por el hospital la hizo sentir «muy cómoda» porque «las enfermeras me trataron muy bien y me hicieron sentir a gusto». Además, cree que el trabajo desarrollado por el Club de Jóvenes Solidarios «es muy importante porque da ganas de tener fuerzas y seguir adelante». 

Además de la colaboración con el centro alicantino, la agrupación organizó el pasado mes de enero una marcha solidaria en la que participaron cerca de un millar de personas y cuyos beneficios se destinaron a proyectos de cooperación que el centro lleva a cabo en Uganda. Una idea que surgió a raíz del camino que los alumnos africanos realizan cada día de camino a la escuela: una hora a pie para acudir a clase.

Los pacientes del Aula Hospitalaria y miembros del Club de Jóvenes Solidarios trabajan juntos. Jose Navarro

Actualmente, trabajan en desarrollar nuevas iniciativas que ayuden a concienciar a los jóvenes sobre distintas problemáticas como el abandono animal, para lo que preparan una jornada en colaboración con diferentes protectoras.

Compartir el artículo

stats