Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Gobierno descarta por ahora más enlaces en la AP-7 en la provincia

El Ejecutivo defiende que no hay una demanda ciudadana que justifique nuevas conexiones con la N-332 como la que se está realizando en Oliva - La apertura de la variante de Benissa ha agilizado aún más el tráfico en la carretera nacional

Tráfico en la AP-7 a la altura de la Vila Joiosa a mediodía del domingo 14 de agosto. Jose Navarro

El Gobierno descarta por ahora la construcción de nuevos enlaces en la autopista AP-7 entre Alicante y València a su paso por la demarcación alicantina. Así lo han indicado de manera implícita a este periódico fuentes de la Subdelegación del Gobierno, que entienden que no se trata de una prioridad al no haber en este momento una demanda especialmente sensible en este sentido. Así, la vía seguirá contando con los mismos accesos de entrada y salida que antes de su liberalización, siete en total entre El Campello y el límite provincial.

Antes de que se suprimieran los peajes en la autopista se habló de la posibilidad de que, una vez fuera gratuita, se construyeran más enlaces para facilitar accesos más directos a las localidades de la costa y a sus urbanizaciones, y con ello contribuir, además, a descargar aún más de tráfico la carretera N-332. Uno de los objetivos planteados en este sentido era contribuir a aligerar la circulación en las travesías urbanas que quedaban en la nacional, las cuales era obligado cruzar para realizar determinados trayectos cortos.

Sin embargo, la realidad tras la supresión de los peajes ha hecho ver que la construcción de más enlaces puede no ser tan perentoria. Sí lo es a muy pocos kilómetros al norte del límite provincial con Valencia, en Oliva, donde sí se está construyendo un enlace al sur del casco urbano. La travesía de esta localidad ha sido durante décadas un auténtico suplicio para cualquier conductor que se dirigiera por la N-332 a Gandia o València, como hacen con frecuencia, por ejemplo, muchos vecinos de la Marina Alta. Dado que el único acceso existente hasta ahora está al norte de la población, sigue siendo obligado atravesarla para tomar la autopista, pero esto se solucionará a corto plazo, gracias al nuevo acceso sur que está ejecutando el Ministerio de Transportes.

Hay lugares en la provincia de Alicante que podrían ser susceptibles de tener nuevos enlaces similares al que se construye al sur de Oliva, como entre el Campello y la Vila Joiosa, al sur de Altea, cerca de Gata de Gorgos o en el entorno de Pedreguer, entre otros. Sin embargo, fuentes de la Subdelegación del Gobierno explican que «no consta» que se tenga en cartera un proyecto de estas características en la demarcación alicantina. Tampoco consta, según las mismas fuentes, «que haya una demanda o reivindicación ciudadana en ese sentido» que justificara al ejecución de una obra de este tipo. En la actualidad, las únicas localidades que continúan atravesadas por la N-332 en la provincia son Altea y Gata de Gorgos, tras la reciente apertura de la variante de Benissa. En ambas el tráfico ha descendido de manera muy significativa tras la liberalización de la autopista. La de Altea, incluso, ha sido ya transferida al Ayuntamiento, algo que también ha ocurrido en l’Alfàs del Pi con el tramo que discurre por su término municipal.

La circulación incluso se ha aligerado aún más tras la puesta en servicio de la variante de Benissa, que evita, por ejemplo, tener que cruzar esta población para ir desde Calp en dirección a València. El casco urbano de Altea sí es de obligado paso para desplazarse, pongamos por caso, de Calp a la Nucia, al igual que el de Gata de Gorgos en un trayecto a Xàbia desde el sur, o las Ventas de Pedreguer si se viene desde el norte. Con todo, su conflictividad no tiene nada que ver ni con la de Oliva ni con la que estas poblaciones registraban antes de que se eliminaran los peajes en la AP-7. Así pues, parece que la situación se mantendrá invariable a corto plazo.

Casi el doble de vehículos incluso a pesar de la pandemia

Pese a ser obvio que un mayor número de enlaces en la AP-7 facilitaría el acceso a esta vía desde los municipios de alrededor, también es obligado admitir, a la vista de los datos disponibles, que el verdadero problema era el peaje. Ya en 2020 el tráfico de la autopista prácticamente se duplicó en relación a 2019, aun a pesar de la pandemia y las restricciones de movilidad que trajo: se pasó de una media de 19.722 vehículos diarios entre Alicante y València a 35.508, en este caso a la altura en concreto de la Vila Joiosa, según datos facilitados en su día a este periódico por el Ministerio de Transportes. Mientras tanto, la circulación por la N-332 se ha vuelto mucho más fluida, incluso en épocas de álgida afluencia como el actual puente del 15 de agosto.

Compartir el artículo

stats