La UA detecta nuevas zonas inundables en la provincia a través del análisis de las llamadas al 112

Investigadores de Geografía y Sociología identifican nuevas áreas inundables en la provincia mediante el análisis exhaustivo de los datos del 112 en las lluvias torrenciales de 2019 en la Vega Baja

Imagen de archivo de las inundaciones que afectaron a la Vega Baja en el año 2019.

Imagen de archivo de las inundaciones que afectaron a la Vega Baja en el año 2019. / Tony Sevilla

J. A. Martínez

J. A. Martínez

Un estudio de las llamadas al teléfono 112 de Emergencias ha permitido a la Universidad de Alicante detectar zonas inundables o con riesgo que no aparecían en los mapas oficiales. El trabajo ha detectado diferencias entre los mapas de zonas inundables contempladas en el Sistema Nacional de Cartografía de Zonas Inundables y el Patricova, el instrumento de planificación del Gobierno Central y de la Generalitat respectivamente para la prevención en caso de lluvias torrenciales, con zonas que quedan fuera de estos mapas. El trabajo, en el que han colaborado los departamentos de Sociología y Geografía, se ha efectuado analizando las llamadas que recibieron los servicios de emergencias de la Generalitat durante uno de los mayores desastres meteorológicos que se recuerdan en la provincia: la dana que asoló la comarca de la Vega Baja en el otoño de 2019 y que llegó a causar el desbordamiento del río Segura. Durante las inundaciones, cuatro personas perdieron la vida y los daños, según el Gobierno Valenciano, ascendieron a 1.500 millones de euros.

Los investigadores de la UA han analizado más de 4.000 llamadas de emergencia con el objetivo de detectar de forma sistemática las necesidades y emergencias experimentadas por la población durante el evento, así como la localización desde la que se realizó la llamada para comprobar si efectivamente se realizó desde una zona inundable. Llamada a llamada, han comprobado si se realizaron desde zonas que no estaban comprendidas en la cartografía oficial. Confirmando que por la geolocalización de estas llamadas estaban fuera tanto en los mapas de la Administración Central como en los de la Generalitat. El trabajo ha sido realizado por los investigadores Guadalupe Ortiz, profesora titular de Sociología de la UA; Jorge Olcina, catedrático de Análisis Geográfico Regional en la Universidad de Alicante; Antonio Aledo, catedrático Sociología del Medio Ambiente de la UA; Pablo Aznar-Crespo, profesor de Sociología en la UA y Antonio Oliva, graduado en Geografía y Ordenación del Territorio en la UA y doctorando en Planificación de los Espacios Regionales, también en la UA.

Desfases de los mapas

Antonio Oliva señaló que los estudios de la Administración Central, que suelen usar las Confederaciones Hidrográficas, contemplan los cauces principales. Sin embargo, dejan fuera cauces secundarios y de montaña. Estos puntos, en cambio, sí que aparecen recogidos en el Patricova, aunque etiquetadas con un riesgo inferior, como peligrosidad geomorfológica, por lo que a su juicio deberían incorporarse a los otros mapas. De los dos mapas quedan fuera sectores de Callosa de Segura, zona norte y este del término municipal de Catral, sectores de las urbanizaciones de Rojales y Los Montesinos. La zona de Montepinar y de Redován aparecen sin riesgo de inundación, cuando realmente son zonas un riesgo bastante elevado.

Imagen de uno de los mapas que recogen zonas inundadas que no se incluyeron en los mapas.

Imagen de uno de los mapas que recogen zonas inundadas que no se incluyeron en los mapas. / Información

Otros puntos inundados que en el Patricova se etiquetaba con peligrosidad fluvial y geomórfica están La Matanza, Arneva y La Murada en Orihuela, Guardamar del Segura con inundaciones urbanas, Bigastro y Jacarilla donde se inundaron viviendas más próximas a la huerta, Torrevieja, sector Torre de la Horadada (Pilar de la Horadada) y Pilar de la Horadada.

Del mismo modo, se incluyen con peligrosidad geomórfica Raiguero de Poniente y Levante, Raiguero de Bonanza, Urbanización Montepinar y Arneva (todos ellos en Orihuela), Bigastro, Jacarilla, (Orihuela), Polígono Industrial de Redován y barrio San Carlos (Redován), sector noroeste del núcleo urbano de Redován, Polígono Industrial de San Fernando (Cox), sector comprendido en la conurbación de Cox y Granja de Rocamora, Polígono Industrial de San Isidro, sectores de La Mata, Torrevieja, Urbanizaciones de Rojales próximas a La Laguna de la Mata, San Miguel de Salinas, Torrevieja, Orihuela Costa, Los Montesinos y Pilar de la Horadada. En todos estos puntos se generaron situaciones de riesgo muy superiores a lo que se reflejaban en los mapas.

Cartografía del Sistema Nacional de Cartografía de Zonas Inundables que excluye numeroso puntos.

Cartografía del Sistema Nacional de Cartografía de Zonas Inundables que excluye numeroso puntos. / Información

A partir de esta información, los autores de este estudio han propuesto una metodología para elaborar mensajes de alerta ante inundaciones teniendo en cuenta las emergencias identificadas durante el análisis de las llamadas. "Esta metodología representa una oportunidad para adaptar el contenido informacional de los sistemas de alerta a la experiencia real del evento de inundación. Las llamadas de emergencia pueden facilitar una mejor comprensión del funcionamiento de las dinámicas socioecológicas de un territorio durante un evento de inundación; lo cual es crucial para quienes tienen la responsabilidad de ejecutar medidas preventivas y de gestión en caso de una emergencia", asegura el estudio.

"Como resultado de la combinación de turismo residencial y agricultura, el paisaje demográfico de esta área es altamente heterogéneo, con la presencia de migrantes laborales de países en desarrollo atraídos por el empleo agrícola y migrantes residenciales de países de la UE motivados por las ofertas turísticas de la región. Esta complejidad socio demográfica, combinada con los altos niveles de riesgo previamente descritos, convierte a la Vega Baja en un territorio de alto riesgo", señala el trabajo.

Clasificación de zonas

Gracias al análisis de las llamadas al servicio de emergencia, se confirmó que las áreas identificadas como peligrosas desde el punto de vista geomorfológico por el Patricova y que realmente provocan inundaciones en centros urbanos y áreas rurales, siendo a veces la causa principal de inundaciones en puntos específicos. El trabajo distingue varias zonas, como las inundaciones causadas por canales principales (por ejemplo, el río Segura, el barranco de Abanilla, el barranco de Salada, entre otros). Estos canales se nombran según el canal y el área afectada. El segundo grupo se corresponde con áreas inundadas debido a la presencia de un canal menor, múltiples canales o áreas inundadas por lluvias, entre otras, se nombran según el municipio donde se encuentran, también se observan llamadas en áreas que no aparecen en estos mapas. Por ejemplo, hay un gran número de llamadas ubicadas en áreas de peligrosidad geomorfológica donde hubo situaciones de muy alto riesgo y daños socioeconómicos significativos.

El servicio 112 recibió numerosas llamadas en núcleos urbanos como Orihuela, Redován, Callosa de Segura, Cox o Bigastro, que sufrieron inundaciones significativas con la reactivación de cursos de agua que representan peligrosidad geomorfológica. De manera similar, en áreas como San Miguel de Salinas, Los Montesinos, Orihuela Costa y Pilar de la Horadada, entre otras, se reactivaron canales históricos o paleocanales en el episodio de inundaciones de 2019, inundando espacios no considerados geomorfológicamente peligrosos por PATRICOVA [38]. De igual manera, Patricova asigna un nivel de peligro 2 a todo el municipio de Catral. Sin embargo, durante la inundación de 2019, solo se vieron afectadas las áreas agrícolas del municipio (oeste, suroeste, sur, sureste y este).