50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La cara oculta

Ginés S.Cutillas.

No siempre vivimos la vida que queremos. Estamos acostumbrados a transitar por el mundo intentando dejar huella. Lo dijo Gil de Biedma en su famoso poema Que la vida iba en serio: «Dejar huella quería / y marcharme entre aplausos». Normalmente no sucede. La mayoría de veces la huella nos la dejan a nosotros. Somos como árboles marcados con una navaja, donde los corazones rotos, los nombres de las personas que hemos amado, desgastan nuestro ser. Muchas veces estas cosas ocurren por cobardía. No dejamos de ser seres temerosos que no logramos salir de nuestra zona de confort. Esto nos ocurre en todos los ámbitos de la vida, por eso muchas veces la literatura nos puede ayudar en el tránsito. Existen autores que reflejan muy bien la condición humana, muestran los rincones oscuros y las zonas luminosas que todos tenemos y mostramos en uno u otro momento de la vida.

La cara oculta

La vida en falso, de Ginés S. Cutillas, publicado por la editorial Tres hermanas, es una sátira sobre la condición humana. Lo cantó el cantante donostiarra Rafael Berrio en su canción Simulacro: «Temo haber vivido mi vida como si ello fuera un simulacro / Como si yo tuviera el don de vivir por mí dos veces / De haber dejado a un lado la que importa en prenda de una vez futura / Y haber malgastado en borradores la presente». De eso trata esta obra de Cutillas, de un simulacro de vida, de cómo algunas personas se abandonan a la vida buscando otros caminos o cómo esos caminos confluyen unos en otros. Porque La vida en falso es eso, cuando intentamos vivir o cambiar la vida que vivimos huyendo hacia delante, conociendo a otras personas, que, en definitiva, no son tan distintas a las de siempre.

Cutillas va cruzando historias, entrelazándolas como el mago saca pañuelos, palomas o conejos de su chistera o el trilero nos dice dónde está la bolita que esconde bajo los tres vasos. Ginés es un maestro del subtexto, lo que no se dice está tan presente como lo que se dice; ya nos lo demostró en obras como El diablo tras el jardín (Pre-textos, 2021). Esta novela podría entroncar en esa tradición valenciana del sátiro que tan bien han retratado Berlanga o Aranda, incluso podría tener ciertos paralelismos con la novela El antropoide, de Fernando Parra Nogueras. Estamos ante una novela que crece en las lecturas sucesivas, ya que está construida como un puzle o un juego de construcción, una narración donde el tono confesional lo abarca todo.

Ginés S. Cutillas sorprende en cada nueva obra. Nos encontramos ante un autor que arriesga, que trabaja y que conoce los mecanismos de la narración. La vida en falso no deja de ser una confesión y, como tal, nos traslada a la vida de su protagonista. El autor ha sabido utilizar algo tan antiguo como la tradición oral, plasmada con una fluidez en la escritura que ayuda al lector a seguir la historia. Como en la película alemana La vida de los otros, donde un agente de la Stasi vigilaba a un dramaturgo, nos hace partícipes de la vida del sátiro, como se denomina a sí mismo el protagonista. Todos, alguna vez, hemos sido los espías del vecino, va en la condición humana, lo llevamos adherido.

Ginés S. Cutillas está en estado de gracia. Cada obra que nos muestra no solo mejora la anterior, sino que arriesga. Intenta usar voces distintas a las habituales, y eso es lo importante en literatura, el riesgo y el juego. Al fin y al cabo, es como la vida, juego y riesgo, porque hemos venido a eso.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats