Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La alfombra tras el covid-19: cae la venta nacional y baja la demanda de los hoteles

El sector textil de Crevillent redujo un 57% su facturación el último mes y las firmas vuelven a dar salida a pedidos aplazados. Felpudos desinfectantes para reinventarse

Francisco Ferrández enseña algunos modelos de alfombras en su tienda de Crevillent.

Francisco Ferrández enseña algunos modelos de alfombras en su tienda de Crevillent. antonio amorós

Las dudas sobre cómo se desarrollará el verano a nivel turístico debido a la crisis sanitaria por el coronavirus complica la inversión de hoteles y otros establecimientos en motivos de decoración como alfombras y moquetas. Este sector textil atraviesa un momento complicado porque sus principales clientes, que suelen ser servicios de hospedaje, hostelería, oficinas o tiendas de distribución están debilitados tras haber paralizado temporalmente sus negocios durante el estado de alarma. La pandemia ha golpeado directamente al sector de la alfombra, que sólo en Crevillent, donde está el grueso de empresas de este sector en la provincia, bajó la facturación un 57,6% durante el mes de abril, en comparación a 2019. La treintena de empresas locales, donde trabajan unas 500 personas, disminuyó su actividad hasta un 80%, teniendo en cuenta que el 75% de fábricas y almacenes se acogieron a un ERTE tras entrar en vigor el decreto y el 25% restante han tenido que recurrir a ciertos despidos, según detalla en un informe la Unión Nacional de Fabricantes de Alfombras Moquetas, Revestimiento y afines (UNIFAM).

Según Eduardo Díaz, presidente de la entidad, hasta mediados de mayo sólo el 60% de las plantillas estaban en activo «y hay una incertidumbre absoluta sobre si se reactivará el consumo, porque por ejemplo hay temor a un futuro rebrote», explica. En las últimas semanas las empresas han podido arrancar la producción pero los pedidos son mínimos, sobre todo para aquellas que se centran en el mercado nacional y no trabajan para particulares si no para el segmento contract, como podrían ser hoteles, que seguramente deberán adoptar planes de contingencia de cara a la llegada de turistas que se basen en la limitación de motivos decorativos en las habitaciones para evitar contagios, incluidas las alfombras, por lo que el pronóstico en los próximos meses es dudoso.

Francisco Ferrández, propietario de la tienda de alfombras Nelo, entiende que un volumen de su negocio estará bloqueado. Siempre se ha dedicado a la venta a particulares así como a pequeñas y medianas empresas y estos días apenas está registrando visitas a las instalaciones. Además, en 2019 enfocó una parte de la venta hacia restaurantes y cadenas hoteleras, «teníamos un comercial en la calle y este año intuíamos que iba a ser bueno. Tengo alfombras para abastecer a media España, este año lo tendremos crudo, pero supongo que el que viene será un buen año». Este empresario también tiene dudas sobre los catálogos con las tendencias de la nueva temporada, que deberían haberse presentado en primavera y ahora intuye que se retrasarán varios meses.

Mercedes Pastor, de Alfombras Hispania, señala que el 90% de su producción va a parar al mercado nacional. Han detectado que hay algunos pedidos paralizados en algunos puntos del país. Indica, además, que el transporte se ha resentido y se limita a dos veces por semana, por lo tanto tienen que agrupar los pedidos. Estos fabricantes indican que sólo han tenido un 5% aproximado de anulaciones, pero no podrán estabilizar la facturación hasta que los encargos se pongan al día porque están paralizados todos los que tienen para tiendas y hoteles en puntos como Madrid. Confían en que la actividad remonte y vuelva la confianza, «y por eso no queremos tirar la toalla», señala.

Antonio Mas, CEO del portal de venta online Mundoalfombra, expone también que todavía hay bastantes retrasos en los envíos por proveedores o fabricantes que sujetos a ERTE suministran más despacio la mercancía, además de la saturación de paquetería que han registrado los almacenes logísticos debido al aumento de los pedidos online que se han hecho durante el confinamiento. Apunta que esta crisis les ha hecho reinventarse y están potenciando algunos productos para los que ha subido la demanda como felpudos o alfombras que contienen líquido desinfectante para eliminar virus y bacterias.

Ayudas al alquiler y bonificaciones en los impuestos

Ayudas al alquiler y bonificaciones en los impuestos UNIFAM ha presentado en los últimos días un paquete de medidas económicas al Ayuntamiento de Crevillent para que a nivel local se ayude al sector y se medie con otras administraciones para aliviar la carga que tienen que soportar los empresarios para hacer frente a pagos fijos como los alquileres de las naves en busca de mayor liquidez para las empresas. A nivel de tributación solicitan un 50% de bonificación para el Impuesto de Actividades Económicas (IAE), así como para la tasa de basura, alcantarillado o vados, entre otros. Requieren más inversiones para modernizar la actividad industrial y mayor promoción del sector a nivel nacional para aumentar el posicionamiento de la marca crevillentina. Piden, además, que todos los ayuntamientos presionen al Gobierno central para que dispongan del 80% del superávit generado en años anteriores para este tipo de ayudas. El equipo de gobierno local plantea destinar 500.000 euros que no irán dirigidos directamente a este sector si no a autónomos y pequeñas empresas.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats