Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Pola proyecta cómo retirar la montaña de posidonia junto a Vatasa

El Ayuntamiento redacta un plan, que ya inició hace más de un año y medio, para que el acopio se haga en el extrarradio junto a la depuradora

Montaña de posidonia vista desde el lateral del astillero ANTONIO AMORÓS

Santa Pola desplazará la montaña de posidonia que ocupa el astillero abandonado de Vatasa a una balsa junto a la depuradora. Hace más de un año y medio el Ayuntamiento de Santa Pola ya preveía llevarse los restos de la planta acuática a otro lugar y a nivel municipal ya se ha empezado a redactar el proyecto para gestionar el próximo centro de acopio.

Será por tanto en el extrarradio y por lo tanto alejado de la vista de los cientos de turistas que llegan a villa marinera y de los propios vecinos que siguen sin entender por qué no se actúa para darle otra vida a la zona.

La acumulación de estos restos durante el paso del tiempo ha provocado que incluso crezca vegetación alrededor y de entrada señalan desde la concejalía de Medio Ambiente que este acopio en la zona no presenta daños para el entorno.

Playas pide que el Consell establezca un marco legal para reutilizar la especie acuática

decoration

Lo que queda claro es que la imagen que ahora presentan las antiguas naves lejos está del proyecto turístico de campus de deportes marítimos que el equipo de gobierno y el resto de la corporación quieren para Santa Pola, y que Costas sigue sin autorizar.

El Consistorio ha pasado ya del anteproyecto a la redacción del proyecto para que a medio plazo los restos de la posidonia oceánica no sigan en el centro de acopio instalado junto a las naves. El traslado de los restos de estas plantas lo realizaría la empresa del servicio de limpieza aunque desde el Consistorio están pendientes de una reunión con Costas para tener la autorización y tratar de encontrar ayuda en esta retirada. De igual forma, cuando se retire la posidonia también esperan tener permisos para adecentar el entorno cuando quede vacío.

Una vecina pasea junto a la montaña de posidonia seca acumulada estos días ANTONIO AMORÓS

Ya la administración local inició los trámites para que una gran balsa pudiese legalizarse como centro de acopio y de estudio de la posidonia. Esta infraestructura está en desuso y es de titularidad municipal a pesar de que se encuentra junto al recinto de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Santa Pola. Desde la Concejalía de Playas reseñaron en su momento que han avanzado algunos permisos que en principio avalarían que esta nueva actividad es compatible en la balsa.

La idea es que se habilite una planta que disponga de zona para amontonar el cribado así como maquinaria que permita distintos tipos de secado con lo que la instalación permitiría aumentar considerablemente la capacidad de acopio, teniendo en cuenta que en años como 2019 se retiraron cerca de 9.000 kilos, una cantidad que en otros años ha llegado a cuadruplicarse debido a los temporales.

Ese montante en los diferentes años ha ido directo a las naves junto a Vatasa, ya que hoy por hoy apenas podía reutilizarse esta planta endémica, que en cualquier caso simplemente se ha utilizado para cama de caballos.

La empresa de limpieza realizará el traslado y a nivel municipal se tendrá que pedir permiso antes a Costas

decoration

Según Jorge Díez, edil de Playas y Medio Ambiente, el tratamiento para cribarla y separar la arena de las algas está previsto en la nueva contrata de limpieza, aún por aprobar después de varios años sin contrato en la localidad. Aunque este servicio ya se presta en la actualidad se dotaría de mejores medios.

Por otro lado, desde el ejecutivo local barajan que pueda licitarse posteriormente la gestión de la posidonia «limpia» para que alguna empresa pueda reutilizarla. Sin embargo, indican a nivel municipal que el Consell «nos debe dar un marco legal en condiciones, porque no hay regulación específica al respecto y cada Ayuntamiento hace lo que puede», resalta el edil.

En este sentido, desde el área de Playas y junto al Centro de Investigaciones Marinas (CIMAR) y el Instituto de Ecología Litoral han tratado de justificar en los últimos tiempos junto a otros municipios que la posidonia oceánica no es un residuo cuando alcanza la arena si no materia prima, ya que han alegado en varias ocasiones que debía cambiar la normativa europea para que no haya tantas limitaciones en la recogida de este tipo de alga, o en los usos que se le puede dar cuando acaba su vida en el mar.

Digamos que está costando dar con una solución para reutilizar la posidonia, que sobre todo cuando llegan temporales termina cogiendo protagonismo en todas las playas, en particular las calas naturales, lo que despierta cierto recelo entre algunos visitantes ya que los servicios de limpieza tratan de retirarla pero también deben esperar al secado de la planta para que no pese tanto.

Usos

Lo cierto es que los usos que podría tener esta especie oceánica son múltiples, desde emplearse en la industria textil o incluso servir de base de sustrato en la agricultura ecológica, ya que ciertos usos están permitidos en la lista europea. De igual forma, también hay quiénes confían en que esta especie tiene tantas propiedades que podría aplicarse en la agricultura ecológica para servir de nutriente en la producción, ya que este material es una alternativa sostenible al uso de turbas, tierras vegetales que al extraerse el terreno ya no vuelve a regenerarse.

En los últimos años el Consistorio ha mantenido reuniones también con emprendedores que proponían este tipo de salidas de la especie acuática. También quedó en el aire el proyecto de científicos para que la planta sirva para sellar vertederos de escombros.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats