Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribuna

2022, Año Benlliure

Mariano Benlliure, con una de sus obras. EFE

Este año se conmemora el 75º aniversario del fallecimiento de Mariano Benlliure, escultor valenciano con una amplia obra marcadamente realista, versátil y creativa. Sin duda, referente dentro de la escultura española contemporánea.

Un escultor cuya obra civil y religiosa ha sido y es importante para este país, y lo es también para Crevillent, que cuenta con nueve grandes obras, de las que ocho procesionan en nuestra Semana Santa, declarada de Interés Turístico Internacional. Obras que son también señas de identidad de nuestro pueblo y de su semana grande.

Por si fuese poco, Crevillent posee el único museo monográfico dedicado a su figura con más de 332 obras entre las que se encuentran sus bocetos, modelos de escayola y una galería de fotografías, además de una gran variedad temática de imaginería, monumentos públicos, medallas y piezas de arte funerario. También su archivo personal, que resulta ser un primer paso para conocer todo el proceso que genera la escultura y es herramienta indispensable para quien quiera conocer en toda su dimensión la obra de este gran maestro.

Es un acierto por parte de los distintos equipos que han configurado la Federación de Cofradías y Hermandades de la Semana Santa de Crevillent darle la relevancia merecida a este artista, a través de sus distintos aniversarios, porque además resultaría difícil entender nuestra Semana Santa sin los Benlliure y sin las obras de otros escultores de la talla de Riudavets o García Talens, que están entre los catorce artistas que complementan toda la historia representativa en nuestras procesiones.

La apuesta del actual presidente de la Federación y de su equipo y su implicación porque este 2022 sea el año Benlliure, con una amplia actividad cultural, merece la gratitud y el apoyo del Ayuntamiento. Personalmente no me sorprende el trabajo que están realizando para llevar el nombre de Crevillent a los grandes puntos de encuentro de la cultura de todo el país.

¿Y por qué es un acierto? La simbiosis entre la Semana Santa y la obra de Benlliure enriquece los dos elementos. A la Semana Santa le otorga el elemento de disponer la imaginería de un artista de gran talla y nivel, reconocido en todo el país, un gran maestro. Y a la obra de Benlliure y a su figura le permite vivir después de su muerte, creciendo en las raíces más profundas de un pueblo que es su memoria.

El Ayuntamiento goza de un consenso inequívoco sobre la importancia del escultor valenciano y por ello apoya cada una de las actividades que se están organizando en torno a esta celebración.

Si bien el compromiso municipal es indudable, el de su pueblo ha de serlo también, por eso estas palabras también están destinadas a realizar un llamamiento al pueblo de Crevillent a participar de forma individual o a través de las entidades, así como a las propias empresas para que apoyen y se impliquen en estas iniciativas que el Comité Organizador está desarrollando.

Y por último, me dirijo a los visitantes, a aquellos y aquellas artistas, o que aspiran a serlo, a que vengan y vean nuestro Museo Municipal Mariano Benlliure y el Museo de la Semana Santa. Les sorprenderán por varias razones: por la sensibilidad y cuidado de todas las obras expuestas, por la riqueza y belleza de cada una de las imágenes esculpidas por los distintos autores y, en especial, por el realismo expresivo de la obra de Benlliure.

Con estas miradas se puede entender perfectamente cómo un pueblo ha sido capaz de aglutinar el fervor popular, la belleza de las obras escultóricas, la historia y la tradición y mostrar a través de Benlliure Las Infinitas Formas en el Alma del ser humano.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats