30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un piso en Benidorm: la curiosa subasta de una universidad española

La Universidad de Valladolid subasta un apartamento en primera línea donado por un periodista español de la BBC

Las vistas del apartamento, en una imagen de archivo.

Las vistas del apartamento, en una imagen de archivo. INFORMACIÓN

Apartamento de 60 metros cuadrados, un dormitorio, terraza, cuarto piso y con vistas a la bahía de Benidorm y sobre el paseo de Poniente. Propietario: la Universidad de Valladolid (UVA). Estos son algunos de los elementos que forman la llamativa historia de por qué el centro universitario, ubicado a 650 kilómetros de la capital turística, tiene un inmueble así en su poder. Los otros ingredientes: los deseos de un periodista español de la BBC afincado en Inglaterra, que recogió su mujer, y la decisión de una abogada española.

La UVA ha sacado a subasta dicho apartamento, ubicado en primera línea y en una de las zonas más privilegiadas de la ciudad. Es la tercera vez que el centro universitario hace este trámite, porque las dos anteriores la subasta quedó desierta; es decir, nadie pujó por esta vivienda. Pero, ¿de dónde viene esa propiedad y por qué acabó en manos de la universidad vallisoletana? Pues por las vueltas que da la vida y las casualidades.

El apartamento, ubicado en el edificio Acapulco, era propiedad de un periodista de la BBC, Alfonso Guillén Medrano, según explicó a este diario la vicerrectora de Economía de la UVA, Elena Escudero. En él pasaba sus verano junto a su esposa Diana Elisabeth Guillén donde disfrutaban de la playa y las vistas que le ofrecía y de la ciudad. Pero falleció y la propiedad quedó en manos de su esposa, pero con una promesa: tenía que pasar a una institución española cultural o formativa. La mujer también falleció. La vivienda estuvo en manos del Arzobispado de Southwark, ubicado en Inglaterra. Pero los clérigos debieron pensar que qué hacían con un apartamento de un dormitorio en esa ciudad desconocida para ellos pero a la que acudían miles de ingleses cada año (antes de que la crisis sanitaria parara de cuajo los viajes de los turistas).

En ese momento de la historia, entró en juego la abogada de la pareja, una española afincada en Inglaterra que había estudiado en la Universidad de Valladolid. Ella fue quien finalmente decidió que fuera este centro universitario el que recibiera el inmueble, como así había expresado el primer propietario. Y a ellos llegó. No sin sorpresa por su parte.

El edificio donde está ubicado el apartamento que subasta la Universidad de Valladolid, en pleno paseo de Poniente de Benidorm.

Escudero explicó a este diario que «es una de las cosas buenas que ocurren de vez en cuando». El centro universitario recibió la notificación de que el apartamento era suyo en 2015. Además, recibieron una cuenta corriente con un poco de dinero con el que han ido pagando gastos. Pero en 2019 decidieron que era hora de que pasara a otras manos; así que, tras muchos trámites, lo sacaron a subasta por 235.000 euros, el precio de tasación del mismo. No hubo suerte y quedó desierta. Así que, según Escudero, volvieron a probar en 2020 «bajando un 25% el precio inicial» (177.000 euros), pero tampoco se recibieron ofertas. Así que han abierto una tercera subasta por 150.000 euros y a la que se podrán presentar ofertas hasta el 12 de mayo.

«Estamos recibiendo muchas llamadas interesándose porque el precio es muy atractivo», apuntó. El dinero que finalmente consigan irá destinado a becas para alumnos e investigación. Así que el legado de aquel periodista y su mujer que disfrutaban de Benidorm finalmente cumplirá de sobra sus deseos.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats