Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Benidorm se prepara para el desembarco británico con el fin de las restricciones

La zona inglesa empieza a llenarse de turistas al inicio de octubre - Reabren hoteles o bares que llevaban cerrados desde hace meses ante el aumento de visitantes de las islas para pasar sus vacaciones

La terraza de uno de los hoteles de Benidorm David Revenga

Primer fin de semana de octubre y a solo unas horas para que las restricciones que Reino Unido tenía impuestas para sus viajeros cuando regresaban de vacaciones desaparezcan. Adiós a ese semáforo que ha mantenido a España en rojo o ámbar en los últimos meses y al que el sector turístico miraba esperando que llegara el verde. Desde este 4 de octubre, los turistas británicos podrán viajar sin restricciones si están vacunados. Así que muchos han preparado las maletas y han puesto rumbo a uno de los destinos más demandados por los ingleses: Benidorm. Otros lo harán en los próximos días o semanas. Y así se refleja en las reservas que los alojamientos hoteleros preferidos de este turismo ya tienen registradas para las próximas semanas, incluso meses.

La terraza de uno de los hoteles de Benidorm. DAVID REVENGA

Los británicos tenían ganas de viajar. Y así se refleja ya en las calles de la conocida «zona inglesa» (o «zona guiri») de la capital turística. Hace poco más de un mes, a finales de agosto, se comenzaban a ver a los primeros británicos llegar con sus maletas o en bares y cafeterías. Pero la imagen distaba mucho de la de otros años y la incertidumbre de cuándo se podría producir un «desembarco» real estaba en el aire. Sin embargo, la última semana de septiembre y los primeros días de octubre son muchos más los que han llegado para quedarse unos días de vacaciones.

Los camiones se han multiplicado en la ciudad en los últimos días para abastecer a los negocios

decoration

Las calles como Mallorca, Gerona, Ibiza, Lepanto... están llenas, vías donde el turismo de Reino Unido se mueve a sus anchas entre negocios en los que casi es imposible ver un cartel que no esté en inglés. Además, esta zona del Rincón de Loix lleva meses aprovechando la falta de turistas para renovar algunas de sus principales vías como esa calle Mallorca. El concejal de Espacio Público de Benidorm, José Ramón González de Zárate, explicó que las principales obras «ya están terminada» a falta de algún remate para la llegada de estos viajeros extranjeros.

Benidorm se prepara para el desembarco británico con el fin de las restricciones | DAVID REVENGA a.vicente

En estas calles, los últimos días se ha visto a muchos viajeros con maletas buscando sus hoteles u apartamentos para comenzar sus días de descanso y otros muchos pasan el día en las piscinas o en la playa tomando el sol. «Teníamos muchas ganas de venir», afirma una pareja mayor de británicos mientras toman el sol en una terraza a mediodía. Aseguran que han echado de menos el sol y la temperatura, pero también la plaza o sentarse en una mesa al aire libre. «Teníamos claro que viajaríamos en cuanto pudiéramos y que era a Benidorm», afirmó un grupo de jóvenes. «Esperamos que mucha más gente decida venir a partir de ahora», añadieron.

Benidorm se prepara para el desembarco británico con el fin de las restricciones | DAVID REVENGA

Benidorm se prepara para el desembarco británico con el fin de las restricciones | DAVID REVENGA a.vicente

A las 12 del mediodía, algunos bares y cafeterías ya son un hervidero y no tienen mesas libres. «Muchos han reabierto sus negocios después de muchos meses cerrados porque hay movimiento de ingleses que han venido. Se nota ya mucho más turismo británico», explicó a este diario Álex Fratini, miembro de la directiva de Abreca, la asociación de bares y restaurantes de Benidorm. «Los bares necesitan ampliar plantillas y eso es buena señal» tras un año muy duro en el que, incluso, el 90% de negocios, tanto de comercio como de hostelería de esta zona inglesa estuvieron meses cerrados por la pandemia. «Ya se ve movimiento para este fin de semana y se irá notando más», apuntó Fratini quien recalca que octubre siempre ha sido un buen mes para el turismo inglés.

También el presidente de esta entidad, Javier del Castillo, destaca que se nota la llegada de los turistas británicos y que, con la apertura ahora de barras y más aforo en comedores en los establecimientos hosteleros, el sector está reabriendo o ampliando horarios. Aunque en el fondo son cautos: «esperemos que siga así y vengan muchos más». Con todo, no solo la hostelería ha notado movimiento. También los locales de ocio que han ido reabriendo poco a poco en las últimas semanas. La calle Mallorca, epicentro de este tipo de locales y del turismo inglés, ya es un hervidero por las tardes y por las noches. Más ahora con el fin de algunas restricciones en la Comunidad Valenciana y con los horarios ampliados. Muchos locales, según algunas fuentes, también han tenido que ampliar plantillas.

Con todo, hay quien apunta a otro elemento como señal de que hay más actividad con la llegada de los ingleses: el reparto de alimentación o bebida en bares y restaurantes. Según explicaron fuentes del sector, los camiones se han multiplicado para abastecer a los negocios. Y a ellos se suman supermercados o tiendas especializadas que han visto más movimiento en los últimos días.

Aunque las cifras de viajeros de Reino Unido aún distan mucho de las de 2019, los hoteles han registrado un aumento de turistas de este país en las últimas semanas y prevén más reservas si Reino Unido no cambia su política de regreso al país por la pandemia o si el desabastecimiento de productos básicos que está sufriendo el país por los efectos colaterales del Brexit no vuelven a suponer una piedra en el camino. Porque a los hoteleros les preocupa que esa falta de algunos productos afecte a los reactivos necesarios para las pruebas de antígenos que el Gobierno de Boris Johnson exige a todos los turistas con la pauta completa de vacunación a los dos días de su regreso. Por ello, la patronal turística Hosbec se ha ofrecido a colaborar para paliar esta escasez y pidieron al embajador Hugh Elliott y al cónsul general que se admitan como pruebas válidas las que se comercializan en cualquier farmacia española.

La ocupación registra un ligero repunte, aunque alejada de los datos de antes de la pandemia

decoration

Ocupación hotelera

Mientras, la ocupación hotelera muestra un ligero repunte, según las últimas cifras aportadas por la patronal hotelera Hosbec. En septiembre, los británicos llegaron al 16% de la ocupación, una cifra por debajo de los datos previos a la pandemia, pero que representa el mejor registro hasta la fecha desde marzo de 2020. Así, hay establecimientos hoteleros que han reabierto en septiembre y otros que lo han hecho este 1 de octubre ante la inminente llegada de turistas británicos. Por ejemplo, abrió el pasado mes el Orange, Don Pancho, Calypso, Fenicia, Ambassador II y, en octubre, el Nereo, muy relacionados con este mercado, tras más de un año cerrados.

Algunos de ellos han tenido la mayoría de clientes británicos y se han sumado ofertas especiales para octubre. Con todo, fuentes de Servigroup explicaron que las reservas de estos viajeros se extienden ya hasta noviembre, fecha habitual para que viajen estos turistas coincidiendo con las Fiestas Mayores Patronales de Benidorm. Con todo, el principal tourperador inglés, Jetholidays, ha recuperado el 80% de su programación y este viernes se preveía la mayor llegada de turistas a la provincia.

Este fin de semana muchos llegaban con sus maletas a Benidorm. «Venimos tras meses muy duros. Ha llegado el día por fin», apuntó una mujer a la que acompañaba su marido. Muchos han esperado como agua de mayo el levantamiento de las restricciones impuestas por el gobierno de Reino Unido.

Pero además, otro signo de actividad en la zona inglesa es el tráfico, sobre todo de autobuses. Este fin de semana ha aumentado el trasiego de transporte de viajeros para trasladarlos a hoteles o alojamientos. Además, en colaboración con los touroperadores y la agencias, el Ayuntamiento de Benidorm ha acondicionado 12 nuevas paradas discrecionales como en la calle Cuenca para mejorar la movilidad en la zona. «El turismo inglés es fundamental para la ciudad y se nota la llegada de más turistas en estos días. Esperemos que sean muchos más», indicó el concejal de Espacio Público.

Ese es el deseo de aquellos que han perdido sus trabajos o se encuentran aún en ERTE tras más de un año de crisis por la pandemia. Porque la otra cara de la moneda es la de aquellos que aún están sufriendo dificultades económicas por el azote de la situación en los últimos meses. La recuperación del turismo británico permitirá reabrir algunos negocios que cerraron sus persianas hace más de un año o lanzar algunos nuevos. Pero mientras eso llega, hay entidades que trabajan con aquellos que lo perdieron todo y que no han tenido más remedio, incluso, que regresas a sus países al no poder subsistir en la capital turística. «La situación de muchos aún es complicada pero ver cómo se llena las terrazas o las calles de turistas hace ver un poco de luz, aunque aún muy lejana», indicó a este diario un empresario de la zona inglesa.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats