Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Benidorm rebaja el impuesto de vehículos y el IBI, y suspende la tasa de mesas y sillas para 2022

El tipo impositivo para los Bienes Inmuebles se situará en el 0,670 y la bajada del IVTM oscila entre el 18 y el 47% - El Ayuntamiento ingresará 1,6 millones menos con estos cambios

Terrazas de bares en una calle céntrica de Benidorm. |

Terrazas de bares en una calle céntrica de Benidorm. | DAVID REVENGA

Una rebaja fiscal para los próximos años para que los ciudadanos paguen menos. El Ayuntamiento de Benidorm bajará el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), pero no será la única reducción que lleve a cabo, ya que también se bajará el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM) para 2022. Pero los beneficios fiscales no terminarán ahí, ya que tampoco se pagará por la ocupación de vía pública, es decir, por las mesas y sillas que se coloquen en la calle. Una medida que, sobre todo, beneficia a la hostelería después de más de un año sufriendo las consecuencias de la pandemia.

Estas rebajas fueron anunciadas este viernes por el alcalde, Toni Pérez, quien explicó que forman parte de la primera parte del que denominó «Plan municipal de Reducción Impositiva» destinado «a la ciudadanía de Benidorm» y a aliviar la carga de algunos impuestos sobre los vecinos. No solo será para 2022, sino que la intención del gobierno del PP es aplicarlo también en 2023.

En concreto, estas rebajas afectan a las ordenanzas fiscales número 1, 3 y 20, una modificación que se votará en el pleno de final de este mes de octubre, para que se hagan efectivas en 2022. En cuanto al IBI, el tipo impositivo, es decir, el que grava el valor catastral de los bienes inmuebles, pasará del 0,682 al 0,670, manteniendo la bonificación del recibo del 75% para las familias numerosas. Es decir, una vivienda con un valor catastral de 100.000 euros pagaría actualmente 682 euros de IBI; en 2022 pasaría a pagar 670 euros.

Esta rebaja será la primera, porque el gobierno popular prepara la segunda para 2023. Para ello, «el acuerdo plenario recoge el compromiso de continuar con la rebaja gradual del IBI» ese año, según el alcalde. Además, Pérez recalcó que Benidorm «no se va a acoger en ningún caso a la subida del IBI de hasta el 150% para las viviendas vacías que al parecer el Gobierno Central va a incluir en la nueva Ley de Vivienda» y cuya aplicación queda en manos de las administraciones locales.

En cuanto a los vehículos, el IVTM tendrá una bajada «muy relevante» ya que alcanza a todos los coeficientes, es decir, a todos los tipos de vehículos. Y será de entre el 18’75 y el 47%, en función del tipo que sea. «La más significativa es la que se da en los ciclomotores y motocicletas de hasta 125 cc, que pagarán prácticamente la mitad que hasta ahora, el mínimo legal permitido», explicó el primer edil. La gran mayoría de los turismos pagarán un 23,52% menos. Además, se mantendrán las bonificaciones del 75% para los vehículos híbridos y eléctricos.

En ese plan municipal se ha incluido además el cambio en la Ordenanza Fiscal número 20, la referida a la tasa de ocupación de vía pública de mesas y sillas y que repercute en la actividad hostelera y de restauración. En este caso se «congela» esta tasa y se deja suspendida hasta el 31 de diciembre de 2022. Una situación que ya está en vigor y que, por tanto, se amplía en el tiempo ya que el Ayuntamiento decidió ponerla en marcha desde la declaración del estado de alarma por la pandemia, el 14 de marzo de 2020.

Menos ingresos

Esta modificación de ordenanzas tendrá su traducción en unos menores ingresos para el Ayuntamiento. Así, en 2022, las arcas municipales ingresarán 1,6 millones de euros menos, una «cantidad que no tendrán que abonar las familias y el tejido productivo de Benidorm». Pérez destacó que «en un momento en el que está aumentando la presión fiscal estatal y autonómica», y con el IPC y el precio de la energía en escalada, «este gobierno cumple el compromiso de bajar los impuestos». El alcalde añadió que con estas medidas «cumplimos con el compromiso que adoptamos a principios de legislatura (2019-2023) de ir reduciendo progresivamente la carga fiscal».

Así, recalcó que es posible «gracias a la buena gestión económica», que permitió «la cancelación anticipada del Plan de Ajuste y la reducción de la deuda en 84 millones de euros desde junio de 2015». Con todo, esta «reducción gradual» de impuestos y tasas se realiza «con todas las cautelas», asegurando «el cumplimiento de las medidas del control del gasto», «sin repercutir en la prestación de los servicios que presta el Ayuntamiento», y sin renunciar a las inversiones, sobre todo aquellas que están afectadas por subvenciones.

Medidas que se unen a las ayudas por la pandemia


La bajada del tipo impositivo del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), del Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM) para 2022 y la suspensión de la tasa de mesas y sillas hasta diciembre del año que viene «son un complemento a las ayudas que se han inyectado y se seguirán inyectando en las economías familiares y del tejido productivo» para paliar las consecuencias de la pandemia, según recalcó el alcalde de Benidorm, Toni Pérez. El Ayuntamiento ha prestado ayudas directas a las familias durante los meses de la crisis sanitaria pero además ha sumado también las del ocio nocturno, autónomos o pymes o el sector alojativo, entre otras.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats