30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las estrellas Michelin de la provincia de Alicante vuelven a brillar

Quique Dacosta, L’Escaleta, Orobianco y Tula se suman a la reapertura de restaurantes iniciada por La Finca y Baeza & Rufete

El equipo del restaurante Orobianco en Calp, con el chef Ferdinando Bernardi en el centro, celebra su vuelta.

El equipo del restaurante Orobianco en Calp, con el chef Ferdinando Bernardi en el centro, celebra su vuelta.

«Volvemos en un ejercicio de responsabilidad, realismo y una energía con fuerza motriz que nos impulsa siempre hacia adelante», manifiesta Quique Dacosta sobre la reapertura al público el pasado miércoles del restaurante que lleva su nombre en Dénia, al igual que la mayoría de sus establecimientos en València. El tres estrellas Michelin de la provincia estrena nueva propuesta gastronómica de temporada bajo el título de Cocinar belleza, y daba la bienvenida a sus cocinas en las redes sociales con un «¡¡A la 17 va la vencida!!» tras un año de pandemia en el que apenas ha abierto cinco meses.

Buena parte de la alta gastronomía de la provincia ha sufrido un parón similar durante el confinamiento y muchos han querido aprovechar el puente del Día del Padre para retomar la actividad, interrumpida a mediados del mes de enero tras el cierre total de la hostelería por la tercera ola de contagios.

Además del faro de Dacosta, otros tres restaurantes Michelin abren sus puertas este jueves: L’Escaleta de Kiko Moya en Cocentaina (2 estrellas), Orobianco en Calp con Ferdinando Bernardi (1 estrella) y Tula en Xàbia (1 estrella), aunque a estos se adelantaron a principios de marzo Baeza & Rufete en Alicante (la última estrella Michelin lograda en 2020 para la provincia) y La Finca de Susi Díaz en Elche, cuyo brillo logró en 2006.

Otros estrellados van con más cautela: BonAmb (2 estrellas) de Alberto Ferruz en Xàbia y El Xato (1 estrella) de Cristina Figueira en La Nucía apuntan al 1 de abril para la reapertura mientras realizan menús Michelin a domicilio; Beat y Audrey’s en Calp (José Manuel Miguel y Rafa Soler, respectivamente, ambos con 1 estrella) prevén hacerlo en mayo y María José San Román, desde Monastrell de Alicante, apunta a junio.

El equipo de Baeza & Rufete, con Joaquín Baeza a la derecha. RAFA ARJONES

En L’Escaleta de Cocentaina cuentan ya con reservas para comer durante el próximo mes. Aunque el restaurante dispone de terraza, esta no se abre hasta junio -cuando lo permite la climatología- pero incluso con el 30% del aforo en su interior, el establecimiento de Kiko Moya ha preferido abrir. «Tenemos de capacidad hasta un máximo de 30 personas, pero ya había ganas, y se agradece que haya respuesta de la gente», indica María García, directora de eventos y comunicación del restaurante, que ofrece dos menús degustación y carta.

También este jueves Orobianco se reencuentra con sus clientes y el chef Bernardi ha preparado dos menús de alta cocina italiana con materia prima de la zona para la ocasión: uno de siete platos y otro de once. Gamba blanca de Calpe con avellana y limón o los spaghetto alla carbonara de galera y bottarga, figuran entre sus platos destacados.

Con un máximo de 20 comensales reabre Tula en Xàbia. El restaurante regentado por Borja Susilla y Clara Puig es de dimensiones modestas, «pero por lo menos vamos rodando y cocinando, que al final es lo que nos mueve», apunta el chef, que ha debido rediseñar la carta para esta temporada ante el cierre repentino de enero. «Ganas no nos faltan. Lo importante es tener claros los horarios y que vayamos mejorando poco a poco sin volvernos locos», indica Susilla.

Quique Dacosta

Desde principios de marzo, Susi Díaz y Joaquín Baeza han vuelto a cocinar con gente en las mesas. «Desde que se pudo», se apresura Baeza, que añade que «hay que ser resolutivos, abrir al público y mantener la mente ocupada, aunque no vuelvan las vacas gordas ni vayamos a facturar lo de hace dos años, pero es importante estar al pie del cañón».

Abierto de lunes a sábado, él también ofreció comida para llevar (delivery), un servicio que mantienen BonAmb en Xàbia y El Xato en La Nucía. El primero, que comparte filosofía con la también estrellada Casa Pepa de Ondara, apunta en sus redes sociales que prevé reabrir puertas el 1 de abril, la misma fecha que calcula la chef Cristina Figueira en la cocina de El Xato.

«Antes no salen los números, pero la verdad es que con el delivery que hacemos los fines de semana nos está yendo muy bien. La gente se ha volcado con nosotros y preferimos esperar hasta que nos dejen abrir con un poco más de aforo», comenta Figueira, que planea mantener los menús especiales a domicilio también en el futuro.

Desde Calp, José Manuel Miguel (Beat) no prevé retomar la actividad hasta mayo, «pero si mejoran las condiciones lo haremos antes», indica, al igual que Soler (Audrey’s), mientras San Román (Monastrell) esperará a junio, «porque ahora no hay gente, pero hay muchas ganas y seguro que empieza una época muy interesante».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats