30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Chef y presentador de Masterchef

Jordi Cruz: «Exijo tanto en el concurso como en mi restaurante»

Vuelve hoy a La 1 de Televisión Española con el estreno de la novena temporada de Masterchef (22 horas), en la que han batido récords con 70.000 inscritos. Y le vuelven a acompañar Pepe Rodríguez y Samantha Vallejo-Nágera

Jordi Cruz, ayer en la presentación de Masterchef 9.

Jordi Cruz, ayer en la presentación de Masterchef 9. RTVE

¿Nos sorprenderá el casting elegido para concursar en esta nueva temporada?

Es una edición de altura, porque siempre intentamos superarnos y que el programa sea heavy. Pero tenemos unos esparrin maravillosos que han venido con superbuena actitud, todos muy buena gente. En este año tan complicado, ver a gente con tantas ganas con esa creencia de que pueden cambiar su vida, con esa ilusión, que lo han pasado mal y encima siempre con una sonrisa, es de valorar.

La productora ejecutiva del programa, Macarena Rey, ha dicho que los participantes de este año son contestones y peleones. ¿Está de acuerdo con ella?

Pero no porque sean rebeldes, sino porque han venido con muchas ganas y con mucho espíritu. Son gente que te puede decir: pues yo creo que esto está rico, porque le he puesto todo el corazón. Y tienen razón, lo que pasa es que su plato no está bien porque le hemos pedido otra cosa.

«El cierre de los restaurantes lo vivo con angustia, sobre todo por los ciento y pico compañeros que creen en mi cocina»

decoration

Llevan ya nueve temporadas, además de las ocho ediciones infantiles, la cinco de famosos y el especial de abuelos. ¿No puede haber un desgaste?

Yo te lo compararía con un restaurante. Ese restaurante que cada año cocina platos nuevos, que intenta hacer un buen producto, al que vas y repites porque comes bien y te gusta lo que hacen. Ese local puede perdurar 30 años. Nosotros intentamos hacer eso: que sea familiar, entretenido, el jurado somos amigos y eso se nota, cada año tenemos aspirantes y pruebas diferentes aunque sea un formato que siempre parezca similar... Mientras que la gente lo vea, en un país que es tan gastronómico como el nuestro, seguirá habiendo mucho Masterchef.

Se ha rumoreado que deja el programa. ¿Qué hay de cierto?

A veces se escriben cosas que no entiendo por qué se dicen. Yo soy una persona transparente y si eso fuese cierto lo habría dicho o lo habría hecho la productora.

Se ha dicho incluso el nombre del que sería su sustituto. El chef Dabiz Muñoz.

Si a mí me dicen en Masterchef que les apetece que venga Dabiz Muñoz, pues seguro que lo haría muy bien. Puede hacerlo como yo o mejor incluso, y no pasaría nada.

«No me siento el alma del programa ni soy imprescindible. Si les apetece que lo haga otro, lo veré igual y no me sentiré mal»

decoration

¿Se imagina viendo Masterchef desde casa?

Sí, ¿por qué no? No me siento el alma del programa ni soy una persona imprescindible. Soy un ferviente admirador del programa y si les apetece que lo haga otro, lo veré igual, me reiré y no me sentiré mal para nada.

¿Por qué dejaría el programa? ¿Por otra estrella Michelin?

Por un problema de salud, porque llevo nueve años compaginando las dos cosas, manteniendo la excelencia en mi restaurante, tengo mil proyectos gastronómicos para los que sigo rescatando segundos... Pero me lo sigo pasando bien en Masterchef y la gente viéndolo y, mientras siga así y no me dé un jamacuco, seguiré.

¿Le molesta que le consideren el chef duro de Masterchef?

No, duro no soy, soy realista, porque considero que el cliente viene a mi restaurante con exigencias y quiere verdad, quiere ver las tres estrellas y que ha pagado por algo que vale la pena. Yo hago en Masterchef lo que estoy acostumbrado a hacer, que es ser exigente en mi restaurante. No me meto con los aspirantes, no les insulto ni les falto al respeto. Soy sincero, les digo este plato no está bien por esto o lo otro. Hago como de cliente.

Y eso que dice que Masterchef le ha enseñado a ser más cariñoso y a empatizar más.

Seguramente soy muy cariñoso, lo que pasa es que no sabía expresarlo. Yo era muy tímido y aun siguiendo con esa timidez que está ahí dándome por saco todos los días, he aprendido a sobrellevarla, a superarla incluso. Por tanto, yo también he crecido mucho en Masterchef y he aprendido un montón de cosas.

¿Cómo ha sobrellevado el cierre de restaurantes durante la pandemia?

Con angustia. Sobre todo, por los ciento y pico amigos y compañeros de trabajo, que creen en mi cocina, en un trabajo compartido y que llevan varios meses diciendo: ¿cuándo crees que volveremos? Y tú no sabes decirles cuándo. Así que con serenidad, intentando echarle ánimo al asunto y con la seguridad de que dentro de poco volveremos con las mismas ganas y con la misma garra.

¿No le quema el ritmo de viajes constantes a Madrid y Barcelona y a grabar exteriores?

Por eso digo que la única forma de que pare todo esto es con un jamacuco, porque me pongo mucho al límite. Con motivo de esta pandemia he sido consciente de que llevo el cuerpo saturado, que le estoy sacando demasiado partido y que un día puedo hacer ¡pum! Porque soy un bestia, un borrico, me estoy pasando de vueltas y el cuerpo al final pues tiene un límite. Pero me divierto con lo que hago.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats