Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

AirMesh, el diseño de Carlos Bañón premiado en Singapur

El arquitecto alicantino, fundador del estudio Subarquitectura, ha sido galardonado con el President’s Design Award por crear la primera estructura visitable espacial impresa en 3D en acero inoxidable

El arquitecto alicantino dentro de la estructura

El arquitecto alicantino dentro de la estructura

Es la primera estructura espacial impresa en 3D en acero inoxidable a nivel mundial; se ha reducido al máximo el material empleado en su construcción; se ha maximizado la libertad geométrica con un nuevo sistema constructivo, y se ha inspirado en la naturaleza y en la complejidad de las redes neuronales. Así es AirMesh, la estructura visitable creada por el alicantino Carlos Bañón, que ha sido galardonada con el premio internacional President’s Desing Awards de Singapur.

Imagen de la estructura

Esta construcción realizada por el arquitecto alicantino se encuentra ubicada en los Jardines de la Bahía de Singapur desde 2019 y recibe la vista de millones de turistas cada año. «Es un espacio flexible, de reunión y contacto con la naturaleza, que se genera a partir de cuatro vectores visuales orientados hacia los principales elementos paisajísticos del entorno: el puente Dragonfly, los Jardines de Plata, el mundialmente conocido edificio Marina Bay Sands y el camino de acceso al pabellón», asegura Bañón, fundador en 2004 del estudio Subarquitectura en Alicante, junto a Andrés Silanes y Fernando Valderrama, creadores de la estación de tranvía Sergio Cardell de Alicante, que ganó el premio de Arquitectura Joven en la IX Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo de 2007.

Este arquitecto se instaló en Singapur en 2014, donde imparte clases de arquitectura y diseño sostenible en la Singapore University of Technology and Design. En esa ciudad fundó en 2015 el AirLab (Architecture Intellligence Research Lab), laboratorio de investigación que reúne a arquitectos, ingenieros y científicos, donde desarrolló durante cinco años el AirMesh.

Imagen de la estructura

La innovación de su propuesta radica en las conexiones (nodos), impresas en acero inoxidable en 3D, que unen las 216 barras de varias longitudes y secciones que lo conforman. «La estructura es capaz de soportar cargas que multiplican quince veces su peso», afirma. «De esta forma hemos conseguido hacer accesibles a más gente estructuras complejas de alto rendimiento estructural, ya que su ensamblaje es lo más parecido a montar un mueble de Ikea». Además, «el sistema reduce drásticamente el uso de material y minimiza a cero el desperdicio mediante la impresión 3D». Por eso, considera que el premio «es una validación de la tecnología empleada y supone el anticipo de una era de arquitectura mínima».

El proyecto ha recibido ya once premios internacionales, incluyendo el Architizer 2020 al Mejor Pabellon del Mundo, el German Design Award, Iconic Award Best Innovative Architecture y el Taiwan Golden Pin Award. Ademas, está seleccionado entre los 33 proyectos del pabellón Español de la Bienal de Venecia Uncertainty de este año.

Carlos Bañón, que con Subarquitectura también fue galardonado por el Comité Olímpico Internacional (COI) y la Asociación Internacional para Instalaciones Deportivas y Recreativas a las infraestructuras mejor diseñadas por la pista de atletismo 3D de Elda, trabaja ahora en aplicar esta tecnología a estructuras más grandes. «Ya hay planes de escalarlo a construcciones más ambiciosas como puentes, viviendas o refugios de emergencia».

Subarquitectura ganó, junto al estudio Aranea, el concurso internacional convocado por el Ayuntamiento de Alicante para desarrollar el Corredor Literal de Alicante.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats