Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un libro glosa la figura de Rafael García Bañuls, un republicano que vivió dos guerras

La Asociación de Jubilados de Rabasa acoge la presentación de Un hombre de suerte, escrito por el hijo de este alicantino singular

Portada del libro, con García Bañuls a la derecha. |

La Asociación de Jubilados del barrio de Rabasa -calle Samaniego, 3 en Alicante- acoge el viernes (19 h.) la presentacíón del libro Un hombre de suerte, escrito por Rafael García Meseguer, hijo del protagonista, Rafael García Bañuls, vecino de Rabasa, republicano, cuya vida podría haber servido de guion de una película de aventuras. Rafael, familia del escultor Vicente Bañuls, combatió en la Guerra Civil, estuvo a punto de ser abatido en la batalla del Ebro, como derrotado pasó a los campos de concentración de los vencedores, participó después en la Segunda Guerra Mundial, se codeó con el hampa en Marsella y vivió mil peripecias más a lo largo de una vida que compartió, periódicamente, con sus inseparables El Seba y Sendra, ambos vecinos también del barrio.

Y todo había empezado como un joven y próspero empleado de banca que cayó seducido por las lecturas de Julio Verne, Emilio Salgari, Troski y Gorki. Del banco a la sangría de la Guerra Civil, esa contienda entre hermanos en la que un día, a punto estuvo de dejar este mundo en Mequinenza, escuchó en el frente: «¡Rojos, unos por creer en Dios y otros por no creer, vaya follón hemos montado!». El francotirador no llegó a apretar al gatillo. Ni se podía imaginar que años después lucharía con la Resistencia francesa contra la Alemania nazi. En 1980, recién jubilado empezó a escribir folios contando sus aventuras que su hijo Rafael García Meseguer recoge ahora en un libro publicado por Libros.com.

Un hombre de suerte surge de la recopilación que hizo García Bañuls al principio de los años ochenta, recién jubilado, con la intención de volcar todas sus vivencias de guerra y exilio en unos cuadernos manuscritos que «aún conservo y que son el legado, la trascendencia de los valores de un joven que, arrastrado por la etapa más convulsa de nuestra historia, vivió intensamente su momento, hasta poder volver veinte años después a su origen transformado por todas aquellas experiencias extraordinarias. Un hombre con unas vivencias imborrables y que tiene como fruto esta obra, que es un canto sencillo a la amistad y a la libertad», subraya Rafael García Meseguer.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats