TENDRÁ CINCO TRAMOS

Veinte inversores financian los 1.450 millones de euros del Espai Barça

El FC Barcelona no detalla si el presupuesto incluye la construcción del nuevo Palau Blaugrana

La maqueta del nuevo Camp Nou.

La maqueta del nuevo Camp Nou. / FCBARCELONA

Marcos López

Ya está el dinero. Y ya está, fuera del plazo marcado por la propia directiva de Joan Laporta, el plan de financiación necesario para el ‘Espai Barça’. Tras meses y meses de complejas negociaciones, en las que se ha ido envenenando el ambiente financiero, el club azulgrana oficializó el acuerdo con Goldman Sachs y JP Morgan para obtener los 1.450 millones de euros necesarios para la construcción del nuevo Camp Nou, cuyo coste está tasado en 980 millones. La construcción del estadio ha sido encomendada a la empresa turca Limak en una sorprendente y criticada decisión.

Son 20 inversores los que financian el Espai Barça, con diferentes tramos a 5, 7, 9 20 y 24 años "con una estructura flexible, que cuenta con un período de carencia". Además, el Barça comenzará a "repagar la operación una vez hayan finalizado las obras, teniendo en cuenta que los ingresos generados están previstos que sean de 247 millones" anuales.

En un clima de máxima tensión, por las turbulencias del mercado bancario unido al tremendo daño reputacional que ha vivido el Barça por el caso Negreira, se ha pactado este acuerdo con sus "socios de referencia": Goldman Sachs, JP Morgan, KKK, Pérez-Llorca, DLA Piper, Key Capital Partners, Legends e IPG 360, entre otros.

Crédito inicial y dos emisiones de deuda

La hoja de ruta de la financiación del Espai Barça queda resumida en tres etapas, aunque el club no ha querido explicarla oficialmente. Habrá un crédito inicial de 500 millones de euros aportados por Goldman Sachs y JP Morgan. ¿Cómo se obtienen los 1.000 millones restantes para completar el plan? Pues, a través de dos tramos por esa misma cantidad (500 + 500) que se harán a través de emisiones de deudas. Y serán devueltos en los próximos 50 años con los beneficios que se obtengan de la explotación del propio nuevo estadio.

Una maqueta aérea de cómo quedará el Espai Barça.

Una maqueta aérea de cómo quedará el Espai Barça. / FCBARCELONA

Esos 1.450 millones, que fueron aprobados por la asamblea de compromisarios en octubre de 2021, quedaban desglosados de la siguiente forma: 900 para el futuro Camp Nou, 420 para el nuevo Palau Blaugrana, 20 para el Estadi Johan Cruyff, lo único construido hasta ahora, 60 en inversiones para el MPGM (modificación del Plan General Metropolitano) y los 100 restantes para la urbanización y campus alrededor del estadio.

Al comprobar la dimensión que adquiría el caso Negreira, que podría dejar al Barcelona sin competición europea la próxima temporada si prospera la investigación abierta por la UEFA, los inversores norteamericanos decidieron aumentar el tipo de interés, a pesar de la negativa de la junta de Laporta, que ha cerrado el pacto definitivamente casi un mes después de lo fijado inicialmente. Tenía que ser el 31 de marzo. Y fue el 24 de abril con un comunicado oficial en el que se anunció que habrá una comparecencia de prensa del presidente para abordar todos los detalles.

Una maqueta del futuro Camp Nou.

Una maqueta del futuro Camp Nou. / FCBARCELONA

Pero el tiempo apremia - el exilio a Montjuïc comenzará en agosto y la idea de la directiva es retornar al nuevo Camp Nou a partir de noviembre de 2024 -, por lo que dejaba sin margen de maniobra al club, necesitado de poner en marcha las obras. De hecho, las grúas deberían entrar nada más acabar esta temporada con el objetivo, según garantizó Limak, de que un 60% del nuevo estadio estaría construido dentro de 18 meses.

Cada temporada que pase el Barça en Montjuïc dejará de ingresar 93 millones de euros como mínimo

Cada curso que pase el Barça en la montaña olímpica impacta dramáticamente en las cuentas porque se dejan de ingresar 93 millones de euros, además de los ingresos correspondientes por el Museo – se ha hecho uno más pequeño y provisional en la antigua pista de hielo – y lo que supone un día de partido. 

Una imagen virtual del futuro Camp Nou.

Una imagen virtual del futuro Camp Nou. / FCBARCELONA

Los tipos de interés también han subido por parte del BCE (Banco Europeo de Crédito) unido, al mismo tiempo, al riesgo económico en que se halla el Barça, con una masa salarial desbocada, sin saber incluso si este próximo verano podrá efectuar fichajes.

De ahí, que tanto Goldman Sachs, que ya permitió que el club pudiera asumir su actividad ordinaria en agosto de 2021 cinco meses después de llegar Laporta al palco con un crédito de 595 millones por 10 años, y JP Morgan hayan endurecido su postura. Y el Barça, ahora sí, dispone de los préstamos necesarios para levantar el nuevo Camp Nou.

"Lo que queríamos era que se nos ofrecieran las máximas garantías posibles, que se pudiera volver al Estadio a finales del año 2024, con un 70% de aforo y con el Museo y la tienda funcionando"

Joan Laporta

— Presidente del Barça

Tenía que ser antes del 31 de marzo, como había reconocido el propio Laporta. Pero no llegó a tiempo el club porque las últimas conversaciones se dilataron más de lo previsto. Debía ser en la primera semana de abril, como indicó en un escueto comunicado, pero tampoco sucedió. 

"Lo que queríamos era que se nos ofrecieran las máximas garantías posibles, que se pudiera volver al Estadio a finales del año 2024, con un 70% de aforo y con el Museo y la Tienda funcionando, y también que el precio fuera razonable en comparación con los de otros estadios europeos", argumentó el presidente azulgrana el pasado 7 de marzo en referencia a esas garantías que sí le da Limak.

Ahora, con el plan de financiación ya cerrado, el Barça inicia la obra urbanística más importante de su historia tras levantar el viejo Camp Nou en el siglo pasado. En 1957.