Baloncesto

Wembanyama, el fenómeno que cambiará la NBA

La explosión del jugador que los San Antonio Spurs escogieron el pasado 23 de junio como el número uno del ‘draft’

Victor Wembanyama.

Victor Wembanyama.

Luis Mendiola

Unicornio, Alien, Extraterrestre… Los apelativos se acumulan en las últimas semanas para intentar definir a Victor Wembanyama (Nanterre, 2004), el jugador que los San Antonio Spurs escogieron el pasado 23 de junio como el número uno del ‘draft’ de la NBA.

Pero, ¿cómo etiquetar a un fenómeno de la naturaleza que parece destinado a dominar este deporte?, ¿cómo definir lo nunca visto antes?

Es difícil encontrar referentes para explicar el impacto de Wenbanyama en Estados Unidos. Y algunos de sus destellos en la pretemporada solo han hecho que aumentar el ‘hype’ en torneo a este jovencísimo jugador de 19 años y 2,24 de estatura convertido en el polo de atracción del campeonato de baloncesto estadounidense que se iniciará este próximo 24 de octubre.

“Es diferente. La forma en la que hace los mates, ni siquiera saltaba. Es como si se lo estuviera haciendo a mi hijo de cinco años. Todo el ‘hype’ que hay parece real”, admitió Eric Spoelstra, el técnico de Miami Heat después de un amistoso esta pasada semana con los Spurs en la que el jugador francés acabó con 23 puntos en 23 minutos.

Las enormes expectativas que genera Wembanyama solo pueden compararse con las que despertó, hace ya dos décadas, LeBron James, cuando anunció que daría el salto directamente a la NBA con 18 años, sin pasar por la liga universitaria.

En su último año en el ‘college’, el equipo de LeBron, St. Vincent-St. Mary, tuvo que cambiar de pista para que la televisión pudiera retransmitir sus partidos y atender a la demanda de los miles de aficionados que querían ver jugar al jugador que estaba destinado a “marcar una época” y al que la revista 'Sports Illustrated' bautizó como 'The Choosen One' (El Elegido) otorgándole el testigo de Michael Jordan.

La repercusión sobre la aparición de LeBron sacudió Estados Unidos. El debut de Wenbanyama, por el efecto de las redes sociales, retumbará a nivel mundial.

Franquicia revalorizada

Nunca antes se vio a un jugador de unas dimensiones tan colosales (su envergadura es de 2,50 con los brazos abiertos) con su versatilidad y talento y un manejo de balón propio de un base. Por su conocimiento del juego y ambición, no es difícil imaginar el impacto que tendrá en la Liga.

“Hemos visto salir varios unicornios en los últimos años, pero es más como un alien. Nadie ha visto nunca a alguien tan alto como él que sea tan fluido y elegante en la cancha. Es un talento generacional”, afirmó LeBron James después de verle en una exhibición en Las Vegas en octubre del 2022. Wenbanyama se salió: 37 puntos, 5 tapones y 7 triples. 

Los elogios de Giannis Antetokounmpo, la estrella de los Milwaukee Bucks, considerado uno de los tres mejores de la Liga, también auguran un futuro especial. “Nunca vi algo así en mi vida, será un problema para todos. Es más alto que Gobert, tapona tiros como él, pero a la vez mete tiros como Durant. Si se mantiene sano, será realmente muy bueno”, cuenta el griego.

Nada más saberse en marzo que los Spurs habían sido los afortunados con el número uno del ‘draft’, los aficionados tejanos salieron a la calle a celebrarlo, seguros de que Wembayama sería el elegido. Horas después de que Adam Silver lo hiciera oficial en el Barclays Center de Nueva York a finales de junio, el valor de San Antonio, que le firmará un contrato de cuatro temporadas por 55 millones de dólares, se revalorizó en más de 500 millones.

Máxima exigencia

No podría haber recalado Wenbanyama en un entorno mejor, una franquicia histórica con cinco anillos en sus vitrinas, donde triunfaron dos leyendas como David Robinson y Tim Duncan. Los dos pívots hicieron historia al lado de un técnico legendario, Gregg Popovich, que cuidó al máximo de su progresión. Los Spurs cuentan además con un pasado marcado por otro francés inolvidable: Toni Parker.

Más allá de su deseo y de la ética del trabajo, está claro que la genética ha sido fundamental en su progresión. Su madre, Elodie de Fautereau, que mide 1,88, fue jugadora y guio sus primeros pasos cuando se convirtió en entrenadora en un pequeño club de su localidad, Le Chesnay, de apenas 25.000 habitantes, cercana a París. Su padre, Felix Wembanyama, de origen congoleño, mide 1,95. Fue atleta y compitió en salto de longitud. Los genes también han ayudado a su hermana mayor, Eve, de 21 años y 1,83, que juega en el Monaco.Y a su hermano Oscar, de 16 años y 1,85, juega en el Asvel.

Las enormes expectativas y un alto nivel de exigencia han marcado siempre los pasos de Wenbanyama, que estuvo a prueba en el Barça en una Minicopa 2018, pero prefirió seguir su desarrollo en Francia. “Me esperaba todo lo que está pasando y siento que estoy cumpliendo con las expectativas. Creo que lo estoy haciendo bien”, admitía en su presentación con los Spurs.

Para acelerar su encaje en la plantilla, ha trabajado a nivel físico todo el verano, lo que le llevó a renunciar a jugar el Mundial con Francia, aunque ya tiene en mente el siguiente paso de su carrera: los JJOO de París con la selección francesa. “Estaré y no hay otro objetivo que el oro”, anuncia desafiante el nuevo fenómeno llamado a cambiar la NBA.