Debutantes en un Barça-Madrid

João Félix y Jude Bellingham, líderes por necesidad del clásico

João Félix y Jude Bellingham.

João Félix y Jude Bellingham.

Marcos López

Mandan en el Barça. Y en el Madrid. Aunque, al mismo tiempo, no solo retratan la situación deportiva –son líderes casi por necesidad más que por convicción- sino también, con extrema fidelidad, el momento económico de las dos instituciones. De miseria en el Barça, que no tiene ni campo porque se ha derruido el viejo Camp Nou. De abundancia en el Madrid, que presume orgulloso del ultramoderno Bernabéu, que se alza ufano sobre el paseo de la Castellana.

João Félix no es ni del Barça, que lo reclutó en el último suspiro del mercado procedente del Atlético, donde Simeone no lo quería ni ver. Está cedido. Jude Bellingham, en cambio, es patrimonio blanco tras haber invertido 103 millones en sacarlo de Alemania donde se consagró en el Dortmund. Pudo volver a Inglaterra, su casa, pero el centrocampista, ¿es solo un centrocampista o acaso es delantero goleador?, esquivó la oferta del City seducido como andaba por el sentimiento madridista que anidaba desde joven.

Joven sigue siendo Jude –tiene 20 años-, capaz como ha sido de romper con los viejos prejuicios de que un jugador inglés fuera de las Islas estaba tan perdido como un continental cuando conduce por la izquierda en Gran Bretaña. Lo suyo, lo de Jude –icono deportivo, comercial y hasta emocional del nuevo Madrid pos Benzema- se estudiará dentro de unos años.

'Hey Jude' en el Bernabéu

Ha puesto incluso a cantar el Bernabéu entregado y fusionado con el sonido del ‘Hey Jude’ de los Beatles cada vez que marca un gol (suma 11 en 12 partidos) y extiende sus brazos en una imagen que le conecta con el madridismo hasta transformarlo en un ídolo. Tal si fuera el nuevo Benzema o comparado hasta con Cristiano Ronaldo.

"Llevo 11 goles en este momento y es un poco sorprendente para mí, la verdad", confesó Bellingham a TVE, reconociendo que escuchar esa canción ‘beatleniana’ le pone "los pelos de punta porque cada vez que marco lo empiezo a escuchar, primero bajito y luego va subiendo y subiendo". Como su fútbol. No se le adivina fin.

"Llevo 11 goles en este momento y es un poco sorprendente para mí, la verdad. Me pone los pelos de punta porque cada vez que marco empiezo a escuchar el 'Hey Jude'"

Bellingham

— Jugador del Madrid

Tiene 20 años y se comporta como si llevara toda una década en el Bernabéu. No siente el vértigo del precio (es el segundo fichaje más caro de la historia tras Hazard) ni el peso de la camiseta. Vuela Jude feliz por la pradera blanca, ansioso por librar su primer clásico contra el Barça con el recuerdo, precisamente, de uno que vio de CR7.

Bellingham2

Bellingham2 / EFE

"Siempre recordaré una celebración que hizo Cristiano pidiendo ‘calma, calma’. Fue una imagen icónica", confesó Bellingham, quien se ha recuperado de unas molestias musculares, dispuesto a pisar Montjuïc, la casa donde vive alquilado João Félix. El portugués, en cambio, no tiene canción del barcelonismo. Ni imagen icónica de la qué presumir.

El dueño de la banda izquierda

Pero ha encajado bien en el modulo táctico que le ha diseñado Xavi, quien ha tenido que reformular sobre la marcha su Barça. En el último momento le aparecieron dos piezas claves para su esquema: ‘los Joãos’. El anárquico Cancelo es el dueño de la banda derecha de la defensa.

El talentoso Félix gobierna el flanco izquierdo del ataque. No tiene tanto peso como Bellingham (solo ha marcado el luso un gol en Liga ante los ocho del inglés), aunque ha entrado bien en el universo culé. Está en Barcelona igual de feliz que el inglés en Madrid.

Joao Félix abandona el terreno de juego, animado por Xavi, tras lesionarse durante el partido de liga de campeones ante el Shakhtar Donetsk.

Joao Félix abandona el terreno de juego, animado por Xavi, tras lesionarse durante el partido de liga de campeones ante el Shakhtar Donetsk. / Jordi Cotrina

Diríase que juega siempre dos partidos. Uno con el Barça y otro mirando hacia el Atlético. Es como si sintiera la necesidad, y no le falta razón alguna, de demostrar lo que es. Y lo que puede llegar a ser. João Félix tiene 23 años, pero parece que el tiempo se le escurre entre sus habilidosos pies. Debe demostrarse a sí mismo y demostrarle, de paso, a Simeone que él también se equivocó.

En Montjuïc se cruzarán este sábado dos debutantes. Ambos arrastran molestias. "No es nada, solo un golpe", dijo el azulgrana sobre el impacto que recibió en su cadera. "Estoy a punto", apuntó el madridista. Debutantes ambos. Y líderes por necesidad de un clásico que nunca han jugado.