Ciclismo

El ‘castigado’ Nairo Quintana regresa al Movistar

El ciclista colombiano ficha por el equipo español donde consiguió Vuelta y Giro y subió tres veces al podio del Tour

Nairo Quintana.

Nairo Quintana. / EFE

Sergi López-Egea

Nairo Quintana vuelve al Movistar, el equipo donde consiguió los grandes éxitos, el ciclista colombiano que sigue siendo el número uno en su país, y más desde el desgraciado accidente de Egan Bernal, y el que ha estado toda una temporada castigado por el estatus ciclista como si hubiese dado positivo, aunque efectivamente fuera lo contrario, por tomar una pastilla que no debía durante el Tour 2022.

El invierno pasado anunció a bombo y platillo una conferencia de prensa desde la terraza de un bar restaurante que posee en Bogotá. Estaban todos los medios informativos de Colombia y a través de este invento llamado internet informadores de todo el mundo que esperaban la renuncia de Quintana, que dijera adiós un corredor que ha ganado la Vuelta, el Giro y que ha estado tres veces en el podio de París, casi para convertirse en Francia en el Poulidor del siglo XXI, siempre por detrás de Chris Froome, cuando el británico era la gran figura de este deporte.

Pero él no quiso rendirse, dijo que continuaba, que seguía con la búsqueda de un equipo donde refugiarse y, a la vez, intentando que su cotización como ciclista no se pusiera con cifras negativas. Al contrario de su compatriota Miguel Ángel López, llamado por todos ‘Superman’, suspendido en julio por la Unión Ciclista Internacional (UCI), no quiso fichar por un equipo de su país, que le habría permitido disputar carreras en Sudamérica, pero no en Europa, donde Quintana deseaba seguir triunfando.

Entrenamientos en Andorra

Por eso, se fue a Andorra, donde vivía desde 2022 durante los meses de competición. Se le recuerda en marzo, con su mujer e hijos, cogiendo uno de los ascensores que comunican la parte baja con la alta de la capital pirenaica. Y también, en esas fechas, previas a la disputa de la Volta, entrenando por las carreteras andorranas en compañía de corredores profesionales residentes en el país. ¿Qué le diferenciaba de ellos? Pues que Quintana no lucía ninguna marca publicitaria en su ‘maillot’.

Eusebio Unzué, mánager del Movistar, apostó por el retorno de Nairo desde que abandonó el conjunto francés del Arkéa, por supuesto, sólo supuesto, acuerdo entre ambas partes. Pero la temporada pasada patrocinadores de todos los conjuntos, en todos los países, incluido España, consideraron que no era adecuada la contratación del pequeño escalador de Boyacá, con 33 años hasta febrero, por haber hecho uso del tramadol, un analgésico de la familia de los opioides, pura magia para calmar dolores, los que invaden a cualquier corredor, sobre todo durante la tercera semana de carrera.

Adiós a la Vuelta 2022

El analgésico, ahora prohibido, estaba permitido usarlo el año pasado fuera de competición. Si se utilizaba durante una prueba, el ciclista perdía la posición adquirida, como si no hubiese estado en el ‘top ten’, que es lo que le sucedió a Quintana en el Tour del año pasado, que acabó en sexto lugar, aunque ahora no figure en las plazas de honor de la ronda francesa de 2022.

Cuando la Vuelta se disponía a salir de Utrecht, en agosto del año pasado, se hizo público el problema del ciclista colombiano con el tramadol. Ya estaba en los Países Bajos, ya disponía de dorsal en la ronda española que, aunque hubiese querido, no podía hacer nada para rechazar la inscripción del corredor. Sin embargo, otra vez por supuesto mutuo acuerdo, Arkéa y Quintana, decidieron que lo mejor para ambas partes era que el corredor regresase a Andorra y salir con uno menos.

El rechazo

Rechazado por todos, con fallo adverso por parte del TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo), Quintana comenzó el año de ‘sanción’ y ahora regresa al Movistar, sin demasiado conflicto económico, pues Quintana tampoco está en posición de pedir mucho, pero sabedor que el conjunto telefónico necesita un segundo líder, aparte de Enric Mas, después del fallido intento por fichar a Carlos Rodríguez, para llevarlo a las carreras donde por necesidades deportivas y físicas, no pueda acudir el corredor mallorquín. En 2023, el Movistar ha tenido que disputar sin líder carreras como el Giro o la Volta, por citar dos, y enseguida se quedó sin jefe de filas tras la caída de Mas en la primera etapa del Tour.

Quintana recompensó al Movistar con la victoria en el Giro de 2014 y en la Vuelta de 2016. Fue segundo en los Tours de 2013 y 2015 y tercero en 2016, al margen de ganar carreras como la Volta (2016), Tirreno-Adriático (2015 y 2017), Itzulia (2013) y Romandía (2016).

Sin embargo, no fue precisamente una relación perfecta la que mantuvo con los entonces colíderes del Movistar, Alejandro Valverde y Mikel Landa. Estuvo en el conjunto español de 2012 a 2019. Lleva todo 2023 sin colocarse un dorsal en la espalda, que no es lo mismo que haber estado sin entrenar; es decir, en la misma situación de haber dado positivo de forma efectiva. Tal vez en 2024 tendrá muy complicado ganar cualquier carrera, pero seguirá siendo una apuesta para acabar entre los 10 mejores y el corredor de calidad que necesitaba el Movistar para respaldar a Enric Mas.