Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las exportaciones de la provincia se contagian del clima de desaceleración

Las ventas al exterior se han estancado en los siete primeros meses del año al subir un mínimo 0,8%, lastradas por la caída de un 1,4% del calzado y más del 13% de las manufacturas de mármol

Las exportaciones de juguetes han crecido un 6% hasta el mes de julio. JUANI RUZ

Las exportaciones de juguetes han crecido un 6% hasta el mes de julio. JUANI RUZ

El comercio exterior alicantino comienza a mostrar signos de estancamiento en medio de un clima que muestra, cada vez más, síntomas evidentes de desaceleración económica. Desde comienzos de año, la evolución de las ventas internacionales de la provincia ha arrojado subidas de apenas el 1%. Incluso, en el primer semestre, cerró con un mínimo avance del 0,71% y, ahora, en el acumulado de los siete primeros meses del año, el balance ha sido muy similar, ya que sólo muestra un crecimiento del 0,8% con relación al mismo periodo del año anterior. En conjunto, los exportadores alicantinos vendieron al exterior productos por valor de 3.226,6 millones hasta julio, según datos del Instituto de Comercio Exterior (ICEX). El estancamiento se ha visto lastrado, en gran parte, por el descenso del 1,4% del calzado, el principal sector exportador de la provincia, así como por la crisis de ventas en la que se encuentra inmersa la industria del mármol. Sus envíos al exterior vienen acusando desde hace varios años el deterioro de sus principales clientes (China para los bloques en bruto y los países árabes para las manufacturas). Sin un cambio en estos escenarios, sus exportaciones han caído hasta julio un 21%, en el caso de la piedra natural en bruto, y un 13%, en el de los productos manufacturados.

Son varios meses en los que el comercio exterior de la provincia presenta balances mensuales casi en plano. Un circunstancia que sectores como el calzado han venido atribuyendo al clima de inestabilidad en Europa, su mercado tradicional, a los efectos de la guerra comercial entre EE UU y China, que repercute en todas las economías mundiales, así como al impacto que viene produciendo desde hace ya tres años el Brexit. Una combinación de factores a la que se une la desaceleración de las principales economías. Una situación sobre la que vienen alertando todos los organismos internacionales, especialmente en sus últimos informes.

«Momentos complicados»

La propia Asociación de Empresarios de Calzado de la Comunidad Valenciana (Avecal) reconocía ayer que el sector «está viviendo unos momentos complicados para las ventas», según señalaba su presidenta, Marián Cano, quien, no obstante, aseguraba que existe la esperanza de que el descenso exportador que viene acusando esta industria «se atenúe; y se produzca una cierta mejora de las perspectivas, a tenor de los contactos realizados y las mejores sensaciones percibidas en la reciente feria Micam , una de las más importantes del sector», añadía Cano.

También la industria del aluminio y sus manufacturas, que últimamente venía tomando posiciones entre los principales productos exportados desde Alicante, ha mantenido en el acumulado de los últimos siete meses un discreto avance del 0,9%. Por contra, en los meses del verano, el sector hortofrutícola ha experimentado una destacada remontada con aumentos de entre el 5% y el 7%, después de un inicio de año en negativo debido, fundamentalmente, a los efectos de la sequía. Entre las principales actividades exportadoras, también el juguete ha mostrado un buen comportamiento hasta julio, con un crecimiento del 6% de sus ventas en comparación con el mismo periodo del año anterior.

CEV: «La ralentización será más acusada en el segundo semestre»

El último Informe de Coyuntura y Perspectivas Económicas de la Confederación Empresarial de la Comunidad Valenciana (CEV) indica que los datos del primer semestre, aunque presentan unos registros que convergieron en avances agregados positivos, «consolidan la desaceleración tanto en los niveles de actividad como en el empleo», advierte. Y, con respecto al futuro, incide en que la economía autonómica y nacional seguirá avanzando, «aunque en tasas más débiles». El estudio prevé que «la ralentización será más acusada en el segundo tramo del año».

Menos a Francia y más a Alemania

Los mercados, por su parte, siguen mostrando resultados desiguales. En el ámbito de la Comunidad, los envíos a la Unión Europea han aumentado un 2,2%. Sin embargo, Francia, el principal receptor de los productos alicantinos, registra un decenso del 8,8%, mientras que Alemania -el segundo- ha salido de la atonía y ha subido un 7,7%. Una evolución que puede estar determinada por una operación de grandes volúmenes o por las ventas del automóvil, dado que estas estadísticas por países son de ámbito autonómico, según advertían algunos analistas. Las ventas a EE UU han avanzado un 18,5% y a China, un 3,8%. Sorprende el aumento del 5,2% de Reino Unido, pese al proceso del Brexit. Los expertos interpretan que la incertidumbre lleva encallada mucho tiempo y los compradores necesitan volver a la normalidad, a proveerse. Por otra parte, las importaciones a Alicante han crecido un 10% hasta julio y representaron un valor de 2.720,1 millones.

«Los buenos datos del sector agrícola podrían verse empañados los próximos meses por los efectos de la riada»

El balance de comercio exterior de los siete primeros meses del año concede unos buenos resultados al sector agroalimentario. Una actividad que ha pasado de los signos negativos en los primeros meses del año por los efectos de la sequía a recuperar el pulso en el acumulado de julio, y registrar crecimientos del 5%, en el caso de las frutas, y del 7,5%, en el de las legumbres y hortalizas. Para el secretario general de la Unió de Llauradors en la Comunidad, Carles Peris, estos crecimientos «dan prueba del buen hacer de los productos y comercializadores, que cada vez apuestan más por la calidad y la innovación para adaptarse a los gustos del mercado». No obstante, Peris no dejó ayer de resaltar el impacto de la reciente riada, sobre todo en la Vega Baja, por lo que teme que «estos buenos datos puedan verse empañados por los devastadores efectos de la DANA en los próximos meses en una comarca donde se concentra una buena parte de la producción hortofrutícola de Alicante». Además, instaba a seguir en alerta ante el resultado del Brexit, «pues no podemos olvidar que Reino Unido es uno de nuestros principales clientes. Habrá que estar atentos al nuevo panorama», advirtió el secretario general de la Unió de Llauradors en la Comunidad.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats