Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CORONAVIRUS

La crisis del covid-19 refuerza el peso del empleo parcial entre las mujeres

Los sindicatos relacionan esta subida con los casos de reducción de jornada a los que se han acogido trabajadoras para atender a sus hijos durante la pandemia

Una mujer teletrabaja mientras su hija juega a su lado.

Una mujer teletrabaja mientras su hija juega a su lado. Enric Fontcuberta / EFE

El número de afiliados al régimen general de la Seguridad Social se redujo más de un 7,4% en la provincia en el tercer trimestre del año. Y, también, un 12% el de ocupados a tiempo parcial. Sin embargo, paradójicamente, el empleo por horas entre las mujeres ganó peso sobre el total de este modelo de contratación. Las 70.116 inscritas en el sistema con este tipo de jornada representaban el 65,8% del total, frente al 64,7% de tres meses antes, cuando el número de empleadas en horarios de cuatro horas, normalmente, ascendía a 78.938, según un informe de UGT.

Para la organización sindical esta aparente contradicción está directamente relacionada con la revolución que la crisis del coronavirus ha provocado en el mercado de trabajo. En este sentido, Yaissel Sánchez, secretaria territorial de UGT en l'Alacantí-La Marina, vinculaba el peso ganado del empleo parcial entre las mujeres «a que muchas han podido solicitar una reducción de jornada para poder atender a sus hijos, dado que los colegios estaban cerrados, o para cuidar de familiares dependientes. Y su horario laboral lo hacían teletrabajando»

Aunque también el recorte horario ha podido venir determinado por haber sido incluidas en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). «Ante el descenso de la actividad, de repente el puesto que se tenía de jornada completa se ha podido reconvertir y se le ha reducido el horario», apunta la dirigente sindical. Al cierre de marzo, en la provincia, el número de afiliados al régimen general con un empleo por horas superaba los 106.544, de los que 36.428 (-6.594) eran hombres , que perdían peso sobre el total, al pasar de representar el 35,2% al 34,1% del cuarto trimestre de 2019 al primero de 2020.

Empleos feminizados

Por su parte, las 70.116 ocupadas a tiempo parcial (-8.822) suponían el 65,8%, del total de este tipo de jornada. Es decir, ganaban un punto. Yolanda Díaz, responsable de empleo e igualdad de género en el sindicato, argumentaba que la mayor presencia de mujeres empleadas por horas «es muy habitual, sobre todo, en el sector servicios, que está muy feminizado». Y también relacionaba la caída en el número de afiliaciones a que en actividades como las del sector turístico la mano de obra es mayoritariamente femenina. Pero este año, la emergencia sanitaria ha hecho descender la contratación de cara a la campaña de Semana Santa, una época en que normalmente se dinamiza el empleo. De hecho, a nivel general, la provincia ha pasado de tener 458.733 afiliados al régimen general de la Seguridad Social al cierre de marzo, frente a los 495.567 de finales del trimestre anterior.

Más horario para las sanitarias

Pero el covid-19 también ha aumentado el peso del empleo femenino a jornada completa, ya que las 137.091 afiliadas con este contrato representaban en el primer trimestre el 41,9% sobre el total de este tipo de trabajo, cuando tres meses antes suponían el 41,5%, con un total de 141.277 ocupadas. Los hombres (189.834), pese as la caída del 4%, aún significaban en marzo el 58%. Este giro del empleo femenino también ha tenido que ver con la crisis. UGT explica que, en este caso, «se han ampliado horarios a trabajadoras del sector sanitario o de empresas de limpieza, especialmente en la segunda quincena de marzo, cuando se registraban los mayores picos de la emergencia sanitaria».

UGT exige políticas con perspectiva de género en la recuperación

La dirigente de UGT en l'Alacantí-La Marina, Yaissel Sánchez, fue clara al exigir que, en el plan de reconstrucción para salir de esta crisis sanitaria, «hay que hacer políticas de empleo con perspectiva de género». Para la ugetista, ha quedado demostrado en estas semanas que «hay colectivos vulnerables y en empleos muy feminizados», como los trabajadores de residencias o los que cuidan a dependientes, entre otros, «que necesitan una respuesta de la Administración».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats