Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CORONAVIRUS

Los centros comerciales estrenan la fase 2 con un nivel de ventas similar a hace un año

Las grandes superficies reabren con colas en muchos casos, y una afluencia constante a lo largo de la jornada. Compras de ropa infantil, pequeños electrodomésticos, artículos deportivos y piscinas desmontables se convierten en los productos más demandados

7

Abren los centros comerciales de Alicante

En el primer día de la reapertura completa de los centros comerciales al entrar en la fase 2 de la desescalada fueron las colas para entrar, el uso obligatorio de mascarillas, los hidrogeles y las distancias de seguridad los elementos que dominaban el paisaje exterior e interior de las instalaciones. Y, sobre las percepciones de usuarios y responsables de los locales que reabrían, estos se decantaban más por expresiones referidas a la alegría o a la ilusión por ir recuperando parcelas de la dinámica diaria de antes de la crisis del coronavirus. «Es un paso más hacia la vida cotidiana», coincidían ambas partes. Los centros, porque veían que la afluencia de público era constante a lo largo del día. Y los consumidores, «porque ya estábamos deseando que abrieran para poder comprarnos ropa», reconoció Andrea, una joven que esperaba turno con una amiga para entrar en una tienda y ya llevaba varias bolsas con adquisiciones de otros locales. «Llevamos aquí desde las nueve». Y ya eran más de las once.

Uno de los mayores temores que tenían los centros comerciales, al igual que la hostelería, en su día, era cómo se iba a comportar la demanda cuando abriesen de nuevo. Al menos, en esta especie de reestreno, tras dos meses cerrados, las cifras aluden a unas buenas previsiones. La afluencia «ha sido igual que la de un lunes de junio del pasado año 2019», señaló la responsable de Marketing y Comunicación del centro comercial Habaneras de Torrevieja, Cristina Palacios.

7

Abren los centros comerciales de Alicante

Concienciados

Incluso en el complejo Gran Vía comprobaron que la entrada de usuarios «fue superior a un día en la apertura, aunque por muy poco», según los datos que manejaba a primera hora de la mañana su director, Javier Montejano. En Plaza Mar 2, que estimaba entre un 10% y 15% menos la afluencia, pasado el mediodía ya tenían contabilizada la entrada de más de 5.000 personas. Otros hablaron de un 30% inferior, pero sabían que a lo largo del día ese porcentaje iría bajando.La normalidad fue la tónica de ayer, también, en los centros de EL Corte Inglés de Alicante y en el centro comercial La Marina de Finestrat. Juan Cabello, director de El Corte Inglés, incluso, destacó que en esta reapertura se detectó que «el público es consciente de la situación y acepta las medidas higiénico sanitarias como garantía de seguridad». También Hugo Fuster, responsable de Márketing del centro La Marina de Finestrat apuntó que «ha sido un estreno muy positivo en términos de cantidad y calidad».

Cierto es que casi todos los complejos con tiendas en su interior no abrieron ayer al 100%, pero aseguran que lo harán a lo largo de la semana, dado que son marcas que lo están preparando todo y recibiendo artículos de proveedores para abrir. Ayer se veían tiendas con la persiana cerrada, pero donde se trabajaba en el interior. También ha habido firmas que tenían a sus trabajadores en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), «y los han sacado para la reapertura», aseguró Joaquín Cerveró, portavoz de la Asociación Nacional Grandes de Empresas de Distribución (Anged) en la Comunidad Valenciana.

De hecho, la autonomía fue ayer la segunda con más tiendas abiertas en las grandes superficies, con 3.607 comercios, solo por detrás de Andalucía (5.668), según los datos ofrecidos por la Asociación Española de Centros y Parques Comerciales (Aecc).

Alfombras

El reestreno, en realidad, fue una repetición de lo que los ciudadanos ya se estaban encontrando en las anteriores fases de la desescalada: mascarillas por parte de usuarios y trabajadores de los comercios; carteles y señalíticas en el suelo y en paredes sobre las distancias de seguridad y dispensadores de geles hidroalcohólicos en las instalaciones, además de pasos de entrada y de salida diferentes para evitar cruces o aglomeraciones en los pasillos, como explicó José Palacios, gerente de Plaza Mar 2. En Habaneras, en Torrevieja, también han instalado una alfombra desinfectante en la entrada al complejo. Y en las zapaterías, El Corte Inglés dispone de protectores para probarse el calzado o sombreros, así de como fundas desechables en colchones y sofás, siendo necesaria su limpieza periódicamente, explicaron fuentes de la compañía.

Como todos los centros, El Alzamora de Alcoy reabrió entre estrictas medidas de prevención para evitar contagios por coronavirus. La mayoría de los establecimientos comerciales levantaron las persianas, si bien algunos de ellos todavía permanecían cerrados, aunque inmersos en preparativos para reanudar la actividad. Y al igual que el resto, el centro alcoyano realiza varias desinfecciones al día, al tiempo que ha instalado carteles en los accesos. Las zonas comunes, concretamente las de descanso y de juego, permanecen cerradas, con la finalidad de que los clientes se desplacen de una tienda a otra sin realizar paradas intermedias. La asistencia de clientes ayer en el primer día de reapertura fue notable, aunque siempre adaptándose a las limitaciones de aforo impuestas por la normativa vigente en esta fase 2. La normativa establece sel 30% del complejo y el 40% en las tiendas, que, en este caso, gestionan los propios locales.

Los centros comerciales estrenan la fase 2 de la desescalada del coronavirus con un nivel de ventas similar a hace un año

Más personal de vigilancia

La mayoría de instalaciones han reforzado el personal de vigilancia para que se cumpla la normativa de seguridad, evitar aglomeraciones y, también, en los primeros días para recodar el uso obligatorio de la mascarilla y la opcional de los guantes. Los primeros consumidores alicantinos que ya hacían cola ayer antes de abrir algunas instalaciones tenían muy claro lo que querían comprar. «Ropa de bebé», reconoció Alejandra, que tiene un niño y las prendas de verano le estaban ya pequeñas. Además de las tiendas de textil infantil, las de pequeños electrodomésticos o la ropa de baño fueron las áreas por donde más pasó ayer la clientela de El Corte Inglés.

Y otro producto muy demandado, por ejemplo, en el centro Habaneras de Torrevieja fue el de las piscinas desmontables, «Dadas las restricciones que hay en las piscinas de las comunidades de vecinos, hay gente que está optando por este productos para instalarlo en el exterior», apuntó Cristina Palacios. Los centros comerciales, en realidad, llevaban dos semanas abiertos, aunque con limitaciones. Antes podían subir la persiana los establecimientos de alimentación (hipermercados), ópticas, tiendas de telefonía o de mascotas, si las había.

La complicación de los aforos

El Corte Inglés y el centro comercial l'Aljub también abrieron sus puertas en Elche, tras un largo cierre y entre importantes medidas de seguridad e higiene para garantizar la seguridad de clientes y trabajadores. No facilitaron datos del número de usuarios que acudieron, aunque las restricciones tanto en los accesos como en el aforo, en el caso de l'Aljub, a cada tienda hizo que fuese una jornada complicada. Como otros centros, El Corte Inglés realiza una desinfección diaria de suelos y superficies de contacto de mostradores, líneas de caja, TPVs, carros, grifos, asientos y probadores, así como de los productos de exposición (televisiones, informática o deportes).

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats