Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CORONAVIRUS

El textil invierte diez millones en la producción sanitaria por el covid

Más de 40 empresas se han acogido a las ayudas para impulsar esta vía de negocio que será complementaria a la fabricación principal

Una de las máquinas donde se fabrican las mascarillas higiénicas de tela en Comersan.

Una de las máquinas donde se fabrican las mascarillas higiénicas de tela en Comersan. JUANI RUZ

Las manufacturas de textiles sanitarios ya se ha convertido en una nueva línea de negocio complementaria a la producción principal para más de 40 empresas de la provincia y de la Comunidad. Tanto es así que, de comenzar fabricando mascarillas, batas o pijamas sanitarios para atender la perentoria necesidad de este material que se registraba en los primeros momentos de la pandemia, las compañías se han decidido por mantener esta línea productiva, ahora y en el futuro. De hecho, en estos meses, han invertido unos diez millones de euros, en conjunto, en maquinaria nueva o en adaptar algunos sistemas para fabricar estos artículos, según confirma la patronal del sector, la Asociación de Empresarios del Textil de la Comunidad Valenciana (Ateval).

Es decir, la fabricación de textil sanitario ha venido para quedarse en la provincia y completar, así, la producción anual de cada una de estas empresas. Además, las mascarillas, batas, manguitos o pijamas sanitarios que fabrican cuentan con las certificaciones del Instituto Tecnológico del Textil (Aitex), ubicado en Alcoy, que, incluso, está siendo el centro de referencia para las homologaciones de estos productos en España.

Evitar depender de China

Las compañías que han apostado por el nuevo segmento se han acogido a las ayudas estatales y a las de la Generalitat. Unas subvenciones con las que se pretende impulsar las manufacturas sanitarias para evitar la dependencia del exterior, especialmente de China, como ha ocurrido en esta pandemia.

De no fabricar mascarillas a producir, ahora, entre 10.000 y 20.000 diarias, y hasta 80.000 al día durante los picos de la crisis sanitaria. Estas son las cifras que arroja la empresa de textil contestana Comersan y que son el resultado de la determinación de lanzarse a fabricar mascarillas ante la situación de emergencia que vivía el país.

Una decisión estratégica con la que, como muchas otras firmas del sector, pretendía compensar y aliviar la brusca caída de la demanda de tejidos de decoración, que es su principal actividad, por el impacto negativo del covid-19 en la economía y por el parón que representó el estado de alarma en la actividad empresarial. Así, cuenta Jorge Sanjuán que esta nueva vía surge «para atender una emergencia», pero, transcurrido el tiempo, las empresas vieron una «oportunidad». En Comersan, de empezar a fabricar mascarillas para proteger a sus trabajadores, «antes del estado de alarma», se ha pasado a vender en el mercado nacional y exportar a EE UU, a Alemania o a Francia, mercados desde donde, asimismo, reciben pedidos otras empresas textiles de la provincia. «Aunque también de los países nórdicos o de Latinoamérica», añade Pepe Serna, secretario general de Ateval y que mañana, día 1 de julio, se convertirá, con toda probabilidad, si no se presenta una candidatura alternativa, en el nuevo presidente de la patronal del textil.

Aunque durante la pandemia la demanda en el sector de sus producciones principales (textil-hogar) se mantuvo escasamente en el 20%; «la actividad ya estará en el 60% y están entrando nuevos pedidos, pero todo va depender del consumo», advierte Jorge Sanjuán, CEO de Comersan, que cuenta con más de un centenar de trabajadores, aunque todavía mantiene un 10% en ERTE.

Mascarillas más personalizadas

Mientras, el principal mercado se recupera, en Comersan ya están comenzando a preparar mascarillas higiénicas de tela, con los filtros adecuados y certificadas por Aitex, con diseños más personalizados y de colores. Entre otras razones, «porque creemos que las mascarillas va a ser un artículo que seguiremos usando aún durante tiempo», subraya Sanjuán.

La incertidumbre lleva al sector a aplazar hasta 2021 la feria Textilhogar

Rectifica su decisión inicial de celebrarla este año al no poder garantizar la asistencia de compradores internacionales

Las incertidumbres generadas por la crisis del coronavirus han llevado al comité organizador a posponer hasta 2021 la feria Textilhogar. El sector rectifica de esta forma su decisión inicial de celebrar el certamen este año, al no poder garantizar la asistencia de clientes internacionales.

La próxima edición de Home Textiles Premium by Textilhogar, prevista inicialmente para este mes de septiembre, se celebrará finalmente en 2021, según se ha acordado por parte del comité organizador del certamen de Feria Valencia. Según la información facilitada desde el propio organismo ferial, la cita profesional de los sectores textiles para el hogar, tapicería y decoración apuesta, de este modo, por salvaguardar las perspectivas de negocio de sus expositores ante las incertidumbres generadas por el covid-19, especialmente a la hora de garantizar la visita de compradores internacionales.

Además, las empresas han reconocido las dificultades por las que está atravesando el sector debido al parón económico y que la mejor opción era realizar un paréntesis y celebrar ya en 2021 una cita tan especial como era la del 50 aniversario de Textilhogar y el regreso a València tras cinco ediciones en Madrid. De esta forma, será en septiembre del próximo año cuando la cita tenga lugar con las mismas condiciones previstas para 2020, es decir, en Feria Valencia y coincidiendo con la Feria Hábitat. Con todo, la patronal Ateval, en colaboración con Feria Valencia, estudiará alternativas digitales para suplir la no celebración del certamen y, así, fidelizar a los compradores del sector. Entre las opciones a valorar estaría la posible participación paralela en la próxima convocatoria de Ágora Encuentros Hábitat VLC, la nueva plataforma ferial que se celebrará el próximo mes de noviembre.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats