Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las empresas familiares logran mantener nueve de cada diez empleos durante la pandemia

El 62% de las compañías ha reducido sus ingresos durante la crisis del covid, frente a un 12% que los ha incrementado - Tres cuartas partes han tenido que recurrir a algún tipo de ayuda pública en este periodo

La presidenta de Aefa, Maite Antón, se dirige a los asistentes a la última asamblea de la entidad. | PILAR CORTÉS

La presidenta de Aefa, Maite Antón, se dirige a los asistentes a la última asamblea de la entidad. | PILAR CORTÉS

Las empresas familiares están demostrando una gran capacidad de resistencia durante la pandemia de coronavirus. Y es que, pese al fuerte impacto de la crisis, han sido capaces de mantener el empleo de nueve de cada diez trabajadores, para lo cual, eso sí, han tenido que recurrir mayoritariamente a algún tipo de ayuda pública. Aunque un 62% de las compañías ha visto disminuir sus ingresos respecto a los niveles que registraba antes de la crisis sanitaria, el 25% los ha logrado mantener e, incluso, un 12% los ha incrementado.

El grupo KPMG, junto al Instituto de la Empresa Familiar y las asociaciones territoriales vinculadas al mismo, ha elaborado el informe Empresa Familiar 2021, en el que se analizan las consecuencias que la pandemia ha tenido sobre este tipo de compañías. Entre las diferentes conclusiones, destaca el referido al empleo, puesto que las empresas han logrado mantener el 93% de sus puestos de trabajo durante esta crisis.

Además. y aunque un 62% de estas firmas vio caer sus ingresos en relación con los que tenían antes del estallido de la pandemia, una de cada cuatro compañías familiares ha mantenido sus ventas, y un 12% las ha llegado a incrementar (un 5% porque ha sido capaz de adaptar su producto al nuevo entorno de relaciones y trabajo en remoto, un 4% porque se ha adaptado a la emergencia sanitaria y un 3% porque ha sabido responder a las nuevas necesidades del mercado).

A la hora de afrontar la crisis, el 77% de las empresas familiares españolas ha recurrido a alguna de las iniciativas de ayuda económica del Gobierno central. Las medidas a las que más firmas se han acogido, un 36%, son las de apoyo financiero y las subvenciones. No obstante, casi cuatro de cada cinco se muestra insatisfecha con la respuesta gubernamental, frente al 7% que la valora de forma positiva.

Entre las iniciativas puestas en marcha para garantizar el bienestar de sus empleados, también el 77% de las empresas familiares encuestadas destaca el desarrollo de mecanismos para ayudar a sus equipos a gestionar el estrés generado por la pandemia, mientras que el 52% ha implementado de forma general soluciones de teletrabajo.

Si algo define a las empresas familiares españolas, señala Miguel Ángel Faura, socio responsable de Empresa Familiar de KPMG España, es «su resiliencia, agilidad y capacidad de adaptación. Son precisamente estas características las que les han permitido responder de forma efectiva a los desafíos que han tenido que afrontar en los últimos meses».

Además, recuerda Faura, «el 89% de las empresas españolas son familiares. Ellas generan el 67% del empleo y el 57% del PIB del sector privado. Por tanto, su visión es fundamental para entender los cambios que ha experimentado el contexto económico en España y las soluciones que impulsarán la recuperación y el crecimiento postpandemia».

La presidenta de la Asociación de la Empresa Familiar en de Alicante (Aefa), Maite Antón, también valora los resultados del informe, sobre todo en lo que respecta al mantenimiento del empleo. Según sus palabras, «una de las cosas que más distingue a las empresas familiares es su capacidad para conservar los puestos de trabajo, dado que otras miran más la cuenta de resultados. Aquí hay una relación más estrecha y se considera a todo el personal como una parte importante de la compañía. Para ello ha sido necesario recurrir al espíritu de sacrificio, y también hacer uso en momentos clave de herramientas como los expedientes de regulación temporal de empleo, que han sido de mucha ayuda. Pero, al final, las empresas han dado la cara por lo más importante, que son las personas».

Respecto al alto porcentaje de empresas que han mantenido la facturación e incluso la han incrementado, Antón matiza que «la encuesta tiene el sesgo de las empresas más grandes, pero lo cierto es que las micropymes lo han estado pasando peor, de ahí que estemos intentando convencer a todos los estamentos de la importancia de apoyar el crecimiento de las compañías, porque de esta forma tendrían una mayor capacidad para resistir en momentos tan dramáticos como estos».

La representante empresarial resalta, además, que la provincia de Alicante ha notado más la crisis por el enorme impacto que ha tenido la pandemia sobre sectores como el turismo, la hostelería y el comercio, en un contexto en el que, lamenta, «las ayudas directas no terminan de llegar, y sus condiciones a veces las hacen inviables para muchas firmas».

En este sentido, desde la Asociación de la Empresa Familiar de Alicante reclaman «acciones de apoyo al turismo, un sector de gran importancia y que no hay que denostar», entre otras cuestiones, «para agilizar la llegada de visitantes del Reino Unido». También exigen que los fondos de recuperación que van a llegar desde la Unión Europea «alcancen no solo a las grandes empresas, sino a todo el tejido empresarial».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats