Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La subida de los materiales y el transporte deja en el aire la campaña del juguete

Las principales materias primas que usa el sector se han encarecido entre un 30% y un 90%, y los fletes han multiplicado por seis su coste - Los empresarios aseguran que tendrán que elevar sus precios y temen que se frenen las ventas

Una tienda de juguetes en la ciudad de Alcoy.  | JUANI RUZ

Una tienda de juguetes en la ciudad de Alcoy. | JUANI RUZ

El enorme encarecimiento que han sufrido las materias primas y los costes de transporte ha disparado todas las alarmas en el sector juguetero de la provincia. Si en cualquier industria la situación resulta preocupante y amenaza con llevarse por delante los márgenes empresariales, en el caso del juguete el problema se agrava aún más al depender cerca de un 70% de su facturación de una única temporada, las semanas previas a la Navidad, lo que les deja sin apenas capacidad de reacción.

Para llegar a tiempo a las tiendas, los fabricantes tienen que concentrar su producción entre los meses de junio y septiembre, lo que les ha obligado a aprovisionarse justo en el momento en que muchos de los materiales que utilizan se encuentran más caros que nunca. Así, por ejemplo, sólo en el último año el PVC, que supone casi la mitad de los componentes de las muñecas, se ha disparado un 35%; el plastificante ha subido alrededor de un 40%, al igual que los tubos de acero que se emplean en otros juguetes; y el poliestileno vale un 90% más que hace un año, según explica el responsable de Promoción Exterior de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ), Oliver Giner.

En el caso de aquellas marcas que tienen externalizada su producción en Asia el problema es doble, ya que a la subida de los materiales deben sumar el encarecimiento de los fletes marítimos, que han multiplicado por seis su precio. Así, de los entre 3.000 y 4.000 euros por contenedor que se pagaba hace un año se ha pasado a rozar los 20.000 euros, «una subida que en el caso de los productos de alto valor añadido o pequeños puede ser asumible, pero no en el juguete, donde los productos suelen ser voluminosos con relación a su precio», explica Giner.

Ante esta situación los empresarios no ven más remedio que subir los precios de sus productos y su temor es que esto lleve a una caída de las ventas. «El juguete es muy sensible al precio, porque los padres no lo ven como un producto de primera necesidad, aún lo consideran accesorio y no están tan dispuestos a gastar como ocurre con otras cosas», explica el responsable de la AEFJ, que señala que hay fabricantes «que llevaban diez años sin actualizar sus tarifas y ahora se han visto forzados».

Desde la patronal entienden que el aumento de la demanda es la responsable de parte de esta subida, pero también creen que se pueden estar dando conductas especulativas y prácticas abusivas -sobre todo en el caso del transporte- que hayan agravado el problema. Por eso reclaman a las administraciones y los organismos internacionales una mayor vigilancia para atajar estos comportamientos.

Por otro lado, al aumento de los costes se ha sumado otro problema, los retrasos en los suministros, que amenazan con acortar todavía más la campaña del sector, ya que muchos importadores temen que sus juguetes no puedan llegar a tiempo a las tiendas. Y es que, al cuello de botella que provocó el cierre el Canal de Suez por el encallamiento del Ever Given, le sucedió más tarde el bloqueo del puerto chino de Yantian por un brote de covid y hace sólo unos días un tifón también obligó a cerrar varios puertos en este mismo país. «Mucho nos tememos que la campaña se va a concentrar aún en menos semanas», explica Oliver Giner.

Este incierto panorama llega después de que el juguete ya sufriera las consecuencias de la crisis del covid la pasada Navidad. Así, las ventas del sector en España en 2020 cerraron en 929 millones de euros, según los datos de la consultora NPD Group, lo que supuso un retroceso del 7%. Y la caída podría haber sido mayor de no ser por el incremento que sufrieron algunos segmentos, como los puzles y los juegos de mesa, durante el confinamiento. Por su parte, las exportaciones de la provincia descendieron otro 7%, al caer de los 146,8 millones de 2019 a 136,7 millones.

Curiosamente, en los primeros cinco meses del año las ventas al exterior de los fabricantes de la provincia han experimentado una buena evolución y han alcanzado los 53 millones de euros, lo que supera no solo las cifras de 2020, sino también las de 2019. Unos datos que muestran la recuperación que ha experimentado la demanda en buena parte de Europa y que podría truncarse con el aumento de precios que se prevé.

Sin capacidad para absorber los incrementos

La patronal CEV alerta de que las empresas no pueden asumir el alza de los suministros

Más allá de la situación del juguete, la subida de las materias primas y de los suministros ya se ha convertido en la principal preocupación para las empresas, como mostraba hace unos días un estudio realizado por la consultora Tactio. Una preocupación que comparte la patronal autonómica CEV, que recuerda que el Índice de Precios Industriales ha subido en el último año más de un 15%, según datos del INE. «Pese a que gran parte de estas subidas serán transitorias en el tiempo, lo cierto es que los precios siguen al alza y el momento no puede ser más inoportuno para la mayoría de las empresas», señalan desde la organización presidida por Salvador Navarro, desde donde añaden que «las secuelas financieras de la crisis -y el cumplimiento de contratos- chocan frontalmente con un traslado completo del aumento de costes a precios, y su asunción vía márgenes empresariales ya es insostenible». Dicho de otra forma, que existe el riesgo de que muchas empresas, tras haber resistido al envite del covid, acaben ahora entrando en pérdidas como consecuencia de estas alzas generalizadas en los costes que tienen que afrontar.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats