Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patronal y sindicatos recurren a la mediación del Consell para desbloquear el conflicto del metal

Los representantes de los trabajadores convocan una segunda jornada de huelga, con retenciones en la autovía por el corte en el acceso a Las Atalayas

19

Los piquetes se concentran en polígonos de Alicante e Ibi y en la sede de la patronal en la segunda jornada de huelga del metal Juani Ruz / M. V.

A grandes males, grandes remedios. Eso es lo que han debido pensar la patronal y los sindicatos, que se han acogido a la mediación de la Generalitat para intentar cerrar un acuerdo que termine con la conflictividad laboral en el metal provincial. De hecho, el conseller de Economía, Rafa Climent, ya presidió en la noche del lunes una reunión que estuvo cerca de fructificar, pero que finalmente no pudo evitar una nueva jornada de huelga en el sector, que de nuevo contó con protestas en polígonos de Ibi y Alicante, antes de finalizar con una discreta manifestación por la calles de la capital. Como ya sucedió en la anterior convocatoria, las estimaciones sobre el seguimiento del paro fueron abismales, dado que, mientras los sindicatos hablaban del 80%, los empresarios se quedaban en el 10%.

La de este martes fue la segunda jornada de huelga en el sector del metal, tras la que tuvo lugar el jueves de la semana pasada. A la cita se llegaba después de los intentos infructuosos de la patronal y los sindicatos por alcanzar un acuerdo sobre el incremento salarial, el último de ellos en una reunión celebrada en la víspera en València, la cual contó con la presencia de Rafa Climent. Pese a que finalmente no se pudo alcanzar un acuerdo, ambas partes elogiaron la intermediación del titular de Economía, en lo que supuso la apertura de un camino que se espera que pueda llegar a buen puerto en los próximos días.

Con estos antecedentes, el martes arrancó con la presencia de piquetes en los polígonos del Pla de la Vallonga y Las Atalayas, en Alicante, así como en el Alfaç, de Ibi. En el caso de Las Atalayas, y como consecuencia de que se cortó el acceso principal, se produjeron algunas retenciones en la autovía. En Ibi, asimismo, se quemaron neumáticos para impedir el paso por uno de los viales principales, aunque sin mayores consecuencias. 

También, cerca de un centenar de sindicalistas acudían a la Federación de Empresarios del Metal de la Provincia de Alicante (Fempa), en el polígono alicantino de Agua Amarga, donde no pudieron llegar hasta la misma sede, como era su intención, debido a la presencia de un fuerte dispositivo policial que lo impedía. Todo ello entre proclamas reivindicativas y el lanzamiento de petardos y bombas de humo de colores.

El despliegue reivindicativo concluía por la tarde, con una discreta manifestación a la que asistieron cerca de 200 personas, y que discurrió entre la estación de Renfe y la Plaza de la Muntanyeta. Los participantes portaban sendas pancartas en las que reclamaban un convenio digno y la defensa de la industria.

A la hora de las valoraciones, y como ya sucediera en la jornada de huelga del pasado jueves, los sindicatos y la patronal volvieron a exhibir diferencias mucho más que notables. Y es que mientras las centrales hablaban de éxito rotundo, para la patronal fue un «fracaso» el seguimiento de la protesta.

Más allá de eso, Miguel Ángel Cerdá, secretario de Industria de CC OO en las Comarcas Centrales, insistía a la hora de exigir una subida salarial que permita a los trabajadores «no perder poder adquisitivo ante la fuerte subida que está experimentando la inflación. En 2020 no hubo aumento y lo asumimos, pero ahora no nos vamos a quedar con los brazos cruzados».

En parecidos términos se expresó Pedro Santiago, secretario general de Industria en l’Alacantí, quien lamentaba no haber cerrado el acuerdo en la reunión con el conseller. Con todo, espera movimientos positivos en los próximos días, «dado que, en caso contrario, no nos quedará otra que seguir adelante con el calendario de movilizaciones».

Por último, el secretario general de Fempa, Luis Rodríguez, destacó que «la huelga, pese a que las actuaciones de los sindicatos han sido más tensas, ha tenido poca incidencia. En cualquier caso, lo que se impone ahora es explorar todas las posibilidades de cara a cerrar un acuerdo, sin que lo asuman todo las empresas».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats