Ventas

El plátano recupera la cuota de mercado previa a la erupción del volcán de La Palma

A pesar de las hectáreas destruidas, las cifras de producción se sitúan en ritmos récord en 2023

Lava del volcán Cumbre Vieja de La Palma, con invernaderos de plátano en primer plano, en una imagen de archivo.

Lava del volcán Cumbre Vieja de La Palma, con invernaderos de plátano en primer plano, en una imagen de archivo. / EP

Ramón Pérez

El mercado de plátano de Canarias cultivado en La Palma ha conseguido recuperar cifras anteriores a la erupción volcánica del Tajogaite, a pesar de la gran pérdida de terreno y al hecho de afrontar la resiembra en una superficie importante del Valle de Aridane. En total, fueron casi 300 las hectáreas que quedaron totalmente destruidas por las coladas del volcán, a las que se añadieron otras tantas que sufrieron la influencia de la caída de cenizas o las pérdidas de conducciones de riego.

Desde el punto de vista del mercado de exportación del plátano, la merma de producción causada por el volcán generó una grave caída de consumidores que, ante la falta de producto y los elevados precios, optaron por abandonar la ingesta de esta fruta. Esta circunstancia auguraba para 2023 un complicado retorno a los niveles anteriores a la erupción, ya que a esto se unía una fuerte disminución del consumo en los hogares de nuestro país (-12,2%).

En 2022, por primera vez en España, la banana de terceros países se situaba en niveles de venta similares a los de plátano canario, si bien no conseguía mantener un mercado en alza. Muchos consumidores optaron entonces por otros productos, y la venta total de plátano y banana caía en España un 9%, el mayor descenso experimentado en los últimos 10 años.

En lo que va de año se han comercializado 64 millones de kilos más que en 2022 y 11 millones sobre 2021

A este negativo punto de partida se vino a sumar, de forma constante durante este 2023, un nivel de producción a ritmo récord. A final del mes de agosto, la producción total de plátano en Canarias superaba la de 2022 en 75 millones de kilogramos y la de 2021, previa a la erupción, en 20 millones. Dándose, además, un repunte en el verano, cuando en el período de 10 semanas la producción alcanzó un volumen no visto de 13 millones de kilogramos, superior a la media histórica del sector. Un verano marcado por las elevadas temperaturas en Península, y al que se le ofrecían niveles de oferta muy superiores a los consumidos previamente.

Con todos estos elementos, el primer logro obtenido por las acciones del sector ha sido recuperar el crecimiento del mercado. A finales de agosto, el mercado del plátano y la banana de 2023 había crecido un 13%, lo que sin duda se ha conseguido gracias a haberse comercializado 64 millones de kilogramos de plátano de Canarias más que en 2022 y 11 millones más que en 2021. En total, 291 millones de kilos en las primeras 35 semanas del año.

En este sentido, los agricultores señalan que la producción se situó en niveles aún mayores, por lo que el sector ha tratado de recuperar en pocos meses mercados extranjeros suspendidos por la pérdida que provocó el volcán. En lo que va de 2023, las exportaciones a otros países superan los 5 millones de kilogramos.

Una tercera línea de actuación, excepcional, pero a la que se acogen todas las frutas que se producen España, son las medidas de gestión de crisis reconocidas por la Unión Europea para los productos agrícolas, y consistentes en la realización de donaciones gratuitas a bancos de alimentos, fabricación de compost o alimentación de ganado. En el caso del plátano, en lo que va de 2023, la medida de gestión se ha aplicado al 5% de la producción comercializable hasta el momento. Evidentemente, estas medidas están sujetas a un mecanismo de control por parte de la Consejería de Agricultura del Gobierno de Canarias, con la ejecución a cargo de técnicos profesionales de todas las organizaciones de productores de plátanos.

Por primera vez en España, la banana de terceros países logró niveles de venta similares al plátano

Las medidas de crisis evitan el endeudamiento inasumible para los productores que representan tanto los costes de empaquetado como la exportación de volúmenes cuya adquisición en el mercado no son cubiertos.

Asimismo, recalcan también que la disposición excepcional del plátano en la Ley de Cadena Alimentaria, reclamada de forma unánime por todas las organizaciones reconocidas legal y legítimamente del sector, y que le permite considerar precio medio anual de venta por encima del coste, ha sido positiva, pues el sector ha podido mantener altos volúmenes de exportación sin el riesgo de estar asumiendo sanciones millonarias por ello.

Competencia desleal

A lo largo de estas últimas semanas, la producción de plátano continúa siendo muy elevada, pero a esta circunstancia se une la competencia desleal de la banana con los precios más bajos de la Unión Europea como constante, ante la proximidad de festividades que reducen los días de mercado y modifican los hábitos de consumo, y costes con elevada producción al alza. Un combinado de condiciones complejo, pero al que el sector se seguirá enfrentando gracias a su estructuración y unidad de acción en organizaciones de productores y la Asociación de Organizaciones de Productores de Plátano de Canarias (Asprocan).