Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Suscribirse a un coche desde 200€ al mes

Foto de archivo de un coche

Eugenio, ingeniero madrileño residente en València, lleva desde mayo conduciendo un Fiat 500. El coche no es suyo y no tiene intención de comprarlo. Tampoco ha tenido que pagar una entrada ni se ha «casado» con una automovilística o un banco. Lo que ha hecho es contratar una suscripción, que le da derecho a utilizar el vehículo durante un tiempo determinado pagando un precio fijo al mes, y dejar de usarlo cuando no lo necesite.

«A los seis meses lo puedes cambiar por otro. Si se estropea te lo arreglan... Luego está el tema del dinero. Si sumas seguro, mantenimiento, impuestos y lo que se deprecia tu coche, sale más o menos igual. Así te ahorras un gran desembolso y, sobre todo, dolores de cabeza, que eso no se valora con dinero», asegura. Aunque sí hay un precio. En su caso, 3.000 euros al año (250 euros al mes), porque se acogió a una oferta de su banco. Si hubiera acudido directamente a la web de la empresa con la que tiene el contrato, Bipi, suscribirse al mismo coche le habría costado algo más: 269 euros al mes. Eso sí, las condiciones y las prestaciones son las mismas. Sin entrada, sin obligatoriedad de comprar el coche, sin variación en los costes, sin penalización por cancelación… «Los coches son cómodos y, en una ciudad como València, necesarios. Pero no es algo que me guste tener en propiedad», declara este ingeniero.

«Bajarse» sin multas

La permanencia es a priori la gran diferencia de esta modalidad con respecto a otros sistemas de no propiedad más extendidos. En la opción de renting, por ejemplo, el usuario firma un plazo mínimo que suele partir de uno o dos años, mientras que en la mayor parte de las fórmulas de suscripción existentes en España este plazo se limita al fin del mes en curso, que ya se habrá pagado.

En un mundo de netflixs, amazons y spotifys, la alternativa de suscripción en procesos 100% digitales está en auge. «Según la consultora McKinsey, ha experimentado un crecimiento anual de más del 100% en los últimos cinco años, y Frost & Sullivan prevé que los modelos de suscripción representarán alrededor del 10% de todas las ventas de automóviles para 2025», resume Hans Christ, CEO de Bipi. Fundada en 2018 en España, esta empresa fue una de las primeras en implantarse. Opera también en Francia e Italia y en agosto fue adquirida por RCI Bank, financiera de la alianza Renault-Nissan. Cuenta con más de 10.000 suscriptores desde su lanzamiento y subiendo. «Llevamos desde mayo de 2020 creciendo a un ritmo de un 200% mensual», afirma Christ. Bipi ofrece una flota de más de 50 modelos que van desde el citado Fiat hasta un Tesla (999 euros/mes), aunque el ticket medio se sitúa en los 350 euros. A cambio, aporta un seguro a todo riesgo (con franquicia) y se hace cargo del mantenimiento o los impuestos.

RCI Bank no es la única entidad financiera posicionada en el sector. Santander Consumer, la división especializada en financiación al consumo del grupo bancario, apostó en julio de 2020 por este modelo con Wabi, basado en un concepto de «colaboración mano a mano con el concesionario», explican fuentes de la compañía. Esta plataforma cuenta con una gama de más de 1.300 coches, que los propios concesionarios ponen a disposición del usuario como forma de «rentabilizar su stock». El usuario alquila mensualmente y, de media, se gasta entre 400 y 450 euros, siendo los compactos y SUV los segmentos más contratados.

Aseguran desde Wabi que «existe una demanda real de clientes que buscan disfrutar de un coche mes a mes y con la flexibilidad de cancelar si sus circunstancias cambian». Un interés que coexiste con el desconocimiento, por tratarse de un servicio relativamente nuevo, y que combaten con «una labor de descubrimiento».

En los últimos meses han surgido otros marketplaces multimarca como la startup Revel, fundada en 2020; Subscar, respaldada por el grupo Invicta Motor; Cardive, impulsada por B4 Motion (venture lab de Bergé Auto); o Leasys Carcloud, de Crédit Agricole Group y Stellantis. Además, gigantes de la movilidad de alquiler como Sixt o automovilísticas como Volvo y Hyundai se están posicionando en este mercado para adaptarse a los nuevos hábitos de los consumidores y, de paso, dar salida a sus vehículos.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats