Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un fin de año lleno de buenas noticias, en general, para las empresas alicantinas

Un fin de año lleno de buenas noticias, en general, para las empresas alicantinas

Pretender que alguien sea capaz de prever cómo será la economía en el futuro, aunque sea a un plazo visto muy corto, es de alguna manera semejante a sacar la bola de cristal y hacer augurios. Los propios economistas tienen entre sus principios que el éxito no consiste en acertar en sus previsiones, sino en explicar con toda clase de detalles por qué no se han cumplido. Bromas aparte, la Cámara de Comercio de Alicante se honra en tener un Gabinete de Estudios muy eficaz y profesional que maneja permanentemente cifras, encuestas a las empresas y un volumen enorme de información para realizar previsiones, con lo que suelen ser acertadas.

Un fin de año lleno de buenas noticias, en general, para las empresas alicantinas

Otra cosa es que alguna variable importante cambie y se desbarate el modelo, como sucedió en 2020 con el virus, pero en circunstancias normales de aquí a fin de año las perspectivas son francamente halagüeñas para las empresas en general, si bien algunos sectores, especialmente los relacionados con turismo y hostelería, vienen de una situación catastrófica y necesitarán tiempo para recuperarse. Se apunta, no obstante, a una expansión de la actividad hasta el final de 2021, en consonancia con la recuperación de las ramas productivas que hasta ahora se han visto más afectadas por las restricciones frente a la pandemia. Además, el mayor avance de la actividad mundial impulsará las exportaciones de bienes y servicios.

Las empresas alicantinas tienen tres problemas graves ahora mismo: el coste de la electricidad, el encarecimiento del transporte, especialmente el marítimo, y el de las materias primas. De cómo se solventen esas dificultades dependerá su crecimiento y la mejora de su cuenta de resultados, pero no dejan de ser limitaciones muy graves a nuestra competitividad.

El FMI prevé que los precios de las materias primas aumente a medida que se afiance la recuperación mundial. Los precios del petróleo aumentarán en cerca del 60%, por encima del bajo nivel que alcanzaron en 2020, mientras que los precios de las materias primas no petroleras subirán en alrededor de un 30% por encima de los niveles de 2020, debido a los aumentos significativos de los precios de los metales y los alimentos. Del coste de la electricidad en España, ¿qué quieren que les cuente si los récords negativos están todos los días en la prensa? Mientras que no se coja el toro por los cuernos y no baje la factura eléctrica de las empresas, estamos condenados a mantener un lastre en nuestra competitividad.

La información disponible apunta a un repunte de la actividad que se ha intensificado a partir del segundo trimestre del año, en consonancia con la evolución más favorable de la pandemia. La vacunación ha sido un factor fundamental para que se hiciera posible el levantamiento de las medidas de contención y somos muy afortunados porque España ha sido uno de los países donde mejor se ha organizado la vacunación de los ciudadanos y más porcentaje de población vacunada con las dos dosis existe.

La finalización del estado de alarma el pasado 9 de mayo permitió un aumento de los movimientos de personas, lo que ha incrementado el gasto turístico nacional. Los destinos tradicionales del turismo nacional del Mediterráneo están liderando el crecimiento del gasto de los visitantes españoles. Es sólo un dato, pero significativo: el pasado mes de julio el turismo nacional superaba los niveles de 2019 tanto en viajeros como en pernoctaciones en el conjunto de alojamientos de oferta reglada.

Sin embargo, existe un lunar en este análisis y es que el turismo extranjero presenta un balance desfavorable, especialmente en Benidorm. Los resultados de primer semestre de 2021 reflejan un importante descenso del número de turistas, respecto a 2019, por las restricciones a la movilidad, principalmente en el caso del principal emisor: el Reino Unido. El sector hotelero acumula el mayor impacto negativo (-92,8% respecto al primer semestre de 2019). Las cifras son estremecedoras si añadimos que el gasto total de los turistas extranjeros se redujo un 85%. ¿Se ha compensado esta caída con el visitante nacional? Pues, en parte, pero ni mucho menos en la totalidad por la dependencia del turismo británico en Benidorm.

Considero importante señalar que no todas las economías mundiales van a funcionar al mismo ritmo y aunque, en general, los principales organismos internacionales han mejorado sus proyecciones económicas para el año 2021, los expertos señalan que la divergencia entre los países es ahora mayor, debido a las diferencias en el ritmo de vacunación y las políticas de apoyo empresarial.

Es obvio que la recuperación de los mercados mundiales está siendo liderada por las economías avanzadas. Las últimas previsiones del FMI, publicadas el pasado mes de julio, apuntan a un crecimiento del PIB mayor del que se esperaba hace tres meses en algunos de nuestros principales mercados de exportación como EE UU, la zona euro y China.

Aunque se espera que el sector exterior contribuya de forma positiva al avance del PIB, la recuperación descansará principalmente sobre la demanda nacional. El consumo privado está mostrando un mayor dinamismo, tras el descenso del primer trimestre del año, al acusar el endurecimiento de las medidas para contener la pandemia a principios del año. El avance del consumo se verá favorecido por la recuperación progresiva del mercado de trabajo, y su impacto positivo sobre las rentas de los hogares.

El levantamiento de las medidas impuestas para el control de la pandemia hará que desaparezca el ahorro forzoso, mientras que el descenso de la incertidumbre sobre la situación sanitaria y económica favorecerá una reducción del ahorro por precaución, lo que supondrá un impulso adicional del consumo. Parte del ahorro acumulado también impulsará la inversión en vivienda que irá ganando pulso a medida que vaya aumentando la confianza y mejoren las expectativas de renta futura de los hogares.

Las perspectivas para el sector industrial son favorables, como muestra la evolución del índice de producción industrial. El aumento de la confianza, las importaciones de bienes de capital o la matriculación de vehículos de carga están detrás del mejor comportamiento de este sector que en el segundo trimestre de 2021 ya ha superado su nivel precrisis.

En cuanto al mercado de trabajo, que es nuestra gran preocupación, el número de afiliados a la Seguridad Social aumentaba en casi 30.000 trabajadores más que en el mismo mes de 2020. Si la comparación se realiza respecto a agosto de 2019, el número de afiliados supera en 6.287 el registro de dicho mes. El número de trabajadores afectados por expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) se ha reducido en cerca de 22.000 en los últimos doce meses.

No hay que lanzar las campanas al vuelo. El virus no se ha olvidado de nosotros y cualquier pequeño repunte puede tirar por tierra todo lo logrado en estos meses de tanto sufrimiento, pero soy moderadamente optimista de cara al futuro, porque las empresas están saliendo de esta situación con nuevos bríos, mejor uso de la tecnología y una competitividad mejorada y, aunque queda mucho por hacer, creo sinceramente que hemos pasado ya lo peor.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats