30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las recetas de Albacar y Pelegrín para lograr la permanencia

Los dos ex capitanes del Elche consideran clave la unión de la plantilla y el convencimiento de que es posible conseguir el objetivo

Edu Albacar, con Escribá detrás, durante su etapa con el Elche en Primera.

Edu Albacar, con Escribá detrás, durante su etapa con el Elche en Primera. ANTONIO AMORÓS

Las voces de la experiencia. Edu Albacar y Sergio Pelegrín fueron, junto a Mantecón, actual miembro de la comisión deportiva, a Generelo, actual segundo entrenador, y a Coro, los capitanes del Elche en las temporadas del anterior ascenso a Primera y en las campañas 2013-2014 y 2014-2015 en las que el conjunto franjiverde también pasó por una situación similar a la actual y terminó consiguiendo la permanencia en Primera División.

Su experiencia les permite dar algunas recetas y consejos para enderezar la mala racha actual del Elche. Además, tanto Albacar como Pelegrín también coincidieron con Fran Escribá en el banquillo. A pesar del revulsivo que ha significado la llegada del nuevo técnico, ambos consideran a los jugadores y la unión y el convencimiento del vestuario como «claves» para poder lograr la permanencia, incluso por encima del entrenador.

Edu Albacar reside actualmente en su localidad natal de Sant Jaume d’Enveja (Tarragona) y ejerce las funciones de director y entrenador del Fútbol Formatiu Terres de l’Ebre ( FFTTEE ), club que fundó y en el que trabaja con la cantera. El exlateral izquierdo recuerda que «la clave en nuestra época fue una cena que hicimos los jugadores solos y que resultó muy productiva y decisiva. Además de hacer piña, en los postres nos juntamos y abiertamente, mirándonos a la cara, cada uno dio su opinión de la situación. Había algunos tímidos como Pasalic, que apenas hablaba, pero todos participamos y cada uno defendió sus ideas con respeto a los demás. Esa cena nos permitió salir más reforzados y, gracias a esa unión, el equipo se levantó, cambió la situación y conseguimos salvarnos».

Albacar señala que «ese año, en diciembre estábamos también entre los últimos clasificados. Incluso se habló de la destitución del míster. Pagamos los platos ratos, porque, al igual que esta temporada, éramos novatos en la categoría. Pero, a raíz de esa cena, sacamos la casta y el orgullo y logramos la permanencia». Sobre el regreso de Escribá, indica que «si los jugadores hacen y creen en la idea, la figura del entrenador es una opción para cambiar la situación. Pero los futbolistas son los que salen al campo y los resultados son los que marcan, para lo bueno o lo malo».

Sergio Pelegrín, en un partido con el Elche en la máxima categoría. ANTONIO AMORÓS

El exfutbolista catalán también pide a los jugadores que no den por perdidos los difíciles partidos que tienen ahora contra el Sevilla y el Real Madrid. «Lógicamente, hay más opciones de ganarle al Eibar que al Barça, el Madrid o el Sevilla. Pero si sales con la idea de perder, no tienes nada que hacer. Somos el Elche y estamos acostumbrados a sufrir. Empatamos contra el Madrid y con ese punto no contaba nadie. En nuestra época, empatamos con el Sevilla y el Barcelona y le ganamos al Valencia, que no era el de ahora. Focalizar todo en los puntos contra los de abajo y los rivales directos creo que es un error. Quizás yo soy demasiado valiente, pero si lanzas el mensaje de que hay que ganar los partidos de nuestra Liga ya estás reconociendo que los otros rivales son invencibles y no sales al 100%».

Sergio Pelegrín , que disfruta de un año sabático, en su domicilio de Alicante, tras pasar por el banquillo del filial, se pronuncia en unos términos similares a los de Albacar. «La clave para salir es el grupo. Nosotros nos unimos mucho, creímos y, a base de confiar, cuando poca gente creía, lo conseguimos. El entrenador es una parte importante, pero un grupo unido y convencido es más fácil que entienda las directrices que marca el técnico. Lo más importante es que la plantilla se convenza de que es posible».

El excentral del Elche considera que la llegada de Escribá ha significado un revulsivo y que «se tenía que haber producido antes, porque desde hace tiempo el equipo tiene malos síntomas. Cambiar ahora, tan tarde, puede ser un lastre, no solo a nivel de resultados, sino en otros aspectos como el físico. Esperemos que a final de temporada no nos acordemos de no haber llevado a cabo el relevo antes»

En cuanto al difícil calendario que tiene por delante el conjunto ilicitano, Pelegrín recomienda no asustarse porque « aunque, a priori, el calendario no es muy prometedor, todos los equipos de abajo, tarde o temprano, también tienen que enfrentarse a los de arriba. Ahora hay que superar este tramo de Liga frente a rivales difíciles. En nuestra época fuimos capaces de sacar puntos frente al Barcelona, Sevilla y Valencia. Y lo hicimos porque competimos con fe y convencidos de poder sacar algún punto. Lo importante es no salir muy perjudicados. Los últimos encuentros van a ser los importantes y decisivos y si te quitas ahora a los grandes, luego llegarán Huesca, Alavés, Valladolid..., que son tus partidos», concluye el ex capitán franjiverde.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats