30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Escribá apenas mejora los números de Almirón

El técnico valenciano ha sumado menos de un punto por partido tras dos victorias, tres empates y seis derrotas en los once partidos que lleva

Fran Escribá protesta una jugada durante el partido del miércoles frente al Valladolid.  | ANTONIO AMORÓS

Fran Escribá protesta una jugada durante el partido del miércoles frente al Valladolid. | ANTONIO AMORÓS

Fran Escribá no está terminando de ser el revulsivo que necesitaba el Elche para salir de los puestos de descenso. Los números del técnico valenciano apenas superan los de el anterior entrenador, Jorge Almirón, y tras once partidos en el banquillo franjiverde mantiene al conjunto ilicitano penúltimo en la clasificación, al igual que estaba cuando se marchó el preparador argentino.

Escribá ha visto empeoradas sus estadísticas después de los tres últimos partidos (Huesca, Osasuna y Valladolid), en los que solo ha podido sumar un punto de nueve posibles, lo que ha llevado, de nuevo, al Elche a los puestos de descenso.

El técnico valenciano no consigue superar la media de un punto por encuentro y acumula dos victorias, tres empates y seis derrotas, logrando nueve puntos de 33 posibles, lo que significa un 27% de los disputados.

Almirón se quedó en un 26%, con 18 puntos en 23 jornadas tras tres victorias, nueve empates y once derrotas.

Tanto los números del valenciano como del argentino son de descenso, por lo que Fran Escribá deberá mejorar sus registros en los seis partidos que restan para finalizar la Liga si quiere cumplir su objetivo de mantener al Elche en Primera División.

Imagen distinta

A pesar de presentar estadísticas similares, lo que ha mejorado el actual preparador franjiverde con respecto a su antecesor es la imagen del equipo, aunque, al igual que con Almirón, las sensaciones están yendo de más a menos.

Con el argentino, el conjunto ilicitano también comenzó como un equipo sólido a nivel defensivo que trasmitía cosas esperanzadoras, pero que se fue diluyendo con el paso de las jornadas hasta convertirse en un conjunto hundido, como reconocieron los propios jugadores tras el partido del Celta, que fue el último de Jorge Almirón.

Escribá recuperó el orden y el equilibrio en sus primeros envites en el banquillo. Incluso fue capaz de plantar cara a los grandes como el Barcelona, el Real Madrid, incluso de ganarle al Sevilla.

La mejoría fue evidente, principalmente, a nivel defensivo, como reconocieron también los propios entrenadores rivales.

Sin embargo, con Almirón, el Elche no perdió ningún encuentro ante rivales directos, venció en Eibar y Vitoria ante el Alavés y fue capaz de empatar con el Huesca, aún siendo superiores los oscenses; y con el Valladolid, dejando escapar una ventaja de 0-2 de forma incomprensible.

El actual entrenador comenzó muy bien venciendo un partido crucial al Eibar, pero en los últimos enfrentamientos ante equipos de «su» Liga no ha dado la talla. Perdió de forma justa en Huesca y en Pamplona contra Osasuna y el miércoles dejó, al igual que le pasó a su antecesor en Zorrilla, dejó escapar una victoria que tenía en la mano después de un buen primer tiempo, como ocurrió en la primera vuelta.

La cuatro puntos perdidos en los últimos minutos en los dos partidos frente al Valladolid podrían ser determinantes al final de temporada.

Críticas a los cambios

Fran Escribá comenzó con el apoyo unánime de la afición, pero en los últimos partidos ha recibido críticas, principalmente por el cambio de la portería y quitar a Edgar Badia, a pesar de que Paulo Gazzaniga ha hecho dos buenos partidos; por reservar a demasiados jugadores en Pamplona contra Osasuna y, sobre todo, por realizar cambios defensivos en el choque del pasado miércoles, aunque el empate del Valladolid llegó en una jugada de mala fortuna.

La confianza en el técnico valenciano ha bajado en las últimas semanas, pero tiene todavía margen porque, a pesar de la mala situación clasificatoria, el Elche cuenta todavía con posibilidades reales de conseguir la permanencia y si el sábado es capaz de vencer al Levante y también lo hace en el duelo directo contra el Alavés, los franjiverdes tendrán muchas opciones de salvarse y seguir en Primera División. Escribá es consciente de ello y, por eso, quiere mandar a los seguidores un mensaje de optimismo y positivismo de cara a la recta final del campeonato.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats