Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tres millones de razones para ganar

El Elche despide la temporada con un trámite en lo deportivo frente al Getafe, pero con la opción de aumentar sus ingresos según la clasificación

Plantilla, cuerpo técnico y trabajadores del Elche posan juntos tras el entrenamiento. SONIA ARCOS

Puede parecer que Elche y Getafe no se juegan absolutamente nada en esta última jornada de Liga, a la que ambos llegan con el objetivo de la permanencia ya asegurado. Lo hacen, además, tras sendas magníficas reacciones a situaciones adversas. Franjiverdes y azulones son dos ejemplos perfectos de equipos que enderezaron su rumbo tras cambios en los banquillos. Llegaron Francisco y Quique Flores para suplir a Fran Escribá y Míchel. Lo que pintaba a drama ha terminado en comedia romántica, con las dos escuadras enamorando a sus aficiones

Ilicitanos y getafenses podrían plantear este partido desde la hamaca, con un cocktail bien frío y la mente puesta en los destinos vacacionales que cada futbolista vaya a elegir para el próximo mes de sus vidas, en los que tendrán derecho a sus vacaciones. Sin embargo, la realidad indica una situación bien distinta. Y no solo por la honra profesional que se le debe suponer a todo deportista hasta el último minuto de su competición. Bien sabe de eso el Elche, que tuvo un ejemplo bárbaro hace no demasiado en el Deportivo de la Coruña. Las vacaciones empiezan el lunes.

Y lo hacen, sobre todo, por el dinero. Tampoco es cuestión de engañarse. Una de las mejoras de LaLiga en los últimos tiempos ha sido el premio no solo a la permanencia sino a la posición final en la tabla al concluir el torneo. De este modo ya no da lo mismo quedar octavo que decimoséptimo. Sin ir más lejos, el Elche se juega más de tres millones de euros en el partido de esta tarde. No está mal para la apariencia de trámite que tiene el duelo contra el conjunto azulón.

Con el suculento fijo asegurado por competir en Primera (este curso ha sido de algo más de 36 millones de euros) ahora toca repartirse el «pico» del variable según la posición. En el mejor de los casos, los franjiverdes podrían acabar duodécimos, por lo que se embolsarían 8 millones de euros de extra. En el peor de los casos terminarían decimosextos, por lo que el ingreso sería de 4,5 millones. Tres «kilos» y medio de diferencia. No es fácil facturar esa cantidad, pensará alguno.

Ese bonus no solo interesa al club, también a futbolistas y técnicos, que tienen primas negociadas según la cantidad a percibir sea mayor o menor. En la misma tesitura estará el Getafe. Ahora mismo los dos equipos están empatados a puntos, con los madrileños por delante, pero en cuanto Cuadra Fernández indique el inicio del partido las posiciones variarán, ya que en el partido de la primera vuelta ganaron los franjiverdes (0-1, gol de Lucas Pérez).

Dejando a un lado el capitalismo y volviendo a la esencia más pura del deporte, el honor competitivo, el conjunto dirigido por Francisco acude a su última «batalla» del curso con hambre por despedirse con las mejores sensaciones posibles. En primer lugar por brindar una última victoria a su afición y no acabar la temporada con una mala racha de cinco jornadas sin ganar. Y en segundo lugar porque los ilicitanos tienen la opción de alcanzar el récord de puntos en la máxima categoría de la historia de la entidad. Se han estancado en 39, pero siguen a tiro los 41 de la 2014/15. Eso sí, el récord tiene truco, ya que el máximo de victorias en una misma Liga (14, 1964/65) queda bastante lejos. Tiempos en lo que ganar valía dos puntos y no tres como ocurre ahora.

Para este día de despedida no estarán disponibles ni el capitán Gonzalo Verdú ni dos de los franjiverdes que más «novias» van a tener durante el verano, Mojica y Boyé. Todos ellos, lesionados. Marcone está sancionado. Kiko Casilla defenderá la portería y, a partir de ahí, se abren bastantes incógnitas, ya que algunos futbolistas llevan entre algodones unas semanas. Francisco no forzará a nadie, ni lesionados ni posibles sancionados.

No todos los jugadores que salten esta tarde al Martínez Valero, bajo un sofocante calor más propio de agosto que de mayo, volverán a lucir la franja verde. El partido será especialmente emotivo para quienes disputen sus últimos minutos con el Elche. Entre ellos destacan el ya mencionado Casilla o Pastore, que incluso podría ser titular. Otros como Omar Mascarell, que acaba contrato, harán las maletas con las puertas abiertas de par en par para regresar en el mes de julio, si lo desean.

Así dice adiós el Elche a una temporada que apuntaba a drama y termina con el principal aliciente de ganar para acabar lo más arriba posible y así aumentar de manera notable los ingresos. 

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats