30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El calzado fija objetivos en Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay

Las empresas se van a beneficiar de una eliminación progresiva de los aranceles, que ahora llegan hasta el 35%. El sector facturó 3,5 millones de euros en los países del Mercosur, la mayoría en zapato de piel

Una empresa de calzado expone sus productos en la última feria de Madrid.

Una empresa de calzado expone sus productos en la última feria de Madrid. Antonio Amorós

El sector del calzado puede ser uno de los beneficiados una vez que se ponga en marcha la eliminación progresiva de los aranceles en los países de Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay, que forman el conocido como Mercosur. La Federación de Industrias del Calzado Español (FICE) ha puesto el acento en el efecto positivo que va a tener para el sector el acuerdo de libre comercio alcanzado entre estos países y la Unión Europea, después de veinte años de negociaciones, y que se va a traducir en una eliminación de aranceles que están ahora mismo entre el 20% y el 35%. Desde la patronal zapatera destacaron que «este acuerdo de libre comercio, crea un nuevo marco comercial entre las dos áreas económicas que de forma conjunta suman más de 780 millones de habitantes», por lo que se considera un buen momento para poner en marcha estrategias que aumenten el volumen de negocio que las firmas de calzado español facturan en estos países.

La Federación de Industrias del Calzado Español apuntó que «la UE es el primer socio importante en lograr un pacto comercial con Mercosur, y el acuerdo representa un claro compromiso de ambas regiones con el comercio internacional, y dará a las empresas europeas una importante ventaja en un mercado que tiene un enorme potencial económico».

Además, desde la patronal, que preside José Monzonís, destacaron que el acuerdo tiene altos estándares en asuntos como la protección del consumidor, normas ambientales, derechos laborales y protección ambiental, ya que también incluye la implementación del Acuerdo del Clima de París.

Según explicó el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, el acuerdo alcanzado a nivel europeo se traducirá en un ahorro anual de más de 4.000 millones de euros, con lo que «esto lo convierte en el mayor acuerdo comercial que la UE haya celebrado», y desde el sector zapatero se hace especial hincapié en que se debe de aprovechar el nuevo escenario internacional para fijar estrategias comerciales.

Según las estimaciones realizadas por la Federación de Industrias del Calzado Español, los zapatos españoles se verán potencialmente beneficiados por este acuerdo comercial, ya que los altos aranceles a los que ahora se hacen frente para acceder a Mercosur (entre el 20% y el 35%) se verán reducidos hasta su desaparición. No obstante, desde la patronal apuntaron que en la actualidad, quizás por los altos aranceles, este mercado no representan un volumen importante pues en 2018 solo ascendieron a unos 3,5 millones de euros, de los que algo más de la mitad, unos 1,9 millones, se corresponden con calzado de piel.

En cuanto a la importación, los aranceles actuales desde Mercosur se sitúan entre el 3,5% y el 17% con una media del entorno del 8%. Para FICE, «su eliminación no debería tener una fuerte repercusión en el mercado interior europeo». Las importaciones totales de calzado hacia España se situaron en unos 7 millones de euros en este último ejercicio 2018, siendo Brasil quien copa más del 95% de las mismas. De esas cifras, tan sólo 1 millón se correspondió con calzado de piel.

A tener en cuenta

Los detalles del acuerdo sobre calendarios, reglas de origen y otras clausulas generales de aplicación del tratado no se han publicado todavía. En cualquier caso, para FICE existen otros aspectos que pueden seguir influyendo en los futuros flujos comerciales de calzado entre ambos bloques. Entre ellos, los propios tipos de cambio entre divisas, y en el largo plazo serán fundamentales las mejoras en marca, productos, productividad e inversión tecnológica.

Rusia retrasa a marzo de 2020 el nuevo etiquetado

La iniciativa pretende evitar que se introduzca producto ilegal en el mercado con un código digital bidimensional

La Federación Rusa ha dado un respiro al sector zapatero español retrasando la entrada en vigor del nuevo sistema de etiquetado digital, que ahora va a ser obligatorio para el calzado a partir de marzo de 2020.

La medida se puso en funcionamiento, según informó la Federación de Industrias del Calzado Español (FICE), «a comienzos de 2019 con un proyecto piloto», y consiste en la aplicación de un código digital bidimensional en formato Data Matrix, que permitirá la trazabilidad de cada par de zapatos, desde su producción hasta la salida del producto al mercado. El sistema registra la transmisión de bienes de un propietario a otro en cada etapa de la cadena logística, evitando la introducción ilegal de calzado en el mercado.

En un principio estaba previso que este nuevo sistema de etiquetado entrase en funcionamiento el el 1 de julio pero «debido a la dificultad aplicativa del sistema, la Federación Rusa ha decidido aplazar la entrada en vigor de este nuevo sistema de etiquetado, que ahora se ha fijado en el 1 de marzo de 2020», indicaron desde la patronal.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats