Bañistas han criticado esta mañana que en la playa del Carabassí de Elche estuvieran trabajando dos palas excavadoras a pocos metros de las personas que han decidido hoy acudir al litoral a bañarse o tomar el sol.

Muchos de los asistentes no daban crédito, puesto que en cualquier despiste de algunas de las partes podría desencadenarse algún problema o accidente.

El caso es que cerca de las personas que están tomando el sol, paseando o jugando en la playa, palas excavadoras trataban de ordenar la zona, trabajos que se han incrementando en los últimos días para tratar de dar normalidad a la costa ilicitana lo antes posible, sobre todo de cara a los próximos días.

Bañistas esquivando máquinas en la playa del Carabassí de Elche

Lo cierto es que los que llegaban a la playa no solo tenían que esquivar a los vehículos, sino también varias zonas acotadas por mallas, tubos y pasarelas pendientes de colocar.

Y es que las playas de Elche también están a la espera de numerosos actuaciones y arreglos, destrozos muchos ellos generados por la DANA en septiembre de 2019, pero sobre todo por el temporal Gloria a finales de enero pasado. Estas intervenciones no las tiene que acometer solo el Ayuntamiento (pasarelas sobre la arena y limpieza, por ejemplo), sino también la Generalitat Valenciana (lavapiés) y Costas del Gobierno Central (pasarelas elevadas en Arenales del Sol).

Lavapiés por culminar (están acotados a falta de rematarlos), pasarelas por colocar, conducciones a la vista, boyas marítimas de balizamiento sin lanzar al agua, accesos de madera por reparar, muretes de propiedades privadas vencidos (que deberán asumir los vecinos), pintadas, firmes caídos, arenas por redistribuir aún, poda de cañaverales que dificultan el paso hacia la playa, suciedad en algunos puntos, etcétera, son solo algunos de los problemas o carencias que señalan los vecinos de La Marina, El Altet, Arenales del Sol o El Pinet y no ahora, sino desde hace meses, incluso desde antes del estado de alarma.

El edil de Turismo, Carles Molina, matiza y aclara varias cosas. Los lavapiés los está culminando el Consell entre esta semana y la que viene; las pasarelas a pie de playa se instalarán cuando se ultime el plan de contingencia que está terminado el Consistorio y que ordenará cómo será el acceso a los 9 kilómetros de playas ilicitanas, algo que llegará a finales de este mes, como también el servicio de salvamento y socorrismo. Y Costas en principio debe tener casi todas las paralelas elevadas a punto para los primeros días de julio.

El edil, que ha recibido las críticas de PP y Cs estos días pese a informarles de todo esto directamente, ha recordado que la temporada de baño siempre empieza el 15 de junio, pero que en ocasiones, como el pasado año, la contrata ofreció, por el mismo precio, adelantar en 15 días el servicio, de ahí que los vigilantes de la playa ya estuvieran el pasado 1 de junio.

"Las playas no están cerradas, el acceso a la arena y a la zona de baño es posible desde el 1 de junio bajo responsabilidad de los usuarios al no haberse iniciado la temporada de baño. En breve se publicará el Plan de Contingencia que regulará el aforo, acceso y rotación durante la temporada estival. Fuera de este, la actividad en la playa se regirá por la ordenanza municipal y la normativa de referencia", aclaran desde la Policía Local de Elche, que doblará la vigilancia en el litoral este verano por tierra, mar y aire.