Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa María, una obra pendiente

El consejo rector de la basílica elabora el plan director que presentará a la Conselleria de Cultura para que se acometa la restauración en un plazo de tres años. El templo lleva más de una década esperando el arreglo de sus exteriores

La última gran restauración en Santa María se hizo en 2008 y su consejo rector prepara un plan director que acabará, entre otras acciones, con las redes que afean su imagen.

La última gran restauración en Santa María se hizo en 2008 y su consejo rector prepara un plan director que acabará, entre otras acciones, con las redes que afean su imagen.

La casa del Misteri d’Elx lleva más de una década reclamando soluciones a las múltiples deficiencias que presenta el templo y que afean su imagen exterior. Ahora se abre una puerta de esperanza para la basílica de Santa María, ya que su consejo rector, con el párroco Ángel Bonavía a la cabeza, está elaborando el plan director que presentará a la Conselleria de Cultura para que dé luz verde a la financiación necesaria para acometer, en un plazo de tres años, la restauración que necesita el templo y que pondrá fin a problemas como las grietas en su fachada, las redes que cuelgan de ella, las esquinas deterioradas y el desprendimiento de cascotes o que permitirá restaurar la zona de acceso al museo, una de las que más daños presenta.

Al tener la catalogación de Bien de Interés Cultural, la Generalitat exige a Santa María la presentación de un plan director para poder acometer cualquier restauración de la basílica, salvo intervenciones que requieren de una actuación urgente porque puedan suponer un riesgo, como la de la base del pararrayos, situada a 40 metros de altura, de muy difícil acceso y que se había deteriorado. «Hay intervenciones que hemos tenido que hacer urgentemente pero, para todo lo demás, necesitamos el plan director en el que trabajamos actualmente», explica el párroco Bonavía.

Una de las personas más implicadas en la elaboración del plan director que se presentará a la Generalitat es Antonio Serrano Brú. El arquitecto conservador de Santa María ha elaborado un informe en el que se señala que es necesaria una inversión superior al millón de euros para acometer la reforma que necesita la basílica para gozar de un excelente estado de conservación. En el informe se detallan las actuaciones pendientes, como son las intervenciones en cornisas, pináculos y antepechos o en las portadas de San Juan, del Santísimo y del Órgano, que han tenido que ser protegidas con redes para prevenir la caída de cascotes a la vía pública. Al margen de Cultura, el Ayuntamiento de Elche también está al corriente del estudio elaborado por el arquitecto, ya que es la institución encargada de conceder las licencias de obra.

Los accesos al Museo de la Virgen de la Asunción son una de las zonas que más deterioradas están en la basílica. | MATÍAS SEGARRA

Marco jurídico

«No podemos ni cambiar un cuadro sin el permiso de la Generalitat», lamenta un Bonavía que espera que las subvenciones lleguen pronto y se pueda acometer la restauración en un plazo máximo de tres años, a la vez que abre la puerta a las aportaciones de mecenas privados. «El plan director es el marco jurídico que aglutinará todas las intervenciones que se harán en el edificio. Sin su aprobación no se podrá actuar en el edificio salvo medidas cautelares», sostiene Serrano Brú, quien, desde 1973, ha elaborado una decena de proyectos vinculados a la restauración del templo ilicitano.

Hace ya más de una década de la ejecución del último gran trabajo de restauración en Santa María, vinculado a la portada del Sol y con una inversión de 100.000 euros que sufragaron la conselleria y la Fundación Manuel Peláez. Desde entonces el arquitecto conservador trabaja en otros proyectos de restauración de la basílica, sobre todo en el de la portada del Santísimo, que da acceso al Museo de la Virgen de la Asunción, una de las zonas que más necesita una intervención.

Pero el templo cuenta al menos con más de media docena de puntos en los que hay que actuar para su conservación. Por ejemplo, la Capilla de la Comunión presenta muchos desperfectos en las cornisas y pináculos por las lluvias que van erosionando la piedra de arenisca con la que se construyó Santa María. Otros asuntos que siguen pendientes son los de la restauración de las portadas de San Juan, en la parte sur del edificio, y del Órgano. Los informes también reflejan que es necesaria la conservación de las vidrieras artísticas de la Capilla de la Comunión, que están muy deterioradas, así como del terrado de la nave y del archivo. Acabar con las humedades es otra de las tareas que siguen pendientes.

Grietas y otros desperfectos que presenta el exterior del templo ilicitano, casa de las representaciones del Misteri d’Ex. | MATÍAS SEGARRA

Crisis económica

«El plan director no deja de ser un documento. A mí lo que me interesa es que se pueda terminar la obra y que el exterior de Santa María quede bien restaurado. El mantenimiento es extenso y caro», manifiesta Serrano Brú. «Son malos tiempos para rascarse el bolsillo», intercede Bonavía en alusión a la pandemia. Una intervención como la que requiere la basílica tampoco se libra de sufrir las consecuencias derivadas de la crisis sanitaria, económica y social que afecta este año a la humanidad y su párroco es consciente de que lograr la financiación que necesita la obra será más difícil, si cabe, en un contexto tan complicado con el actual.

«El plan director requiere de mucha documentación», asegura el arquitecto conservador, quien también espera que la redacción del proyecto salga a concurso público antes de que finalice este año para que se presenten profesionales. «Puede pasar un año para que se conozca el ganador del concurso y, a partir de ahí, habría un plazo de otros doce meses para la redacción del proyecto. Siendo optimistas, podemos pensar que estaría listo a mediados de 2022», argumenta Serrano Brú. A estos plazos habría que sumar otros tres meses para que la comisión técnica detecte posibles defectos a subsanar, que ya llevarían los tiempos prácticamente a 2023, es decir los tres años vista que se marca el consejo rector de Santa María para que Cultura pueda financiar una necesaria restauración que se viene reclamando en Elche desde hace una década.

«Es importante que no elaboremos el plan director con prisa y que nos tomemos el tiempo necesario. Tenemos que afinar mucho y dar los pasos correctos. Aunque sean despacio, deben ser seguros. No podemos correr el riesgo de que nos echen para atrás la propuesta en València o, en una instancia superior, en Madrid», resuelve el párroco Bonavía.

El templo que acoge las representaciones del Misteri d’Elx también ha sido motivo de polémica entre instituciones, principalmente entre la Iglesia y el Consell, por la falta de consenso sobre quién se ocupa de acometer su restauración, algo que juega en contra de su degradación.

Santa María, una obra pendiente

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats