Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EDUCACIÓN José Ignacio Llop Técnico de Educación en Elche durante 41 años

«La pandemia ha puesto de manifiesto la falta de alfabetización digital que tiene Elche»

José Ignacio Llop en el centro de Elche, momentos antes de realizar la entrevista.

¿Cuál es su radiografía actual de la educación en Elche?

Estamos en una situación buena. Se están utilizando muchos recursos y profesionales. Las administraciones autonómicas y locales tienen claro qué quieren para la educación en Elche. Este enfoque es realista y positivo. Pocas veces hemos estado en un momento así de bueno. Desde que empecé hasta ahora ha habido muchos cambios legislativos, por lo menos seis leyes orgánicas. También han cambiado las infraestructuras, teníamos cuatro o cinco institutos y ahora hay 16. La estructura de los colegios era la de la EGB y empezamos a incorporar a los preescolares.

¿Qué es lo que más ha cambiado desde que empezó hasta el momento de su jubilación?

Cuando empecé en los ochenta no se utilizaban los barracones y el Ayuntamiento lo que hacía era alquilar locales para escolarizar a los preescolares. Ahora la situación en colegios e institutos es distinta. Estamos en buen momento por el empuje que está dando el Plan Edificant. El profesorado actual está más formado y preparado que el de entonces. En cuanto a las familias, vivimos en una sociedad convulsa que hace que se demande una educación de calidad a la vez que la exigencia no tiene límites ni distingue dónde está el profesional.

¿Cuáles son las mayores urgencias en educación de Elche?

La mayor necesidad está en el aprendizaje de las TIC. Muchas familias carecen de recursos y habilidades suficientes. El proceso que estamos pasando con la pandemia ha puesto de manifiesto la falta de alfabetización digital que tiene Elche. Hay que dar un empuje con los adultos y personas mayores. A finales de los setenta y principios de los ochenta se hicieron campañas de alfabetización. Ahora se deberían repetir para las cuestiones digitales.

El IES Periodista Vicente Verdú está a punto de acoger a sus primeros estudiantes. ¿Qué va a aportar este nuevo instituto?

A partir de enero recibirá a los estudiantes y aportará mucho a la ciudad. En primer lugar, un impulso a la Formación Profesional, al permitir que La Torreta se convierta en centro de referencia de la FP, algo muy importante para Elche y la comarca. Los jóvenes de El Pla podrán escolarizarse más cerca de sus casas. Facilitará la adscripción de centros y la reordenación del entramado educativo. El Vicente Verdú era el famoso instituto número 11 de Elche y ahora tenemos 16, por lo que ha visto pasar a muchos por delante. En definitiva, tiene que aportar un vuelco muy importante tanto a la FP como a la escolarización en ESO y Bachillerato.

¿Qué hecho durante sus cuatro décadas profesionales calificaría como revolucionario?

La implementación de la LOGSE produjo una revolución muy grande en el sistema académico. Se amplió la edad de escolarización obligatoria y se modificó el concepto de instituto. Esto obligó a reajustar muchos centros. En los años ochenta y noventa necesitábamos un colegio nuevo al año. Se crearon muchos: el Ausiàs March, el San Crispín, el Joanot Martorell, el Festa d’Elx... A principios de este siglo, era al revés, había que cerrar uno al año por el descenso de la natalidad. Luego la llegada de inmigración volvió a cambiar esta tendencia.

Uno de los grandes problemas en la última década ha sido el de los barracones...

Los barracones los empezó a generar la Conselleria porque iba por detrás de la realidad social. No es posible que en las zonas de expansión de la ciudad lleguen antes los supermercados que los colegios. Los ayuntamientos cedían los espacios para la educación en los planes urbanísticos pero siempre se iba por detrás. Y lo que se hacía era compensar con los barracones. Eliminarlos supone aportar mayor calidad educativa y planificar de cara al futuro. Quitarlos es dejar de poner parches temporales y dar respuestas a largo plazo.

¿Cómo ha afectado la pandemia en colegios e institutos?

A nivel sanitario, la respuesta de los centros educativos ha sido muy buena. Los profesores se han implicado mucho con esta cuestión. Lo que sí ha descubierto la pandemia son las carencias de medios y materiales.

¿Cuál es su visión sobre la nueva Ley de Educación que está preparando el Gobierno?

Hasta que no la tengamos encima de la mesa, hablaremos por hablar. Se está criticando mucho el trato que se le va a dar a la educación especial. Algún sector político dice que se va a dejar desatendida y yo pienso que es al revés. En Elche hemos sido pioneros en inclusión educativa, en abrir aulas específicas para atender a los niños con necesidades en los centros ordinarios. Eso es lo que pretende la nueva normativa. Sobre lo que se habla de los suspensos, hay que decir que las repeticiones de curso han fracasado en nuestro país.

¿Por qué cree que ha fallado este sistema de repeticiones?

Porque cuando un alumno se veía en esa situación, se dejaba llevar. Y, al repetir curso, tienen la sensación de que ya se saben la lección, porque les suenan los conceptos. Hay que encontrar nuevas fórmulas educativas que permitan eliminar ese fracaso escolar y que los estudiantes estén motivados para el aprendizaje. Hasta los 14 años se llevan controles del absentismo. A partir de ahí, se produce una gran pérdida de alumnos que a los 20 años hay que intentar recuperar con planes específicos de empleo. A eso se le intenta dar respuesta con la FP Básica pero hacen falta más recursos para engancharlos.

¿Cómo valora el «boom» que se vive con la FP estos años?

Antes, en lo que se conocía como FP 1 y 2, alguien venía a Elche y preguntaba por la oferta que había y encontraba electrónica, electricidad o peluquería. Se iba a la otra punta de España y la oferta era la misma. Lo mejor que se ha hecho es la implicación con cada comarca. La calidad es mayor y está provocando un traslado de universitarios hacia la FP Superior. Este tipo de formación es clave para el desarrollo educativo, económico y social del país. A ello le deben seguir salarios dignos en los puestos de trabajo.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats