Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Limpieza retira 2.400 kilos de restos de amianto cancerígeno hallados en vertidos del Camp d’Elx

El auge de las reformas, el coste de eliminación de tuberías de fibrocemento y la falta de civismo explican el aumento de estos desechos tóxicos sin control

La ermita del Molar es uno de los puntos más conflictivos donde hay vertidos de amianto. | INFORMACIÓN

El Ayuntamiento de Elche está teniendo que lidiar con un problema añadido a los vertidos irregulares que empañan la limpieza en algunas zonas del municipio, especialmente en el Camp d’Elx. Se trata del amianto, del fibrocemento y de la uralita que se han encontrado en trece puntos de Elche esparcidos en solares o junto a contenedores. El pasado año una empresa contratada por la Concejalía retiró 2.400 kilos de estos materiales que desprenden unas partículas cancerígenas y contaminantes para el medio ambiente, la misma cantidad que en 2020.

La principal hipótesis del edil de Limpieza, Héctor Díez, al vertido de este tipo de residuos, que es solo la punta del iceberg al las escombreras que está tratando de combatir desde hace años el Ayuntamiento (tiene 60 señalizadas), es que detrás están pequeñas empresas de reformas o trabajadores que no contactan con especialistas para llevarse el amianto procedente de antiguas construcciones como cobertizos y naves. Y todo ello bajo el contexto de que las obras de rehabilitación se han disparado tras la pandemia y especialmente en las pedanías donde el equipo de gobierno ha detectado un notable éxodo de la población.

La otra explicación a esto es que desprenderse del fibrocemento tiene un alto coste y el Ayuntamiento carece de un lugar a dónde llevar estos materiales, por lo que es necesario contactar con un gestor de residuos especializados. 

Según una de las pocas empresas que hay en la provincia, Activa Desamiantados, retirar estos residuos hace necesario un exhaustivo plan de trabajo que tiene que ser aprobado incluso por la Generalitat y que exige hasta mediciones del aire, ya que alguien que no está autorizado tiene prohibido manipular, desmantelar y transportar fibrocemento. 

La presencia de estos residuos es solo la punta de un iceberg en un municipio que suma 60 escombreras señalizadas


Y eso hace que retirar estos materiales de un lugar pueda costar como mínimo mil euros, aunque puede variar en función de las cantidades. Una vez desmantelados, estos residuos se tienen que llevar a vertederos autorizados.

Frente a «estos hechos delictivos castigados con multa», el edil de Limpieza hizo un llamamiento para que se reduzcan los vertidos y para conseguirlo, además de pedir la colaboración ciudadana, ha previsto un aumento de la vigilancia policial y estrechar la colaboración con asociaciones vecinales para poder pillar a los infractores, cosa que no está siendo nada fácil. No obstante, según Díez sí que se ha conseguido reducir algunos de los vertederos ilegales que han sido señalizados, como el de la urbanización Buenos Aires.

Solo las empresas que están especializadas pueden manipular, retirar y descontaminar materiales peligrosos 


El amianto retirado de la ermita del Molar INFORMACIÓN

Los puntos negros

Los dos puntos más conflictivos en cuanto a la recogida de amianto son la acequia del Azud de los Moros, en la carretera de Dolores y la Ermita de El Molar, en La Marina. Dos espacios singulares del Camp d’Elx. Pero el Ayuntamiento ha tenido que intervenir en más zonas, como el camino de la Almazara, la carretera del León, Algorós, el entorno del centro comercial L’Aljub, la carretera de Dolores, las carreteras de La Hoya y La Marina, la de El Altet, la de Aspe (junto a la ITV) o el camino de Bevanent.

Las soluciones

El compromiso municipal para este año es seguir trabajando para reducir los vertidos que se producen especialmente en el Camp d’Elx, donde las podas, los enseres y los escombros se esparcen con asiduidad por caminos rurales y los alrededores de los contenedores de basura.

Díez recordó que hasta ahora se han instalado nueve puntos limpios de proximidad, miniecoparques en los mercadillos y cinco microparques y aseguró que este año se van a realizar obras en el Ecoparque del Parque Agroalimentario con el propósito de elevarlo de categoría y que se pueden depositar mayor número de residuos y más variedad de los mismos. En este caso se van a poder depositar los plásticos agrícolas mediante.

Para los restos de poda, el principal vertido que de detecta en las pedanías, el departamento municipal está estudiando las soluciones y tiene previsto contactar con colectivos del campo «para ver cómo enfocarlas», dijo el edil. Lo que es seguro es que habrá una trituradora móvil que se desplazará, grandes contenedores y además está previsto un servicio de recogida puerta por puerta, que tendrán que concretar todavía cómo funcionará.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats