Suscríbete Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa María pondrá más redes a las puertas de las representaciones del Misteri

El templo se ve forzado a recurrir a nuevas medidas hasta que el Consell apruebe el Plan Director y se pueda pedir fondos para iniciar la restauración

La calle de la Fira acordonada, ayer, tras la caída de una cornisa este lunes. | ANTONIO AMORÓS

La basílica de Santa María ha vuelto a evidenciar que necesita rehabilitación urgente. Parte de la calle de La Fira ha sido acordonada de nuevo y dos puertas de acceso al templo han quedado inhabilitadas tras desprendimientos de la fachada. Este nuevo episodio va a obligar al templo del Misteri a tener que recurrir, a las puertas de las representaciones de otoño, a más redes para prevenir nuevos incidentes hasta que se pueda acometer una restauración, cuya fecha es todavía una incógnita porque, entre otras cosas, el Plan Director elaborado recientemente, tiene que tener todavía el visto bueno de la Generalitat.

Por lo pronto, el rector de la basílica, Ángel Bonavía, ha activado ya el proceso para incorporar nuevas mallas de protección para colocarlas en las cornisas decorativas que se encuentran en uno de los contrafuertes de la nave, el más pegado al crucero, una de las zonas más deterioradas del inmueble religioso, donde está la puerta del Resucitado.

El objetivo es contar con esta medida en cuestión de diez o quince días, tal y como explicó el técnico Sixto Marco, por lo que para las escenificaciones del 28 y 29 de octubre y 1 de noviembre, se espera que Santa María ya cuente con más redes.

Según el ingeniero, hay más cornisas como la que se desprendió este lunes, a una galería interior de Santa María, que se encuentran en situación de riesgo, de ahí que lo aconsejable sea cubrir la zona para evitar más sustos, ya que las lluvias propias de esta época tampoco acompañan porque contribuyen a que la resistencia de la piedra se pierda.

Esta es la única solución que, de momento, ha podido tomar la basílica hasta que la Administración autonómica dé su visto bueno a un Plan Director, que ha cifrado en 6,9 millones las restauraciones necesarias en una década. Sin su aprobación no es posible pedir financiación pública, según el rector del templo.

Una vez se autorice, la intención es realizar pequeños proyectos, fase a fase, y posiblemente la zona donde acaba de desprenderse una cornisa, sea el lugar por donde se tenga que empezar la rehabilitación. Ese estudio presentado en julio sirvió para corroborar que las cubiertas y las fachadas son las áreas que más urgen una intervención.

El PP se moviliza

El Partido Popular denunció este martes la degradación que sufre Santa María y reclamó la implicación de las administraciones públicas para conservar una preciada joya para los ilicitanos independientemente de la fe de cada uno.

Su presidente, Pablo Ruz, anunció haber pedido ya al Gobierno, a través del Senado, que active el programa del 1,5% Cultural para la restauración del Patrimonio. Asimismo, el grupo municipal del PP llevará al pleno una declaración institucional para pedir de forma unánime al Ministerio de Transporte, Movilidad, y Agenda Urbana la línea directa de financiación de la Basílica. «Tenemos el Plan Director y ahora podemos pasar a la fase de financiación», señaló Ruz. Además, el PP ha urgido al Ayuntamiento que convoque la Mesa de Patrimonio.

El líder del PP advirtió de que el elemento que se ha desprendido en las últimas horas es una cornisa de la parte primitiva del templo y lamentó que haya dos fachadas con redes, la de San Juan y la del órgano. «Además, el estado de la capilla de la comunión es insostenible. Desde 1993 no ha habido intervención, toda la nave está llena de goteras en su parte interior. El estado de la consolidación de las piezas interiores está en estado deplorable», señaló el portavoz popular.

Otra asignatura pendiente de la basílica, la reparación de la base del pararrayos, se resolverá antes de que acabe el año. Así lo estima el rector de Santa María, Ángel Bonavía, quien prevé que nada más acaben las representaciones del ciclo de otoño se puedan iniciar los trabajos de restauración. Este elemento se encuentra situado a 40 metros de altura, para lo que será necesario poner un aparatoso andamio que cubra buena parte de la cúpula. Aunque el Ayuntamiento ya concedió la licencia a la basílica para ejecutar esta obra en septiembre del pasado año.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats