Un estudio con 360 personas de la provincia demuestra que la dieta mediterránea reduce patologías

El ensayo clínico nacional, en el que participa la UMH, está dirigido a hombres y mujeres de entre 55 y 75 años con riesgo cardiovascular | La investigación comenzó hace seis años y quedan dos más

Participantes de la provincia en este macroestudio sobre la dieta mediterránea junto a investigadores de la UMH.

Participantes de la provincia en este macroestudio sobre la dieta mediterránea junto a investigadores de la UMH. / INFORMACIÓN

Rubén Míguez

Rubén Míguez

Seis años lleva un grupo de 361 pacientes de varios centros de salud de la provincia haciéndose chequeos regulares y analíticas, aumentando su actividad física, controlando su peso y superando pruebas psicotécnicas. Pero, sobre todo, adhiriéndose a la dieta mediterránea, es decir, a un alto consumo de legumbres, verduras y frutas y moderado de carnes, con alta presencia de aceite de oliva y frutos secos.

Participan en un ensayo clínico, a nivel nacional, para la prevención primaria de las enfermedades cardiovasculares a través de la dieta mediterránea. Está impulsado por el Instituto de Salud Carlos III y colaboran administraciones autonómicas y entidades universitarias de todo el país, entre ellas la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche que, recientemente, reunió a todas las personas participantes para valorar los resultados obtenidos hasta ahora tras seis años de investigación, aunque al estudio clínico aún le quedan otros dos por delante. 

Las primeras conclusiones, aunque aún no hay definitivas, han comprobado que la dieta mediterránea es el mejor aliado contra la obesidad y sus patologías, principalmente el riesgo de sufrir un infarto. De hecho, para formar parte del estudio, llamado Predimed-Plus, se buscó a un grupo de hombres y mujeres de todo el país, de más de 55 años en el caso de los varones, y de más de 60 en el de las féminas (en ambos casos, de menos de 75 años) que tuvieran riesgo cardiovascular (hipertensión, colesterol, diabetes, triglicéridos u otros síndromes metabólicos).

 Así, se seleccionaron a un total de 6.874 participantes, 361 en la provincia de Alicante, siendo el quinto centro reclutador en número, con pacientes de los centros de salud de Cabo Huertas, Sant Joan, Mutxamel, San Vicente, El Raval de Elche y Santa Pola. También participan médicos de familia.

«Todos ellos se sienten mejor, más ligeros y con menos dolores gracias a la dieta mediterránea»

Laura Torres

— Investigadora de la UMH

El objetivo de este estudio multicéntrico es evaluar el efecto de una intervención intensiva sobre el estilo de vida a base de una dieta mediterránea hipocalórica, actividad física y tratamiento conductual sobre el riesgo de eventos cardiovasculares. «Hay dos grupos, un estudio de dieta mediterránea donde a los participantes se les dan consejos sobre su consumo, y otro de intervención con dieta mediterránea, se les restringen las calorías, más actividad física y terapia conductual», explica Laura Torres, de la UMH. 

Participantes de la provincia en este macroestudio sobre la dieta mediterránea junto a investigadores de la UMH.

Participantes de la provincia en este macroestudio sobre la dieta mediterránea junto a investigadores de la UMH. / INFORMACIÓN

Los participantes en este macroestudio sobre los beneficios para la salud de la dieta mediterránea llevan seis años de seguimiento. «Nos han ido pesando, midiendo, mirando la tensión arterial, electrocardiogramas, analíticas muy completas e, incluso, nos analizan los recortes de las uñas de los dedos de los pies, para un control del ADN, y hasta nos han hecho juegos de unir puntos sin levantar el lápiz del papel o de decir palabras que empiezan por una letra determinada, para medirnos mentalmente», explica Pedro Soriano, uno de los participantes en este estudio.

Visitas al dietista y la contestación de cuestionarios, además de charlas, completan las acciones en las que participan estos pacientes. 

«En estos seis años se ha conseguido mejorar la alimentación de la población participante»

Laura Torres

— Investigadora de la UMH

Alentadores

Los datos son muy alentadores, según se dijo, recientemente, en las jornadas organizadas por la UMH. «La población participante ha aumentado su adhesión a la dieta mediterránea, se alimenta mejor, y la evidencia es que previene las enfermedades cardiovasculares», señala Torres.

Los participantes, además, aseguran que se sienten mucho mejor desde que han aumentado su adherencia a la dieta mediterránea, más ligeros, con mayor movilidad y con menos dolores, incluso. «Al inicio, los participantes tenían una media de ocho puntos de adherencia al cuestionario de dieta mediterránea y al año aumentó la media a 13 puntos, se incrementó en cinco puntos, lo que está muy bien», añade la investigadora.

«Me ha servido para cambiar algunos hábitos de alimentación y, por ejemplo, me he pasado al descafeinado y ahora he introducido legumbres en mi alimentación más a menudo, los fritos los he desterrado y como más frutos secos»

Pedro Soriano

— Participante en el estudio

Los pacientes, lo corroboran. «Me ha servido para cambiar algunos hábitos de alimentación y, por ejemplo, me he pasado al descafeinado y ahora he introducido legumbres en mi alimentación más a menudo, y los fritos los he desterrado y como más frutos secos», indica Pedro Soriano. 

En definitiva, una mejora en la calidad de vida. Este programa busca una vida más sana y saludable. «Con la dieta y un poco de ejercicio que te piden de caminar, empiezas a evitar una serie de enfermedades y dejas de tomar pastillas; al final, haces medicina preventiva para ti y un ahorro a la Seguridad Social», concluye este paciente.