Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Corredor Mediterráneo obliga a ampliar el túnel de Elda pese a ser Bien de Relevancia Local

El Ayuntamiento estudia el proyecto de Adif que implica modificar la estructura de una obra de 1858 muy arraigada en la historia de la ciudad

Imagen actual del túnel de Elda y la foto más antigua realizada desde el Pantano en 1858

Imagen actual del túnel de Elda y la foto más antigua realizada desde el Pantano en 1858 ÁXEL ÁLVAREZ/J. LAURENT

Progreso y tradición vuelven a chocar en Elda. La obra del Corredor Mediterráneo, que implica modernizar la línea ordinaria del ferrocarril y adaptar las vías al ancho internacional, hace necesario ampliar el túnel de Elda. Fundamentalmente en altura para que puedan circular por su interior los trenes que comunicarán Algeciras con la frontera francesa, uniendo ciudades tan importantes como Alicante, Barcelona, Valencia, Murcia y Málaga y conectándolas, a su vez, con el resto de Europa. Ampliar el túnel que cruza la sierra de la Torreta es la opción más sencilla técnicamente, la menos costosa económicamente, la más rápida de ejecutar y la más respetuosa con el entorno natural del Pantano del río Vinalopó. Pero el túnel está protegido como Bien de Relevancia Local por el Consistorio eldense, tiene 163 años de historia y es un elemento arquitectónico muy arraigado en la ciudad. Surge, por tanto, la disyuntiva entre la necesidad de seguir avanzando como sociedad o renunciar al progreso para conservar las señas de identidad. Un viejo debate que en la capital del Medio Vinalopó está vigente tras haber perdido muchos bienes históricos.

El Corredor Mediterráneo obliga a ampliar el túnel de Elda pese a ser Bien de Relevancia Local

De momento el proyecto presentado en el Ayuntamiento por el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) está siendo objeto de estudio por la concejalía de Patrimonio que dirige Amado Navalón. No hay ninguna decisión tomada pero, en caso de que la ampliación del túnel se acometa como todo parece indicar que así será, el equipo de gobierno de PSOE-EU se plantea solicitar compensaciones al Gobierno central para destinar los fondos a la recuperación y conservación de otros elementos del patrimonio histórico local.

Veinte años de retraso

La Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) puso en marcha en el año 2016 el Movimiento «#QuieroCorredor» para reivindicar la culminación del Corredor Mediterráneo en 2025. Tras 20 años de retraso en las obras, la patronal valenciana ha conseguido que esta infraestructura sea una prioridad en la agenda política del país, con el fin de que la doble plataforma ferroviaria de ancho internacional recorra el litoral mediterráneo. Consideran que es una actuación necesaria que permitirá viajar más rápido y con mayor frecuencia e impulsará la economía, el turismo y el empleo de todo el país. Especialmente de las provincias por las que atraviesa. Los empresarios llevan cinco años exigiendo al Gobierno que agilice el desarrollo de un proyecto que «no puede esperar más tiempo a ser finalizado» aunque, para ello, se tengan que modificar algunos hitos de la historia del ferrocarril en España. En los estudios llevados a cabo por el cronista oficial de la Ciudad de Elda, Gabriel Segura, consta que el túnel de la Torreta fue -y sigue siendo- el único de la línea ordinaria del ferrocarril entre Madrid y Alicante. Comenzó a perforarse en mayo de 1854 y en mayo de 1858 se inauguró oficialmente por la reina Isabel II. Fue uno de los cinco primeros túneles construidos en la línea férrea del país y, en su momento, también ostentó el récord de ser el de mayor longitud.

«El 4 de enero de 1858 tuvo lugar el primer viaje de la línea Madrid-Alicante. A las 12.30 horas llegaba procedente de la capital el primer tren a la ciudad de Alicante. La expedición la formaban los invitados de José de Salamanca y Mayol, que realizaron el recorrido parándose en las principales obras construidas en la línea, siendo una de éstas el túnel de Elda y el puente del Sambo. Y el 25 de mayo de 1858 se realizó el viaje oficial inaugural de la línea del ferrocarril Almansa-Alicante por los reyes Isabel II y Francisco de Asís, acompañado de Alfonso, príncipe de Asturias y futuro Alfonso XII», explica Gabriel Segura haciendo también mención a una curiosidad, hoy en día desconocida, relacionada con el túnel de Elda. En aquella época, dentro de la creencias médicas populares eldenses, se pensaba que uno de los mejores remedios para curar la «Tos ferina» era llevar a los niños al interior del túnel y aguardar a que pasara un convoy ferroviario para que inhalaran el humo de la locomotora. En definitiva, progreso versus tradición.

La prueba de valor, el dicho popular y la cabecera del Idella

El túnel está tan arraigado en el acervo eldense que hay un dicho popular muy característico en la ciudad que se refiere al mismo. «Eres más viejo que el túnel» se dice en plan irónico para referirse a personas que van cumpliendo años. La imagen de la boca del túnel también estuvo representada en forma de ilustración en la cabecera del semanario Idella, fundado por Manuel Maestre Gras y publicado entre 1926 y 1930. Atravesar el túnel se convirtió, además, en una prueba de valor para demostrar la hombría de los adolescentes de la ciudad. Era el camino más corto para ir del casco urbano al Pantano de Elda y evitar, así, el largo recorrido a través del río, bordeando el Monastil o ascendiendo y descendiendo por la sierra de la Torreta. Por ello, cruzar el túnel permitía acortar el camino hasta el Pantano, lugar de diversión, esparcimiento y baño. Y hacerlo a oscuras, con la incertidumbre de que viniera un tren con el único resguardo de los pequeños huecos existentes en su interior, haciendo frente además a la tensión del ruidoso estruendo de la locomotora y los vagones, era toda una proeza. Una experiencia que, durante generaciones, fue para los jóvenes una verdadera prueba de valor con la que se demostraba que se tenía el coraje suficiente para enfrentarse a una aventura de alto riesgo.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats