Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sin gol no hay salvación

El Hércules suma tres partidos consecutivos sin marcar, su peor racha en Segunda B desde hace 15 años - El equipo es más sólido con Moreno, pero debe mejorar su pegada para lograr la permanencia - Carlos Martínez es aún el pichichi con 6 tantos

Sin gol no hay salvación

Sin gol no hay salvación

El nuevo Hércules de Antonio Moreno es un equipo mucho más sólido y fiable en defensa tras encadenar dos partidos sin encajar, pero su producción ofensiva sigue muy lejos de las cifras necesarias para evitar el dramático descenso a Tercera División. En la misma medida que ha levantado un muro por delante del portero Falcón, el equipo tiene la «pólvora mojada» en el momento que más la necesita y suma ya tres partidos consecutivos sin ver puerta (dos empates sin goles ante Barcelona B y Llagostera y derrota por la mínima, 1-0, en Orihuela).

Se trata de la peor racha goleadora del Hércules en Segunda B desde hace más de 15 años. En concreto, hay que remontarse a diciembre de 2004 para encontrar el anterior precedente en la categoría de bronce de tres partidos seguidos del Hércules sin marcar (derrota en Girona 2-0, empate a cero en casa ante el Castellón y traspié en la visita al Espanyol B por 3-0).

Con todo, hay un antecedente más cercano en el tiempo de esta trayectoria de sequía goleadora, pero fue en Segunda A, en septiembre de 2012 y con Juan Carlos Mandiá en el banquillo. De manera consecutiva, y antes de que Mandiá fuera relevado en el banquillo por el actual presidente Quique Hernández, el Hércules perdió entonces en Villarreal (1-0), en el Rico Pérez ante el Barça B (0-3) y empató sin goles en los Juegos del Mediterráneo de Almería.

Pero aquellos eran otros tiempos. Preocupantes y convulsos, como marca la historia reciente del club, aunque no tan acuciantes como los actuales, con la amenaza del descenso a Tercera muy presente.

Moreno ha dotado al equipo de autoconfianza y del espíritu competitivo que había perdido en los meses anteriores, pero es consciente de que tiene que mejorar considerablemente su juego de ataque para intentar sumar al menos 20 puntos en las 12 «finales» que quedan por disputarse si el Hércules quiere conservar la categoría.

El conjunto blanquiazul sacó un punto a partir de la defensa en la difícil visita al Barcelona B, en la que apenas disparó con peligro. En cambio, sí tuvo opciones de marcar en los dos partidos anteriores ante el Llagostera y el Orihuela, pero tanto Benja Martínez como Vergos se estrellaron con el poste en sendos remates y desaprovecharon alguna oportunidad más de gol.

El delantero griego se incorporó en el mercado invernal y suma un solo gol en los seis partidos que ha disputado como blanquiazul. Es de lo poco salvable de esa ventana invernal tutelada por el expresidente y accionista Juan Calos Ramírez y su rendimiento ha bajado algún entero cuando el entrenador le ha situado en la banda. Peores aún los datos de los otros dos arietes, Benja Martínez y Jona Mejía, ambos con cuatro goles en los 22 y 21 partidos que han disputado este curso respectivamente. Moreno les alineó de salida el pasado sábado ante el Barça B, pero la apuesta tampoco mejoró la sensación de peligro.

El colapso goleador del Hércules también se refleja en el hecho de que el «pichichi» de esta aciaga campaña sigue siendo Carlos Martínez, que antes de marcharse al Andorra en el mercado de invierno había marcado seis goles en 16 partidos con la camiseta blanquiazul, un promedio muy superior al de los demás delanteros. Carlos Martínez no jugará este domingo (17.30) contra el Hércules en el Rico Pérez con el conjunto del Principado porque está lesionado y, además, se lo impide la cláusula que incluyó el Hércules.

La nómina de realizadores del equipo se completa con los tres tantos conseguidos por el centrocampista Yeray González, demasiado irregular en la creación de juego, y los cuatro goles anotados por otros tantos jugadores: Pedro Torres, el lesionado Samuel Llorca, Moha y Alfaro.

«El gol no es solo cosa de los delanteros», explicó ayer el centrocampista De Lerma. «Todos tenemos que aportar más para acabar con esa dinámica en la que nos ha faltado agresividad en el área rival porque somos un equipo con muchos centros laterales, jugadas de estrategia y mucha llegada a la zona de tres cuartos, que tenemos que aprovechar mejor».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats