Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hércules e Intercity defienden su derecho a explotar Villafranqueza

La concejalía de Deportes ve inviable que ambos clubes compartan la Ciudad Deportiva Antonio Solana con el Alicante CFI sin arruinar la hierba natural - El edil Berenguer repartirá las horas de uso entre los tres hasta que el césped aguante

Antonio Solana, en 2007, en el anuncio de la construcción del recinto deportivo que lleva su nombre. | R. ARJONES

Antonio Solana, en 2007, en el anuncio de la construcción del recinto deportivo que lleva su nombre. | R. ARJONES

El primer derbi será en un despacho, concretamente en el de la concejalía de Deportes. Hércules e Intercity defienden su derecho a explotar el campo de hierba natural de Villafranqueza, el primero para entrenar y, el segundo, para ejercitarse entre semana y disputar allí sus partidos de Liga. Ambos están decididos a llegar hasta el final a pesar de que eso les obligue a compartir las instalaciones con un tercero, el CFI Alicante, «heredero» del extinto Alicante fundado por Antonio Solana, que es quien da nombre a la Ciudad Deportiva y quien se garantizó el uso prioritario de esta instalación municipal en 2007, año en el que se aprobó la construcción del recinto sobre un suelo cedido de por vida al ya desaparecido equipo celeste.

Blanquiazules y negros han solicitado formalmente al edil de Deportes la utilización de la infraestructura municipal. A diferencia del Hércules, Salvador Martí, propietario del Intercity, lo hizo en persona. Se reunió el pasado lunes con José Luis Berenguer para estudiar junto al concejal, entre otras cosas, la opción de prolongar el acuerdo al que ya llegaron al final de la temporada, cuando el cuadro que habitualmente juega en Sant Joan acondicionó el campo para la disputa del «play-off» de ascenso a Segunda RFEF.

Imagen de archivo del cuidado del terreno de juego de hierba natural de la Ciudad Deportiva Antonio Solana. JOSE NAVARRO

Si en ese instante, con la infraestructura descuidada a consecuencia de la pandemia, fue el Intercity quien asumió el coste de ponerla a punto (4.500 euros invirtió en la operación), ahora ese escenario varía. El Ayuntamiento sacó a concurso el mantenimiento de la Ciudad Deportiva y es la empresa adjudicataria la que se ocupa de tener a punto el césped. Los clubes que lo requieran se limitarán a reservar las horas para que la concejalía las distribuya. Según la ordenanza municipal, el precio por hora es de 17,9 euros.

Berenguer ve muy difícil que la hierba natural del campo principal (la del anexo es artificial) pueda soportar el uso intensivo de la superficie, algo que ocurriría si los tres equipos lo utilizan a diario. Si ninguno de ellos renuncia a su solicitud (nadie está dispuesto), el edil de Deportes repartirá los turnos equitativamente hasta que el terreno de juego aguante pensando exclusivamente en el interés público, el del recinto municipal.

A pesar de haber comprado hace cuatro años la plaza al desaparecido Sant Joan y jugar allí sus partidos de Liga, el Intercity tiene establecido su domicilio social en la capital, de ahí que pueda reclamar legítimamente el uso de Villafranqueza. El club de Martí tiene presupuestada la construcción de un campo propio, pero los plazos de licitación de las obras, según el dirigente, se han retrasado y es imposible que concluyan a tiempo, antes del inicio de curso, de ahí que precise del Antonio Solana.

El Hércules, que dispone del Rico Pérez y, en teoría, del campo de Fontcalent ha pedido por segunda vez poder ocupar Villafranqueza pensando también en su fútbol base y en el filial. La primera se la denegaron y en la entidad confían en que ahora esa situación no se repita.

Sin acusaciones ni represalias

De puertas para afuera, el Intercity no va a entrar en una pugna con el Hércules por más que no compartan las motivaciones que llevan a los blanquiazules a querer trabajar en la instalación del Ayuntamiento –con todo lo que eso significa para el deterioro del césped–, teniendo las suyas. Tanto es así, que ni siquiera contemplan solicitar al IVF el alquiler del Rico Pérez para jugar sus encuentros como local si finalmente Villafranqueza queda impracticable por la sobreexplotación.

La dirección deportiva blanquiazul pretende no dejar cabos sueltos y aspira a disponer de una alternativa, bien para utilizarla en caso de que sus campos sufran contratiempos, bien para alternar las superficies en los periodos de mayor mantenimiento y peor climatología. Bajo ningún concepto volverá a la pista de atletismo del Tossal después de la plaga de lesiones que lastró al equipo el año pasado, una de las causas más reivindicadas para explicar el desastre consumado en Llagostera.

Estar al corriente de pagos

La ordenanza municipal es muy clara en cuanto a la documentación que se debe presentar para poder utilizar un campo municipal en la capital El marco normativo vigente exige los certificados que demuestran que el solicitante está al corriente de pago con la Agencia Tributaria, la Seguridad Social y las diferentes administraciones locales y autonómicas. Si el Ayuntamiento hace valer esta condición, el Hércules puede quedar fuera de la ecuación porque tiene embargada su cuenta bancaria por la Tesorería General.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats