Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los boquetes por los que el mar se cuela debajo de las casas de Dénia

El temporal dejó daños visibles y otros, en los cimientos, que se aprecian ahora que ha bajado el nivel del mar

Los boquetes que el oleaje abrió en los muros sobre los que se asientan las casas de primera línea de la playa de les Deveses.

Los boquetes que el oleaje abrió en los muros sobre los que se asientan las casas de primera línea de la playa de les Deveses. a. p. f.

Algunos vecinos de primera línea de la playa de les Deveses de Dénia lo explicaban de forma muy gráfica. «El mar ha entrado debajo de nuestras casas», afirmaban en esos días en los que el temporal Gloria castigaba con furia el litoral valenciano. Ahora que el mar se ha retirado un metro y que se puede caminar por una estrecha franja de arena de esta desaparecida playa, se observa que aquello que advertían los vecinos es real. Los muros sobre los que están construidas las viviendas, muros que no han evitado que sufrieran daños y que algunas fachadas se vinieran abajo, están horadados y agrietados. El mar abrió enormes boquetes. Las olas se colaban por estos agujeros y se metían debajo de las casas. Los arquitectos deberán valorar si las casas han sufrido daños estructurales. En cualquier caso, es evidente que las poderosas olas llegaron hasta los cimientos.

Los días pasan en este litoral de les Deveses de Dénia, una de las zonas cero del temporal en la Comunitat, y los vecinos ya saben que sus prisas por arreglar las casas no sintonizan con los ritmos de la administración. Costas y el ayuntamiento se han comprometido a agilizar los permisos para restaurar las viviendas. Pero antes los vecinos obtendrán la autorización para levantar una escollera de defensa. Podrán colocar grandes piedras y darle a ese muro una forma tendida, que asemeje una duna. Luego se cubrirá con arena y vegetación típica de cordón dunar.

Esa solución cambia la configuración que ha tenido esta costa hasta ahora. Los vecinos recuerdan que antes había una anchísima playa de arena. Luego el mar se echó encima de esas casas que están levantadas sobre un pedestal a modo de muro. Por abajo, por los boquetes abiertos por Gloria, se les ha colado un mar que en este tramo litoral cada vez le gana más terreno a la tierra. Aquí la subida del nivel del Mediterráneo salta a la vista.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats